Es lo Cotidiano

POESÍA

Antirretrato

Manolo Marcos

Tachas 361
Tachas 361

He de nuevo partir el fémur
a la hora convenida
en un tálamo al efecto,
cabe
la crueldad de los niños.

Mis vísceras son ángel de pocilga,
cae ciegamente
  la lluvia
metálica y urgente,
ha de cantar
           la chicharra
                              cuando escampe.

Paradojas del tiempo, plumas
abiertas al sueño
                                 carne que arde
expuesta al sol
                           nubes a contrapelo
y un paraguas que apenas sirve para
abrir una duda en tu cuerpo.

Te doy mi pan y mi lodo,
una costumbre de pensar en abstracto,
quedarme mirando
                   la sombra en los parques.

Apenas este peso
que no tiene
                          donde caerse muerto,
me acaricias la sien ávida
como si fueses la muerte misma,
se viene de frente el mundo
a reclamar su víctima:
nadie va a parar el reloj, nautópata,
                           metafísico de mierda,
que te lloren las ventanas
  en realidad
sólo necesitas algo de dinero más
       y poder
lamentarte en alguna lengua vernácula.



***
[Ir a la portada de Tachas 361]

Comentarios