lunes. 03.10.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

ARTÍCULO

Tachas 404 • ¿No soy una mujer? • María Isabel Puente

María Isabel Puente

María Isabel Puente
María Isabel Puente
Tachas 404 • ¿No soy una mujer? • María Isabel Puente



El feminismo no es una filosofía pura, es una corriente que evoluciona a la par de nuestro sistema patriarcal, ahora para nosotras es común tener una credencial del INE y poder votar, pero esto le costó sangre, sudor y lágrimas a las ancestras que debemos honrar.

Sojourner Truth o Isabela Baumfree (1797–1897) fue una de las lideresas más destacadas del movimiento por la abolición de la esclavitud y una de las primeras defensoras de los derechos de las mujeres en Estados Unidos de Norte América. La abolición fue una de las pocas causas que Truth pudo ver realizada en su vida. El derecho al voto femenino y el acceso a la educación tendrían resultados más tarde.

Pasó sus primeros 15 años de vida en calidad de esclava, como lo fueron sus padres y esposo. En 1844, Truth se unió a la Asociación de Educación e Industria de Northampton, Massachusetts. Fundada por los abolicionistas, la organización apoyó una amplia agenda de reformas que incluía los derechos de las mujeres y el pacifismo.

En 1850, Truth debutó en la primera Convención Nacional de los Derechos de las Mujeres en Massachusetts. Pronto comenzó a viajar regularmente, predicando a grandes multitudes acerca de sus críticas a la esclavitud y el necesario reconocimiento a los derechos humanos. En la Convención de los Derechos de la Mujer de 1851 en Ohio. Truth pronunció su famoso discurso “¿No soy una mujer?” (Ain’t a Woman?).

“Entonces, ese hombrecito de negro dice que las mujeres no pueden tener tantos derechos como los hombres, porque Cristo no era una mujer. ¿De dónde vino tu Cristo? ¿De dónde vino tu Cristo? De Dios y una mujer El hombre no tuvo nada que ver con él.

Si la primera mujer que Dios hizo fue lo suficientemente fuerte como para dar la vuelta al mundo completamente sola, estas mujeres juntas deberían hacerla retroceder, ¡y ponerlo de nuevo! Y ahora están pidiendo que lo hagan, la os hombres mejor que los dejen”.

La primera versión del discurso fue publicada un mes después por Marius Robinson, editor del periódico The Anti-Slavery Bugle de Ohio, quien había asistido a la convención y había grabado las palabras de Truth.

Incluso en los círculos abolicionistas, algunas de las opiniones de Truth fueron consideradas radicales. Ella pugnaba por la igualdad política para todas las mujeres y reprendió a la comunidad abolicionista por no buscar los derechos civiles tanto para las mujeres negras como para los hombres. Ella expresó abiertamente su preocupación de que el movimiento se esfumaría después de lograr las victorias para los hombres negros, dejando a las mujeres blancas y negras sin derecho al sufragio y otros derechos políticos (Mabee, 1993 págs. 75-121).

Su legado es importante ya que ella reflejaba que el feminismo debe ser interseccional, como décadas más tarde lo señalarían las principales impulsoras del feminismo interseccional, pues factores como el socioeconómico y político de aquellas épocas nos reflejaba el techo de cristal al que ella se enfrentó.

Sin duda tenemos que recordar que, para el efectivo reconocimiento de nuestros derechos, las mujeres nunca los pedimos por las buenas, siempre tuvimos que arrebatar lo que la vida no nos dio al nacer, nuestra dignidad depende de ello.

Referencias: Mabee, C. 1993. Sojourner Truth: Slave, Prophet, Legend. Nueva York: NYU Press, 1993.

 



***
María Isabel Puente. Abogada feminista, guanajuatense de corazón, doctoranda en Sostenibilidad por la Universidad de Valencia.

[Ir a la portada de Tachas 404]

Comentarios