Es lo Cotidiano

Tachas 390 • Adiós, ídolo, adiós

Tachas 390
Tachas 390
Tachas 390 • Adiós, ídolo, adiós

No es que lo importante se haya puesto en pausa para este #Tachas390. Sólo que, pibe, vos sabés...

Pero mientras desentrañamos qué sucede con nosotros —de los otros, los idos, sólo sabemos que en cierta forma ya no están–, Oscar Luviano deja constancia en su Spoilerama sobre Maradona: La larga noche del Diez , Yara Ortega reclama —o tal vez se ufana– Porque todos tuvimos un Maradona, Hernán Casciari cronica ciertos 10.6 segundos (fragmento en texto y completísimo el video), y Daniel Arcucci detalla cuando Dios se detuvo en Nápoles.

Y dado que nunca falta algo así, José Luis Justes Amador sigue hurgando en lo que La estupidez humana presenta… [XX], hoy sobre ciertas Contradicciones.

Ricardo Trinidad Velázquez reflexiona sobre Mis muertos. Los muertos, y a la excelsitud de Ana María Matute le urraqueamos su cuento El tiovivo.

La poesía es de Laureano Kuziu —El gol de Maradona a los ingleses–, Ana Merino —Antes del juego–, Miyó Vestrini —Muy poco y muy gris el tiempo que te queda– y Liz Espinosa Teran —Haiga–.

En el cine está Juan Ramón V. Mora hablando desde El hombro de Orión sobre Clásicos, entre la crítica y la audiencia y Fernando Cuevas de la Garza analiza Patria: de los días sangrientos al domingo reparador.

La Guía de lectura de Jaime Panqueva propone visitar una y otra vez El legado de los monstruos, de Ignacio Padilla.

¿Gambetearemos también ésta?

[Ir a la portada de Tachas 390]

Comentarios