Es lo Cotidiano

De Prometeo y su hotel

De Prometeo y su hotel

Este Tachas 340 inicia el escalamiento de la colina guadeluperreyesca, por lo que solicita compasión para su llegada tardía pero a cambio, mire usted, los Disfrutes Cotidianos de Fernando Cuevas le traen la tercera entrega de Discos cincuentones, 1969, las Shakespirianas XLIV de José Luis Justes Amador toman en cuenta —en realidad, siempre- Lo que piensan los otros, y Jorge Luis Flores reseña The Lighthouse: El delirium tremens de Prometeo.

Juan Ramón V. Mora entrega un cuento sin desperdicio, Losna Artume, y Alberto Muñoz narra cómo Fui un camión y el muerto me hizo la parada.

Enrique López Velarde cuenta, con variante de una letra en el nombre, la canción de una personaja trascendente: Agust Ames y su pequeño Big Bang.

Margarita García Robayo cuenta Cosas peores y Kareve Gasca hace lo propio con la Arquitectura orgánica.

En Mi oficio, Mirta Rosenberg emite una poderosa declaración.

La poesía queda en voces de Eduardo Padilla —Hotel Hastings–, Karen Robles —Expuesta- y Liz Espinosa —Haiku–.

[Ir a la portada de Tachas 340]

Comentarios