Es Lo Cotidiano

DISFRUTES COTIDIANOS

Cine • Elecciones y campañas • Fernando Cuevas

Fernando Cuevas

Irresistible (EU, 2020)
Irresistible (EU, 2020)
Cine • Elecciones y campañas • Fernando Cuevas

 

Elecciones y campañas

Ahora que recién termina el proceso electoral intermedio en nuestro país, centrado en la necesidad de contención o confirmación de un proyecto en marcha, según las preferencias y perspectivas de cada quien con todo y las lógicas regionales que coexisten a favor o a contracorriente de la propuesta federal, vale la pena revisar el documental Boys State (EU, 2020), en el que se retoma un encuentro de verano donde los preparatorianos de diversas escuelas asisten para integrar un gobierno representativo, a través de construir y experimentar un proceso electoral del cual forman parte activa, ya sea como planillas y candidatos, periodistas u organizadores.

Aprender el funcionamiento de la democracia

Boys and Girls State (a saber porqué los separan por sexo a estas alturas) es un programa de las organizaciones American Legion y la American Legion Auxiliar (para mujeres) que inició en 1935 y que se desarrolla en prácticamente todos los estados de la Unión Americana, buscando abrir un espacio para que los jóvenes vivan los mecanismos y dificultades implícitas en los procesos democráticos; además, funciona como plataforma para algunos de los estudiantes destacados que les apoye en la continuación de sus estudios, por ejemplo en instituciones militares, así como la obtención de becas que les ayuden a continuar en este programa. El filme, producido y dirigido con intuición política por Jesse Moss y Amanda McBaine, retoma el encuentro de preparatorianos en Texas durante 2018 y se hizo acreedor al Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance (está disponible en Apple TV).

Los miles de jóvenes se organizan en “ciudades” y preparan sus propuestas de campaña, incluyendo una elección interna de sus representantes, mientras se ponen en prácticas estrategias de convencimiento dirigidas a propios y extraños, tácticas para conseguir adherentes y acciones encaminadas a llamar la atención para obtener alguna posición, ya sea tras bambalinas a manera de ideólogo o al frente, desplegando capacidades de oratoria y debate, al tiempo que se van poniendo sobre la mesa tópicos de fuerte potencial para la polémica, como los relacionados con el racismo, sexismo, pobreza, migración y aborto, entre otros, alimentados por la diversidad de los presentes: claro que la ideología competitiva permea los esfuerzos de unos y otros.

Gracias a una articulada edición, vamos conociendo a varios de los jóvenes contendientes, entre los que destacan Stephen Garza, de origen mexicano, manifestando su liderazgo en sinceros discursos; Robert McDougall, carismático y reconociendo las capacidades de los demás; René Otero, de continuo pensamiento crítico y Ben Fenstein, quien a pesar de su discapacidad física se muestra con plena confianza, de aguda mirada y arrastre social; somos testigos, también, de las sesiones de cada uno de los grupos, las reuniones generales con las indicaciones de los organizadores, los encuentros para discutir los temas, las elecciones mismas e incluso de algunas entrevistas de carácter individual en las que conocemos una cara más íntima de los adolescentes y sus percepciones acerca del proceso que se está viviendo.

Campaña estereotipada

Dirigida y escrita por el afamado conductor televisivo Jon Stewart, tras el drama biográfico 118 días (2014), Irresistible (EU, 2020) se presenta como una sátira política en tiempos de elecciones, donde un alto estratega del partido Demócrata se lanza a dirigir la campaña de un veterano en retiro que se postula como alcalde en un pueblo del medio este estadounidense, de tradición republicana-conservadora. Los rivales políticos, al enterarse de esta avanzada, también mandan a una asesora de buen nivel para que apoye al otro candidato, quien busca reelegirse y mantener intactas las tradiciones.

El guion juega con los contrastes entre citadinos/pueblerinos, experimentados/novatos y transparentes/opacos, aunque por momentos los evidencia demasiado, perdiendo cierto potencial cómico que se pudiera encontrar en los matices, y sin alcanzar el esperado nivel corrosivo; en efecto, parece que faltó lo que le sobra al conductor en sus programas: humor punzante y satírico. La vuelta de tuerca, no obstante, le viene muy bien a un relato que tarda en arrancar, así como el planteamiento de múltiples posibilidades para darle un cierre a la historia. Buena conjunción muestran Steve Carell y Chris Cooper en el desarrollo de la campaña, así como Mackenzie Davis como la hija avispada de éste último y Rose Byrne en el papel de la antipática adversaria política; destacan sobre todo cuando se necesitan sacar adelante algunas secuencias cargadas de obviedad.




[Ir a la portada de Tachas 418]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios