Es lo Cotidiano

54 MUJERES, LA SERIE [XXXIV]

54 Mujeres • Moody and The Menstruators (Performance y rock’n’roll) • José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

Moody and The Menstruators
Moody and The Menstruators
54 Mujeres • Moody and The Menstruators (Performance y rock’n’roll) • José Luis Justes Amador


No puedo recordar exactamente lo que dije pero debió ser algo como “Somos inmanejables”… ser manejadas hubiera entrado en contradicción con el espíritu del grupo.
Anne Bean

Moody and the Menstruators fue una de esas bandas que existieron pero de la que apenas quedan fotografías, recuerdos y una grabación en directo. De hecho, ni siquiera tocaban canciones originales sino que eran un grupo de covers. ¿Qué las hace diferentes entonces de cualquier grupo versátil que podríamos encontrar en una boda, bautizo o comunión o de cualquier banda en un bar de chavorrucos? La respuesta es sencilla: la voluntad artística de la fundadora y líder de ese grupo de nombre punk (años antes del estallido del 77), Anne Bean. Y a pesar de su marginalidad aparecieron citadas, e incluso con reportajes, en medios tan mainstream como el Sunday Times o el Financial Tomes, que llegó a referirse a ellas como un “harén insolente y provocador”.

Michael Bracewell lo resumió muy bien en la invitación a una exposición sobre el grupo en Nueva York: “como un programa piloto del performance, las líneas principales del art rock británico, los grupos de pose “avant-cocktail”, el punk y el post punk. Con referencias a los cabarets musicales y artísticos de los dadaístas y los futuristas, el grupo tomó su lugar en una línea del tiempo musical en algún sitio entre la Bonzo Dog Doo-Dah Band y los Sex Pistols”. Adrian Whittaker en WIRE también intenta resumirlas: “En un artículo de junio de 1974 del Sunday Times, una fotografía en color que ocupa una página doble retrata a un grupo de cinco mujeres jóvenes que no sonríen y un hombre joven, todos ellos vestidos y maquillados exageradamente. Su estilo recuerda al de los New York Dolls combinados con el kabuki, a los primeros Roxy Music y un mimo amateur. Desafían a la cámara: hostiles, impredecibles, inescrutables y absurdos. Eran las Moodies, un grupo de estudiantes de arte de la universidad de Reading, y estaban preocupados por los diálogos, complicados pero llenos de recompensas, entre la alta y baja cultura, el género, la androginia y la sexualidad, el performance y el pop. Su proyecto era un grupo musical y performativo que unía los mundos de las bellas artes, el pop, el rock, la subcultura de la moda y tácticas de avant garde”.

Ambos, como casi todas las (pocas) referencias que existen sobre la banda, se preocupan más de las influencias o de los modos que de la música que en directo solían producir Anne Bean, Suzy Adderley, Becky Bailey, Polly Eltes, Rod Melvin, Mary Anne Holliday Annie Sloane, a quienes a veces se unían Hermine Demoriane y Martin Kaufman.

Moody and the Menstruators fueron una banda de covers (descrita en la biografía oficial de Anne Bean como “exitosa”) que existió entre 1971 y 1974. Llegaron a abrirle a Pink Floyd y Malcolm McLaren (años antes de que hiciera lo mismo con los Sex Pistols) se ofreció a ser su representante, pero la banda se negó siempre a entrar en el mercado de la música popular. Su interés estaba más en explorar las fronteras entre el arte y la música que en la música y su entorno. De hecho, varios de los performances que realizó Bean años después de la disolución del grupo seguían explorando esa idea, como en una en que serró varias grabadoras portátiles, o en una en que cantó con Captain Beefheart (otro outsider en los límites de lo que es la música), mientras que la cinta que les estaba grabando era rociada con agua enjabonada.

De aquellas presentaciones apenas quedan unas cuantas grabaciones de video de la banda en directo, sin sonido, y muchas fotografías. Una de las pocas cosas grabadas que existen (o que han aparecido) es una versión salvaje del “Wild Thing” de The Troggs, con la misma Bean travestida / disfrazada como un cantante rockero estereotipado. “Al final fue simplemente que no me resultaba interesante o no tan interesante como cualquier otro trabajo que pudiera hacer. Se suponía que Moody and the Menstruators tenía que ser anti todo”. Con esas palabras Bean explicaba el final de la banda.
 

Moody & the Menstruators from Anne Bean on Vimeo.
 


PD: ¿Por qué no tenemos casi nada (por no decir nada, salvo una canción) de lo que ofrecían Moody and the Menstruators? Probablemente porque Anne Bean pensaba ya en aquella época algo que ha repetido en una entrevista reciente con motivo de una exposición retrospectiva de su obra: “Mis planes son seguir adelante, hacer más y más trabajo experimental, sorprenderme a mí misma, asombrarme a mí misma, conmoverme a mí misma”.


[Ir a la portada de Tachas 429]

Comentarios