Es lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

Mujeres y mujercitas: todas por la misma causa

Fernando Cuevas de la Garza
Atlantics, fotograma de la película.
Atlantics, fotograma de la película.
Mujeres y mujercitas: todas por la misma causa


Filmes apropiados para el día que se festeja ahora con más fuerza, abordando la condición de la mujer desde diferentes perspectivas –histórica, social, laboral- y en contextos usualmente adversos, generados por estructuras que no favorecen la igualdad de oportunidades y, al contrario, privilegian el mantenimiento del estatus quo: ya es hora de que como sociedad rompamos viejos esquemas machistas y construyamos un tejido más fuerte para sostenernos entre todos. Iniciativas como la de las chilenas, el Me Too, los descubrimientos de la secta del estafador Raniere y la reciente propuesta en México para un día sin ellas, terminan por ser síntomas de civilidad y de reconstrucción.

El oceano siempre te regresa

Dirigida por la parisina Mati Diop (documental Mille Soleils, 2013), proponiendo su primer largo de ficción pero bien enclavado en la dura realidad de los países pobres, Atlantics (Francia-Senegal-Bélgica, 2019) combina con particular sensibilidad la crítica social con el apunte fantástico, exponiendo un caso en el que se busca hacer justicia ante una situación dolorosa que involucra los riesgos de la migración provocada por la ausencia de alternativas. Ambientada en Dakar, la historia integra la vida de una joven (Mame Bineta Sane) y sus dificultades por acuerdos matrimoniales ajenos a ella, con las injusticias vividas en términos laborales alrededor de su ámbito.

Así, un grupo de trabajadores de la construcción no recibe el pago correspondiente por su labor, por lo que deciden aventurarse en el mar para encontrar otros horizontes, melancólicamente captados por la cámara, con cierto dejo de esperanza: entre ellos se encuentra justo el novio de la joven que, como se planteaba, por arreglos familiares está comprometida con otro hombre, contra su voluntad. Es entonces cuando las mujeres asumen la misión de recuperar lo que les corresponde a los empleados, exigiéndole de manera muy especial al patrón que cumpla con sus responsabilidades laborales.

Una poderosa alegoría del papel de las mujeres en una situación de soledad, que las lleva a enfrentar la injusticia con el apoyo del espíritu de sus hombres extraviados en alta mar. Además, rebelarse ante las convenciones familiares que las condicionan a impedir que tomen sus propias decisiones sobre la vida. El océano funciona también en términos de metáfora, como una peligrosa escapatoria por encontrar mejores condiciones de vida, sobre todo cuando los sistemas establecidos y la falta de justicia no parece dejar otra opción.

Cadena vuelta noticia

De regreso en el campo de los sucesos reales tras Trumbo (2015), el realizador habitualmente navegando por la comedia Jay Roach, dirige con enfoque directo en el asunto medular El escándalo (Bombshell, EU, 2019), filme en el que se retoma el caso de acoso padecido por diversas reporteras y presentadoras en la conservadora cadena Fox, encabezado por el abusivo jefe Roger Ailes (1940-2017) y muy bien interpretado por un irreconocible John Lithgow, que aprovechaba su posición en la empresa para abusar de muchas mujeres que se callaban la situaciones vividas, hasta que una de ellas encabezó la revuelta, seguida por algunas otras y bloqueada por hombres y propias mujeres que intentaban detener las acusaciones.

Con trío de sólidas actuaciones (Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie), la película resulta más descriptiva que profunda pero alcanza a exponer con claridad la situación vivida por muchas mujeres en los contextos laborales, bien captada por esas tomas que se pasean por las miradas y los cubículos abiertos en los que se mandan mensajes de complicidad o impotencia, según sea el caso: interesante el personaje de la lesbiana (Kate McKinnon) que rompe con los parámetros de la empresa en cuestión, así como la contextualización de la naciente etapa Trump, por completo machista y despreciativa en términos de género: eso sí, se rescata la postura del dueño de la empresa y de los juniors, al menos en ese sentido.

Buscando su destino

La directora Greta Gerwig retoma el clásico de Louisa May Alcott del siglo XIX, varias veces llevado a las pantallas de cine y televisión, para presentar su propia mirada en Mujercitas (EU, 2019), la famosa historia de las cuatro hermanas paradigmáticas, cobijadas por su comprometida madre, en busca de potenciar sus talentos, sobre todo artísticos, en la época de la guerra civil estadounidense en Massachussets, zona de mayor progresión que los estados del sur, por supuesto. Jóvenes mujeres que en un contexto determinado intentan desplegar sus talentos a partir de la decisión personal, la insistencia y la comprensión de sus propios contextos.

Con producción de lujo que incluye reparto conocido, la recreación de la época con cuidadosa utilería y sobre todo el diseño de los vestuarios, la realizadora de Lady Bird (2017) busca retomar esta clásica historia para proponerla en términos de actualidad, por más que hayan pasado muchos años desde su concepción: la entereza femenina se destaca a través de las cuatro hijas, su madre y la cuidadora, resolviendo la ausencia del hombre de la casa y dándose tiempo para apoyar a las familias más pobres, con el apoyo del vecino y las turbulencias que causa su nieto, un mirrey de aquellos tiempos que resulta entre insoportable y extraviado.

[Ir a la portada de Tachas 352]

Comentarios