Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

Guía de Lectura • Divorcio en Buda, de Sándor Márai • Jaime Panqueva

Jaime Panqueva

Divorcio en Buda, Sándor Márai
Divorcio en Buda, Sándor Márai
Guía de Lectura • Divorcio en Buda, de Sándor Márai • Jaime Panqueva


Leer a Sándor Márai produce una satisfacción muy difícil de explicar. Por una parte, se disfruta la construcción detallada de los personajes, para la cual no se escatiman sensaciones ni palabras. El autor brinda esa ilusión de profundidad, de que nos adentramos en algo único e interesante. Divorcio en Buda es un excelente ejemplo de ello, los primeros capítulos están dedicados a Kristóf Kömives, un juez de divorcios, heredero del mundo aristocrático de ayer, ese mismo descrito por Stefan Zweig, que busca pervivir en medio de las dos guerras mundiales. Márai nos hechiza con su vida y pasiones sin dejar de advertirnos de los peligros que acechan al aún joven Kömives en una carrera que se augura segura y fulgurante. Sin embargo, tras atravesar los primeros portales de prueba durante una velada nocturna con viejos personajes de la judicatura, nuestro héroe y su esposa llegan a casa para encontrarse con Imre Greiner, un viejo conocido de la escuela al cual Kömives tiene citado para una audiencia de divorcio al día siguiente. La visita sorpresiva se convierte en una larguísima confesión por parte de Greiner que nos muestra la otra faceta que me parece extraordinaria de Márai: su capacidad para hacernos escuchar.

Nuestro mundo actual se ha convertido en un frenético diálogo de sordos, escuchar y sopesar la palabra del otro pareciera una labor trivial, como de igual forma lo parece ponderar las palabras para entablar un diálogo. Y esto no sólo se refleja en la política o en la vida diaria, también en la literatura y en las artes que se derivan de ésta.

Tanto en Divorcio en Buda, publicada supuestamente en 1935, aunque la versión que llega a nosotros debe tener algunos retrabajos posteriores, como en El último encuentro (1942), el autor finaliza sus novelas con unos falsos diálogos donde uno de los personajes, al igual que el lector, ejerce una función de escucha que se supone de varias horas. El discurso o monólogo, se ve apenas interrumpido por muy breves intervenciones de la contraparte para asentir o protestar, o para describir acciones de los participantes y reforzar esa sensación atenta de oír plenamente lo que el otro tiene que decirnos.

Quizás la anécdota de Divorcio en Buda se vuelva inverosímil a partir del capítulo 16 y la preparación minuciosa del personaje de Kömives pierda trascendencia ante la irrupción de Greiner, sus obsesiones y ese flip pre posmoderno que no convence del todo. Sin embargo, la técnica de Márai para imbuirnos en la escucha, para acallar el entorno y envolvernos en la palabra es un prolegómeno muy afortunado de la que será otra muestra mucho más depurada: El último encuentro.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com




[Ir a la portada de Tachas 413]

Comentarios