Es lo Cotidiano

54 MUJERES, LA SERIE [XXXIII]

54 Mujeres • Dolly Parton (ni rubia, ni –por supuesto– tonta) • José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

Dolly Parton
Dolly Parton
54 Mujeres • Dolly Parton (ni rubia, ni –por supuesto– tonta) • José Luis Justes Amador

Just because I'm blonde / Don't think I'm dumb / Cause this dumb blonde ain't nobody's fool / (…) / You called me a dumb blonde / Ah, but somehow I lived through it / And you know if there's one thing this blonde has learned / Blondes have more fun
Dumb Blonde


 

La vida de Dolly Parton, que compuso su primera canción a los once años en 1956 y continúa en activo en el 2021, da no para un artículo sino para todo un año de artículos. Su discografía está repleta de joyas, aunque dos de ellas le han asegurado un lugar en la historia de la música (no solo country donde se la suele encasillar) popular del siglo pasado y de éste: la ubicua en bodas, banquetes y casi cualquier celebración de tipo amoroso “I will always love you” y la perfecta (tanto en letra como en esa reconocible progresión de acordes que lleva a los gritos –mitad desesperados, mitad retadores– del estribillo) “Jolene” que ha sido versioneada por cientos y cientos de artistas, incluida la más reciente de su ahijada más querida.

“Dumb Blonde”, la canción que da título a estas líneas y que fue escrita por Curly Putman, autor de la legendaria “Green, Green Grass of Home”, fue grabada por Dolly Parton, que debía sobrevivir en un mundo de hombres tan machista como el del country de aquellos años, convirtiéndose en toda una declaración de intenciones. Aunque nunca se ha definido como feminista, Parton siempre se ha mostrado como una gran luchadora. “Ya sabes, parezco una mujer pero pienso como un hombre. Y en este mundo de los negocios eso me ha ayudado mucho. Por cuando piensan que no sé lo que está pasando, yo ya he agarrado el dinero y me he marchado”. O sea: puede que rubia, pero con ni un solo pelo de tonta.

Además de su color de pelo, Parton destacaba, y ella nunca lo negó —aunque lo considera un accidente de la naturaleza, y no parte de su personalidad–, por sus enormes pechos. Tan famosos que, cuando los investigadores que consiguieron el primer mamífero clonado artificialmente en laboratorio, una oveja que había sido clonada a partir de una célula de glándula mamaria, no dudaron en llamarla “Dolly”. Un honor más que añadir a los casi ciento cuarenta premios, Grammys incluidos, y las más de cuatrocientas nominaciones, incluida una al Oscar.

Aunque suya “I will always love you” se hizo conocida sobre todo por la versión de Whitney Houston, aunque muchos años antes, el mismísimo Elvis Presley la había querido cantar. Aunque cuando éste intentó acercarse a Parton para que le dejara grabarla, le propuso sin más que comprarle los derechos, algo que en aquellos años engañó a tantos y tantos cantantes que luego no verían ni un solo dólar de sus composiciones mientras veían como se iban convirtiendo en famosas y clásicos. Dolly, que quería su canción pero también tenía alma de negociante, se negó, aunque cuenta que pasó toda la noche llorando, ya que para ella era un sueño escuchar su composición en voz de Elvis. Cuando años después le comentaron que la estrella se la había cantado a Priscila Presley al salir del juzgado en el que acababan de divorciarse, Parton comentó simplemente “Me hubiera gustado tanto escucharla”.

Y, aunque suena en todo lo que tenga que ver con el amor, en realidad no es tanto una canción de amor sino de amistad eterna. Parton la escribió cuando decidió abandonar a su pareja artística Porter Wagoner, con quien estuvo de 1967 a 1974, como una declaración de la amistad eterna y de los buenos deseos para la vida futura. Otra leyenda, de las que Parton tiene a cientos, cuenta que “I will always love you” y “Jolene” fueron escritas en la misma noche, en lo que sería una de las noche más creativas de la historia.

Y, aunque Parton sea una estrella de la constelación del country, su inquietud ha hecho que no fuera el único estilo que trabajaría, en contra de los deseos de sus managers que incluso intentaron hacer de ella una cantante pop. Dolly  se dedicó al bluegrass, al country tradicional no al del estilo Nashville, el góspel y las colaboraciones de las que destaca un fabuloso “Trio” en el que se juntó a otras dos grandes como Emmylou Harris y Linda Ronstadt en el que destaca una impresionante rendición del tema de Phil Spector “To know him is to love him”.

Habiendo nacido pobre de solemnidad, y habiéndose labrado su camino a base de decisiones que económicamente, aunque tuvo altibajos en sus éxitos, fueron acertadas (incluyendo su propio parque de atracciones y restaurantes-espectáculo), Dolly Parton se ha dedicado también a labores de beneficencia, en las que destaca “Imagination Library”, una iniciativa que envía libros a niños de hasta cinco años de edad, para que se familiaricen con ellos, como homenaje su propio padre que no sabía leer ni escribir. 

PD: su ahijada, de la que la versión de Jolene es solo accesible en Youtube dentro de las sesiones que grabó en el confinamiento, es nada más y nada menos que Miley Cyrus. Con ella ya había grabado una versión de la canción cunado la estrella mundial era ¡tan solo! Hannah Montana en un show de Disney, el mismo en el que la gran Dolly hizo su aparición varias veces como la tía de la estrella.

PD 2: Dolly Parton entró una vez a un concurso de imitadores e imitadoras de ella misma, y sólo consiguió el segundo puesto.



 [Ir a la portada de Tachas 428]

Comentarios