Es lo Cotidiano

CUENTO

Novelas en tres líneas [trad. Lluís Maria Todó]

Félix Fénéon

Tachas 131
Tachas 387
Novelas en tres líneas [trad. Lluís Maria Todó]

 

Louis Lamarre no tenía ni trabajo ni vivienda, pero sí algún dinero. Compró en una tienda de ultramarinos de Saint-Denis un litro de petróleo y se lo bebió.

***

El cadáver del sexagenario Dorlay se balanceaba en un árbol, en Arcueil, con esta pancarta: “Demasiado viejo para trabajar”.

***

La enfermera Elise Bachmann, que ayer tenía su día libre, se manifestó loca en la calle.

Cierta loca detenida en la calle se había hecho pasar abusivamente por la enfermera Elise Bachmann. Ésta se encuentra en perfecto estado de salud.

***

“Si mi candidato fracasa, me mato”, había declarado el señor Bellavoine, vecino de Fresquiennes (Sena inferior). Se ha matado.

***

El sombrío merodeador divisado por el mecánico Gicquel cerca de la estación de Herblay ya ha sido encontrado: Jules Ménard, cazador de caracoles.

***

Desde su infancia, la señorita Mélinette, de dieciséis años, cosechaba flores en las tumbas de Saint-Denis. Se acabó, ahora está en el depósito de cadáveres. 

***

Las pulgas de su vecino Giocolino, que es domador de dichos insectos, acosaban al señor Sauvin. Quiso apoderarse de la caja, y recibió dos balazos.

***

Un quincuagenario desconocido, enorme y además hinchado tras un mes de permanencia ininterrumpida en el agua, ha sido pescado en La Frette por el señor Duquesne.

 




***
Félix Fénéon es una de las personalidades más extrañas y asombrosas de la literatura europea del siglo XX. Secundario de lujo en el panorama artístico, valedor de Gide, Proust y Schwob, el periódico Le Matin le encarga en 1906 la elaboración de la página de sucesos: allí bregará con accidentes, peleas, tumultos, incendios y asesinatos. Estos textos forman parte del libro De Novelas en tres líneas (Impedimenta, 2011).


[Ir a la portada de Tachas 787]

Comentarios