Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Principia, de Elisa Díaz Castelo / Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

Principia, de Elisa Díaz Castelo
Principia, de Elisa Díaz Castelo
Principia, de Elisa Díaz Castelo / Jaime Panqueva


Poco antes de que nos sumergiéramos en la pandemia, Elisa Díaz Castelo obtuvo el premio de poesía más prestigiado de México, el Nacional de Aguascalientes, con un libro en vías de ser publicado por el Fondo de Cultura Económica bajo el título de El reino de lo no lineal. La espera para leer este nuevo trabajo puede paliarse por el momento a través de las redes con su libro Principia, ganador del Premio Nacional Alonso Vidal 2016, publicado en 2018 bajo el sello del Fondo Editorial Tierra Adentro, y disponible para descarga gratuita aquí.

En este poemario, que sorprende por su clara sobriedad, Díaz Castelo emprende una búsqueda entre los lindes de la ciencia o el conocimiento racional y la experiencia personal o íntima. Como ejemplo, extraigo unos fragmentos del poema Credo:

Creo en lo que no puedo ver:
creo en los exnovios,
en los microbios y en las microondas.
Creo firmemente
en los elementos de la tabla periódica,
con sus nombres de santos,
Cadmio, Estroncio, Galio,
en su peso y en el número exacto de sus electrones.


Creo en lo invisible, en lo diminuto,
en lo lejano. Creo en lo que me han dicho
aunque no sepa conocerlo. Creo
en las cuatro dimensiones, ¿o eran cinco?
Creí fervientemente en el átomo indivisible;
ahora creo que puede
romperse y creo en electrones y protones,
en neutrones imparciales y hasta en quarks.

Nos alejamos de los paisajes bucólicos, de los escenarios urbanos para abarcar el cosmos y los eones. Pareciera que la autora evoca sus nostalgias a través del tamiz de la razón y, sin embargo, nunca pierde la capacidad de conmover al lector cantando a ambos hemisferios de su cerebro. Díaz Castelo esculca el lenguaje científico, esa terminología muchas veces críptica que apuntala el ministerio de la medicina o la física, y lo abre para ayudarnos a comprender el desfase que vivimos, la velocidad del progreso tecnológico que nos ha orillado no sólo a no entender, sino a no nombrar.

Cierro con un fragmento del poema Materia oscura:

III
La materia oscura tal vez está formada por todo lo que podría haber sucedido, las decisiones contrarias, los caminos que ya nunca tomamos. Todos esos universos alternos que germinan cuando decidimos lo otro, que existen al mismo tiempo, simultáneos, ejercen sobre el nuestro su fuerza de gravedad y nos mantienen. No quiero decir juntos.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

 

[Ir a la portada de Tachas 376]

Comentarios