Es lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

The Terror: expedición aterida

Fernando Cuevas de la Garza

The Terror (2018)
The Terror (2018)
The Terror: expedición aterida

Esta serie televisiva retoma hechos históricos que conservan algunos secretos y misterios en torno a su desarrollo y resolución, para darles un tratamiento por una parte sobrenatural y por otra especulativa, dentro de la lógica racional de los propios acontecimientos. Con dos temporadas al momento (disponibles en Amazon), The Terror (2018 - ) representa una atractiva opción para adentrarse en sucesos específicos, incluyendo apuntes ideológicos de la época, y echar a andar la imaginación para encontrar respuestas, propias de este mundo o del más allá, acerca de qué es lo que finalmente sucedió en cada uno de los casos.

La primera temporada se centra en la Expedición Franklin, llamada así en honor al capitán (Ciarán Hinds, resolutivo), quien fue secundado por Francis Cozier (Jared Harris, firme y vulnerable) y James Fitzjames (Tobias Menzies, asumiendo la responsabilidad); los barcos Erebus y Terror (nombre es destino) de la Royal Naval británica, salieron de la isla Beechey en 1845 para encontrar el pasaje del Noroeste en el Ártico rumbo al Pacífico. La expedición encalló por el creciente congelamiento del mar y la tripulación empezó a organizarse frente a la contingencia, mientras un esquimal aparece y muere en una de las embarcaciones, dejando a su misteriosa hija muda (Nive Nielsen), alejada de la tribu aunque protegida por los capitanes ingleses.

La angustia se incrementaba frente a la presencia de una especie de acechante oso polar gigante, el recrudecimiento del clima y, acaso lo más peligroso, las alteraciones en la mente y el comportamiento de los hombres atrapados en una situación en que la sobrevivencia pende de la adecuada toma de decisiones, sin contar con la información suficiente. En pertinentes flashbacks, entendemos el origen y la forma en la que algunos de los tripulantes llegaron a la misión rumbo al Polo, en tanto ciertos segmentos permiten ver qué sucedía en tierra firme ante la falta de noticias y la preocupación de Jane Franklin (Greta Scacchi): la secuencia inicial plantea la búsqueda de respuestas acerca del destino de los navegantes.

Desarrollada por David Kajganich (guiones de Bigger Splash, 2015 y Suspiria, 2018, ambas de Luca Guadagnino), con producción entre otros de Ridley Scott y basada en la novela de Dan Simmons, la serie inserta un terror gótico en la travesía, con acertado sentido de paulatina tensión, y deja entrever fuertes ecos de autores clásicos como Conrad, Verne, Melville, London, Stocker y Poe, además de repasar distintas posturas colonialistas y su perspectiva hacia los nativos, que viajan del recelo y desconfianza a la búsqueda de mutua comprensión, como en el caso del doctor (Paul Ready).

La creciente presión sobre la posibilidad de sobrevivir lleva a este primero, compacto y disciplinado grupo de marinos, a buscar distintos caminos para seguir adelante, incluyendo la desobediencia y prácticas extremas como el canibalismo: el proceso por el que atraviesa la tripulación se va construyendo con énfasis en el desarrollo de personajes y sus relaciones, fortaleciéndose o deteriorándose, así como en la forma de establecer acuerdos, el manejo de la autoridad y el poder y la organización general para enfrentar la crisis.

Soplan vientos gélidos impulsados por espíritus que se meten en las cabezas de algunos hombres, entre figurillas de madera y señales que anuncian la llegada de la locura: la misión ha cambiado y ahora se trata de mantenerse vivos, cometido que se presenta a través de una deslumbrante fotografía, que consigue capturar el inhóspito, hermoso e imponente ecosistema, en contraste con la vulnerabilidad humana y el encierro al interior de los navíos, en tanto todo el diseño de producción, expresada en objetos, vestuarios con toda la decadente parafernalia y el maquillaje, refleja la descomposición emocional que van experimentando los aventureros, enfrentados cara a cara con la muerte.

Para conocer los detalles de esta historia vale la pena el libro Erebus, historia de un barco (Ático de los libros, 2018) de Michael Palin, miembro del grupo de comedia Monty Phyton.


[Ir a la portada de Tachas 383]

Comentarios