Es lo Cotidiano

ARTÍCULO

Feminicidio en México y el arte que combate al olvido: Mayra Martell

Karla Gasca

Karla Gasca
Tachas 353
Feminicidio en México y el arte que combate al olvido: Mayra Martell


“Entrar a natación. Trabajar duro para pagar la inscripción de la escuela. Juntar dinero para el Cervantino. Hacer el clóset. Pintar la casa en septiembre. Comprar las sillas del comedor. Comprar unos zapatos. Leer a Platón. Hablar y ser simpática con la gente”. Esta era la lista de metas a corto y largo plazo de Erika Nohemí Carrillo, adolescente que desapareció en Ciudad Juárez hace más de 18 años. El trozo de papel en el que Erika anotó sus motivaciones antes de convertirse en un número, ha quedado inmortalizado en una fotografía de la artista Mayra Martell, quien a través del proyecto documental Ensayo sobre la identidad (2005-2010) retrata los espacios y objetos personales de mujeres desaparecidas en el árido infierno de Chihuahua, donde a lo largo de 25 años, las bases de datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y de la Fiscalía General han registrado más de 1 700 feminicidios, aunque la población y las ONG que brindan apoyo a los familiares de las víctimas aseguran que la realidad supera por mucho las cifras oficiales. Gracias al trabajo de Martell sabemos o intuimos quién fue Erika Nohemí Carrillo. La artista multidisciplinaria realizó un ejercicio de observación y reconocimiento en los carteles de se busca, donde quizá vio su reflejo o la imagen de alguna conocida a sabiendas de que todas estamos expuestas al mismo peligro, a la sombría amenaza del desvanecimiento. Fue así que decidió visitar las casas y habitaciones de las mujeres descritas en los carteles donde las fotografías borrosas de copias en blanco y negro resultaban tan impersonales que era difícil saber quién había desaparecido realmente. En estos lugares se encontró con recuerdos, amores y destellos de felicidad, pero también con dolores permanentes, infancias degolladas como tallos que se arrancan de tajo antes de florecer y sueños mucho más grandes que la asfixiante precariedad en la que se habían erguido estas existencias que ya no eran, que ya no son. En las imágenes congeladas por la lente de Martell la espera se convierte en un elemento más que habita en la fotografía y la abarca casi por completo; es imposible no reconocerla cerca de las cortinas empolvadas, descansando sobre las colchas adornadas con caricaturas a un lado de los zapatos escolares o frente a los motivos religiosos que cuelgan de la pared. La esperanza parece haberse difuminado en los escenarios congelados dentro de cientos de fotografías que conforman este proyecto testimonial. Ensayo sobre la identidad sintetiza la conmoción de un país que tiembla ante la incertidumbre y el sentimiento de cientos de familias que sufren a cada minuto la ausencia anticipada de los suyos.




***
Karla Evelia Gasca Macías (León, 1988). Licenciada en Cultura y Arte por la UG. Ha tomado cursos de escritura creativa con Guillermo Samperio y Alberto Laiseca, este último en el Centro Cultural Rector Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado en varios medios digitales e impresos. Forma parte de las antologías ‘Para leerlos todos’ (2009) y ‘Poquito porque es bendito’ (2012). Este es un fragmento del artículo ‘Feminicidio en México y el arte que combate al olvido’ que se publicó originalmente en la revista Entretextos y se puede consultar en la siguiente liga: https://bit.ly/3cL5h9t Este artículo también fue la base de una ponencia con el mismo nombre que se realizó el sábado 7 de marzo en el Museo de la Mujer (CDMX) durante el Primer Congreso Feminista en este espacio.

[Ir a la portada de Tachas 353]

Comentarios