Es lo Cotidiano

ROADSIDE PROPHETS

Roadside Prophets • Obra Negra, de Anja Gundelaj • Oscar Luviano

Oscar Luviano

Oscar Luviano
Obra Negra, de Anja Gundelaj
Roadside Prophets • Obra Negra, de Anja Gundelaj • Oscar Luviano

Ésta es una serie de reseñas de libros sobre la vida en Ecatepec, Estado de México. El hecho de que muchos aún no sean escritos no impide leerlos, de la misma manera en que aquí hay casas sin número en calles sin nombre, y la gente las habita y las llama hogar.

***

Obra Negra, de Anja Gundelaj

Existen pocos o ningún catálogo fotográfico sobre la zona conurbada de la Ciudad de México. Hay memes, claro. De este estrecho castillo a lo mil y una noches que se levanta entre una panadería y una hojalatería, de los salones de belleza que caben en la jaula que ocupa un lugar de estacionamiento, de los postes de luz que brotan a mitad de una rampa para silla de ruedas.

Gundelaj (Berlín, 1967), acaso encontró en estas piezas de obra negra permanente y precariedad estructural, que multiplican el espacio lógico en riesgos inhabitables, el justo reverso de la monumental arquitectura comunista de la Guerra Fría. O, acaso, su equivalente espiritual.

Los auditorios como portaviones encallados, los infinitos palacios municipales, las plazas en las que se pierde la mirada como en el gaseoso futuro son, para esta fotógrafa alemana, los precursores morales de las recámaras adosadas que se parecen más a un torrente de ladrillos que a una habitación.

Ambos (nos dice en el breve prólogo de esta colección) son proyectos desde una idea del pueblo. La europea, que cree que las multitudes seguían siendo adoradores de faraones, que habían cambiado el Libro de los Muertos por el Manifiesto, y que por ello se habían lanzado a la idea de construir palacios colosales para ser habitados por el hombre nuevo (colosal, infinito en su moral y en sus posibilidades). Y que, desde luego, estaban destinados a quedar vacíos y abandonados en las provincias rusas.

Gundelaj cree que lo que llama “La epopeya del maestro” es una continuación de la arquitectura estatista soviet: la obra de hombres que creen en sí mismos y no se limitan a los dictados del Infonavit, las imposibilidades que establece la resistencia de materiales o la mera simetría y los permisos municipales sobre edificación.

El resultado de ambas proezas es una serie de espacios que ninguna persona sensata habitaría.

A fuerza de una repetición de pisos que flotan y serpentean estrechos y a ladrillo visto, de tiendas y estéticas abiertas en trepanaciones de muros, de bares a cielo abierto en azoteas las que sólo se accede con santo y seña, Gundelaj traza un nuevo mapa del territorio del Estado de México.

Los amplios pastizales donde anadeaban las garzas, las lagunas tapizabas por tortugas y peces de colores, los cielos sin resistencia para el viento, han sido sustituidos por cordilleras autoconstruidas, una masa autogestada que no parece llamada a detenerse.

Este intrincado laberinto de viviendas sociales que tratan de ser otra cosa, de recámaras pensadas para una persona que se duplican y estratifican para albergar de un solo trazo a generaciones enteras, de panaderías cuyos hornos, lo que fuera una sala, devora el paisaje, escalan los cerros del parque del Tepeyac, se extienden más allá de lo que la mirada de la fotógrafa puede abarcar.

Gundelaj se pregunta si esta arquitectura vírica está llamada a detenerse. O si, por el contrario, seguirá extendiéndose por siempre, no como los centros comerciales que le disputan el espacio, majestuosos y horizontales, con kilométricos estacionamientos llamados a permanecer vacíos.

No: la autora de este catálogo cree que la obra negra crecerá y crecerá, sobre sus mínimas parcelas, cuarto sobre cuarto, en torres vacilantes, espinosas cordilleras que, no sé sabe, tal vez algún día sean reconquistadas por los zanates y las enredaderas.

Obra Negra
Anja Gundelaj
Instituto Mexiquense de Cultura, 2021
120 páginas

 




***
Óscar Luviano (Ciudad de México, 1968). Narrador y poeta. Cuentos suyos se incluyen en Nuevas voces de la narrativa mexicana (Planeta, 2003) y en Así se acaba el mundo (SM, 2012). Colabora en diversos medios y publicaciones.

[Ir a la portada de Tachas 412]

Comentarios