Es Lo Cotidiano

POESÍA

Poesía • Lo que un hombre debe aullar antes de lanzarse al vacío • Luis Alberto Arellano

Luis Alberto Arellano
Luis Alberto Arellano
Poesía • Lo que un hombre debe aullar antes de lanzarse al vacío • Luis Alberto Arellano



Mayakovsky recuerda la infancia:
camina por el bosque;
su padre, el guardabosque, lo guía.
Niebla. Los límites, confusos,
Vladimiro tropieza.
El rocío, su padre y la bruma lo mismo,
lo sujetan de la mano; avanzan.
El brazo de su padre tropieza con una rama.
Escaramujo.
Ésta al rostro de Vlady,
puntas encajan en su mejilla rosada.
Todos los rusos en la niebla,
la edad,
tienen mejillas rosadas.
Sin decir nada, saca las púas de madera. Sangra.
Vladimiro nació en Georgia,
vivió en Bagdati.
Un edificio de dos pisos durante su primera infancia.
Piso inferior hacían vino.
Llegaban los mujiks,
así llamaban los rusos a la niebla (sangrante la mejilla rosada),
también a los campesinos,
en oposición al proletariado, que llamaban Tovarich,
llegaban mujiks jalando carretas llenas de uvas.
Pisaban uvas.
Vladimiro comía, estrujadas.
Las bebía.
Vladimiro recuerda, la niebla,
olor del mosto fermentando a sus anchas
las vasijas de vidrio cubiertas por paja.
Vladimiro estudió primeras letras con su madre.
Madre enseñaba lo que debía saber un ruso.
Mejillas sangrantes por mundo que lo rodeaba.
Vladimiro aprendió sin emoción.
Mayakovsky odiaba la aritmética.
Para qué sumar si lo que sumaba eran peras, manzanas.
Las peras y manzanas eran grandes y olorosas.
Se daban y se pedían sin trámite.
Crecían en árboles del patio.
Suma y resta, pérdidas de tiempo.
Vladimiro memorizaba poemas de bosques, fauna silvestre: alma rusa.
Su padre pedía, antes de morir, que dijera poemas en festividades.
Padre, mujik, orgulloso de niño/loro.
Lágrimas.
Vladimiro no.

***
Luis Alberto Arellano nació en Querétaro, Querétaro, en 1976. Falleció el 15 de diciembre de 2016. Editor, ensayista, poeta y traductor. Fue miembro fundador de Crótalo Revista Literaria y coeditor de editorial Sangremal; miembro del consejo editorial de Mantis Editores; coordinador del Seminario de Creación literaria del Centro de formación artística y cultural del CENCA Querétaro. Sus poemas, traducciones y ensayos han aparecido en una veintena de revistas y periódicos nacionales y en el extranjero, entre ellos, Alforja, La Siega (Universidad de Barcelona), Los Amigos de lo Ajeno (Costa Rica), Nitro, Revuelta, y Serie Alfa (Valencia). Becario del FOECA-Querétaro en los programas de Jóvenes Creadores, 2000 y en Creadores e Intérpretes, 2002. Becario del Programa Jóvenes Creadores del FONCA 2008. Su obra se incluye en la antología de ensayo El hacha puesta en la raíz, Tierra Adentro, 2006, así como en las antologías de poesía Esos que no hablan pero están, Fondo Editorial del Estado, 2003 y El país del ruido/Le pays sonore, Écrits des Forges/Mantis Editores/Les Tempes des Cerises, 2008. Algunos de sus textos han sido traducidos al alemán, árabe, catalán, francés, inglés y portugués. Este poema pertenece al libro Grandes atletas negros


 

[Ir a la portada de Tachas 431]

Comentarios