Es Lo Cotidiano

54 MUJERES, LA SERIE [XLIII]

54 Mujeres • Phương Tâm (Saigon surf, twist & soul) • José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

Phu'o'ng Thám, Magical nights, portada del disco
Phu'o'ng Thám, Magical nights, portada del disco
54 Mujeres • Phương Tâm (Saigon surf, twist & soul) • José Luis Justes Amador

Back then, everyone was singing Vietnamese, some French, but no one else was singing American music. Just me.
(Phương Tâm)

La historia merece ser contada por el final. A finales de 2019 Hannah Hà recibió una llamada del productor de una película para conseguir el permiso de usar una de las canciones de su madre en la banda sonora. Hà le dio largas, pero la llamada había espoleado su curiosidad. De su madre sólo conocía su experiencia como cantante por algunas anécdotas familiares que se resumían en “cuando era mucho más joven canté”, y en algunas noches de karaoke en las que sin embargo destacaba por su voz. Tras buscar en Discgogs y comprar tres singles en Ebay, involucró en la búsqueda a Mark Gergis, experto en la escena primigenia taiewanesa y que ya había publicado un tema de Tâm en “Saigon Rock and Soul” en 2010.
 


Sin embargo, la falta de masters de estudio de antes de 1975 en Vietnam y los discos o cintas que habían sobrevivido a los años más duros de la guerra, encontrar lo que había grabado Tâm era casi imposible. A la búsqueda y rescate se unieron entonces coleccionistas y productores como Jan Hagenkötter, responsable de la recopilación “Saigon Supersound”, Cường Phạm, Adam Fargason, Khoa Hà y el investigador Jason Gibbs. Lograron encontrar veinticinco de los treinta temas que se suponía (sabía) que Tâm había registrado en un época en que, como ella misma dice, “todos cantaban canciones vietnamitas o francesas”. Y continúa “pero nadie cantaba música americana. Sólo yo”.

“Saigon Surf, Twist & Soul” reúne esas grabaciones, muchas de las cuales no habían sido escuchadas en mucho tiempo, ni siquiera por la propia autora que, incluso, había cosas que había grabado pero nunca escuchado. La poca información que tenemos sobre ella, una de las primeras grandes estrellas de la escena primera que se dio en el Saigón capitalino y cosmopolita en la época anterior a la guerra, apareció en la búsqueda de los originales de sus canciones y en su memoria.

La fuerza y la calidad vocal de Tâm junto a su presencia escénica la llevaron a los mejores escenarios de los clubes nocturnos de Saigon a principios de los años sesenta. Y a la vez que la vida nocturna en que la cantante se iba involucrando, la industria musical del país crecía a marchas agigantadas, con casas de discos y productores brotando por todas partes. A su ascenso contribuyó también su versatilidad, ya que adaptaba rápidamente a su estilo vocal y a su idioma materno las modas que llegaban de Estados Unidos casi cada mes. Todas esas cualidades se transformaron en unas grabaciones que contaban con una banda de apoyo con guitarras eléctricas, contrabajo, vientos, piano, órgano, y unos coros remarcaban su fuerza.

Entre 1964 y 1966 Tâm grabó treinta canciones que la convirtieron en una estrella del rock’n’roll, lo que en vietnamita se denominaba “nhạc kích động” que, traducido, viene a ser “música de acción”. Lo más interesante de sus grabaciones, además de la fuerza y el exotismo, es la perfecta adecuación de unos ritmos ajenos al país, a una adaptación lírica que los convirtiera en grabaciones realmente autóctonas.

En 1966, mientras la escena musical de Saigón evolucionaba, Tâm de repente dejó su carrera musical para casarse con el hombre que amaba, y con el que unos años después emigraría a Estados Unidos, dejando incluso en un rincón escondido de su memoria la estrella que había sido. Hasta la llamada su legado permanecía desconocido.
 

PD: Y, como la misma Tâm recordó en una entrevista con motivo del lanzamiento del disco, “por supuesto son recuerdos maravillosos. Tuve suerte. Cantaba cada noche”.

[Ir a 54 Mujeres, La Serie]

[Ir a la portada de Tachas 439]

Comentarios