Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Shanzhai, de Byung Chul Han

Jaime Panqueva

 

Shanzhai, de Byung Chul Han
Shanzhai, de Byung Chul Han
Shanzhai, de Byung Chul Han

Vivimos la era de las cifras astronómicas, de billones y trillones. Todo se expresa en relación con valores de mercado y se enfoca dentro de esta perspectiva. Con mayor razón si se trata de falsificaciones o piratería de marcas, que según la OCDE asciende al 3.3% del comercio mundial, es decir a unos 550 millardos de dólares. Esto automáticamente se traduce, en Occidente, a la pérdida de miles de puestos de trabajo en los países ricos, que dicen ver esfumar su dinero porque los consumidores prefieren comprar productos similares que resuelven sus necesidades a precios mucho más económicos. Los improperios de mandatarios y empresarios se vuelcan hacia el Oriente, y aquí viene este magnífico libro de Byung-Chul Han para hacernos reflexionar alrededor de axiomas filosóficos occidentales, como el ser y la esencia, y contrastarlos con el concepto taoísta de una temporalidad ajena a los comienzos o a lo “original”, ya que: El pensamiento chino no se caracteriza por concebir la creación a partir de un principio absoluto, sino por el proceso continuo sin comienzo ni final, sin nacimiento ni muerte.

Han contrapone la rigidez del pensamiento hegeliano (su cita para iniciar el libro es genial) con el movedizo concepto chino de 權 quan, que desde la profundidad semántica aparta el concepto de conocimiento o propiedad intelectual en Oriente, de la idea occidental de verdad o veracidad. A partir de allí, comienza la deconstrucción del pensamiento occidental de lo original a través de algunas muestras de historia del arte de ambos hemisferios hasta llegar a la burbuja especulativa actual que condena cualquier exaltación de una copia.

Shanzhai (Caja negra editora, 2017), cuyo título original en alemán era Deconstrucción en chino, propone justamente esto, deconstruir el concepto de originalidad para apreciar su variación funcional e ingeniosa: La propia creatividad de la naturaleza responde a un proceso continuado de variación, combinación y mutación. La evolución también sigue el modelo de la transformación incesante y la adecuación. Occidente se sustrae a la creatividad propia del shanzhai al considerarlo meramente un fraude, un plagio, una ofensa a la propiedad intelectual.

Creo que estas reflexiones desde la filosofía y el arte no tendrán mucho eco en muchos empresarios o presidentes tuiteros, pero es también una forma libre de prejuicios de adentrarse en algunos hitos de las letras y la pintura oriental, así como para reevaluar la sobrexplotación económica ejercida por Occidente en el mercado del arte.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com



[Ir a la portada de Tachas 345]

Comentarios