Es lo Cotidiano

SPOILERAMA

The Outsider: Stephen King adapta a Stephen King

Óscar Luviano
Tachas 350
Tachas 350
The Outsider: Stephen King adapta a Stephen King

“Basado en una novela de…” es el tufillo de validación literaria que las series han heredado de Hollywood. Y si esa novela es de Stephen King, la cosa es aún más rentable, aunque (por poner un ejemplo) en meses recientes se hayan estrenado tres series basadas en materiales del hijo predilecto de Maine: Castle Rock (segunda temporada con una reinterpretación de Misery), Mr. Mercedes (tercera temporada y basada en el cierre de la trilogía de Bill Hodges) y la que nos ocupa en esta ocasión: The outsider, producida por HBO.

Esta serie está “basada en una novela de Stephen King” del mismo titulo publicada en 2018, y toma del relato su anécdota y la sigue con fidelidad: en uno de esos bucólicos pueblos de Nueva Inglaterra que tanto añora King, aparece el cuerpo de un niño brutalmente mutilado. Testigos y datos periciales apuntan sin demora al culpable: Terry Maitland (Jason Bateman), el entrenador del equipo infantil de beisbol infantil.

Afectado por el reciente fallecimiento de su propio hijo, el jefe de policía, Ralph Anderson (Ben Mendelsohn) captura a Terry de forma humillante (a pleno día y durante un juego a gradas llenas). Ocurre que el tipo no solo es un pan de dios, sino que puede demostrar (incluso con una grabación de video) que estaba lejos, en una convención, a la hora en que fue asesinado el niño.

A pesar de que la inocencia de Terry es evidente, el aparato judicial ya se ha echado a andar, y con él un linchamiento popular y mediático, y las amenazas de sus compañeros de cárcel afroamericanos. Y, como era de esperarse, la cosa acaba mal.

Las dudas legales y el remordimiento hacen que el detective Anderson contrate a una autista de percepción excepcional para ahondar en el caso: Holly Gibney (Cynthia Erivo). Pronto la investigadora descubre una serie de crímenes que terminaron con la vida de niñas y niños, cometidos por personas que, sin embargo, aseguran y pueden demostrar que estaban en otro lugar al cometerse los asesinatos…

La serie (que tiene como productor a Richard Price, responsable de la magnífica The night of) ofrece una factura impecable, con una puesta escena realista que hace destacar a los elementos sobrenaturales… Y ahí está su problema. O es donde asoman las limitaciones de un fatigado Stephen King.

Una cosa es adaptar Doctor Sleep y otra ser Kubrick. The outsider (la novela) es una especia de spin off de Mr. Mercedes (Holly proviene de sus páginas, aunque en ellas era blanca) y Doctor Sleep (la entidad responsable detrás de los asesinatos parece ser un remanente de los vampiros campistas de la secuela de El Resplandor).

Es decir: el material que da origen a esta serie viene de un universo derivativo de King, una camada de novelas que King ha escrito recostado sobre sus mullidos cojines rellenos de millones de dólares y con un prestigio (que incluye el National Book Award 2003) bien asentado.

The outsider es una novela donde todo aquello que hizo a King el Nuevo Maestro del Horror (como decían los cintillos de sus libros). No hay crítica social, denuncias a la violencia de género, cuadros de la vida suburbial o un horror nacido de los peores vicios del capitalismo. El nuevo King es esquemático, autorreferencial y facilista. La explicación tras el asesino fantástico de The outsider proviene, por ejemplo, de una providencial película de luchadoras mexicana.

Debo reconocer que me sentí decepcionado al no encontrar a las luchadoras en esta adaptación. Y es que la producción de HBO hace lo imposible en convertir The outsider en la primera temporada de True Detective, cuando el original no daba para tanto: un tono noir, una estructura temporal enrevesada, diálogos con ínfula existencialistas y unas actuaciones tan convencidas de su serias que hacen pasar a la depresión y al autismo como dos formas del sopor.

Hay humor, pero involuntario, sobre todo la escena donde una actriz cubana que no sabe pronunciar “el coco” canta la canción de cuna (“Duérmete niño, duérmete ya…”) como una explicación del horror cósmico que acosa a los protagnistas.

The outsider gasta su munición en el quinto episodio, cuando la cosa pasa de fallida a soporífera, por más ganas que todos los involucrados le ponen. Y es que tampoco se puede pasar por alto que King es un autor que ha pasado de conversar con su tiempo a quejarse de él (Cell de 2006, por ejemplo, es una novela en donde el uso de los celulares convierte a la gente en zombies voladores). Y The outsider, en el fondo, es otra serie de un hombre blanco heterosexual acusado de un crimen sexual que no cometió.

The outsider (HBO, 2020), primera temporada, producida por Richard Price, basada en una novela de Stephen King con Ben Mendelsohn, Bill Camp y Alec Pelley, entre otros.




***
Óscar Luviano (Ciudad de México, 1968). Narrador y poeta. Cuentos suyos se incluyen en Nuevas voces de la narrativa mexicana (Planeta, 2003) y en Así se acaba el mundo (SM, 2012). Colabora en diversos medios y publicaciones.

[Ir a la portada de Tachas 350]

Comentarios