Es Lo Cotidiano

54 MUJERES, LA SERIE [XLV]

54 Mujeres • The Mo-Dettes (Cuatro chicas punk y el olvido) • José Luis Justes Amador

José Luis Justes Amador

The Mo-Dettes
The Mo-Dettes
54 Mujeres • The Mo-Dettes (Cuatro chicas punk y el olvido) • José Luis Justes Amador

I'm not a girl or a lady, I'm a woman

Sue Pragvec

Un solo disco largo, un puñado de singles, tres sesiones de John Peel, una canción que casi llega a las listas de éxitos y un par de versiones que nada tenían que ver con las originales, es un resumen acertado de la carrera de The Mo-Dettes. Un crítico dice de ellas que “todo el mundo ha escuchado hablar de The Slits y de X-Ray Spex, incluso The Raincoats se encuentran disfrutando de fama gracias en parte a los esfuerzos de Kurt Cobain para reeditar parte de su material… pero The Mo-dettes, incluso hoy, permanecen en la oscuridad, perdidas en los márgenes, todavía esperando a que se las descubra”. Tan oscuras son que apenas cuatro canciones suyas se encuentran en la supuesta “toda-la-música-al-alcance-de-un-click” que es Spotify.
 

Cuatro chicas de entornos muy diferentes unidas por la pasión por la música punk sería otra manera de definir la historia de las Mo-Dettes. Kate Korus se encargaba de la guitarra y venía de bandas femeninas como the Castrators, feminista nombre donde los haya, y the Slits era una usamericana que llevaba viviendo en Inglaterra desde 1974 y que había estado inmersa en la revolución del 77 desde el principio. La bajista Jane Crockford, que no era una experta en su instrumento, era una chica que se había fugado de su casa y cuya fama en el underground punk le venía de ser la compañera de piso de Vicious y Rotten. Ramona Carlier, la cantante, era una joven suiza que había dejado su carrera como bailarina clásica para mudarse a Londres ante la falta de escena en su país. La baterista, June Miles Kingston, venía de trabajar como música de apoyo en la malograda película protagonizada por los Sex Pistols, “The Great Rock’n’roll Swindle” (El gran timo del rock’n’roll).

Sus grabaciones fueron pocas y su primer single “White Mice” de 1979 las colocó en el candelero aunque no vendieron mucho. A pesar de las pocas ventas, el siempre inquieto John Peel se fijó en ellas y las invitó a una sesión el 28 de enero del año siguiente. “Dark Park Creeping” fue el nuevo single antes de su único disco largo de premonitorio título, “The Story So Far” que incluía dos versiones: “Milord” de Edith Piaf y un sorprendente “Paint it Black” de los Stones. Precisamente ese fue el single elegido por la casa de discos para promocionarlo. Antes había aparecido como flexi con una cara B también asombrosa, una versión del “Twist and Shout” homenajeando así a los dos grupos británicos por excelencia. La falta de ventas y la poca atención de la discográfica hicieron que poco a poco el grupo se tambaleara, y tras un par de cambios en la formación, desapareciera.

La historia de las Mo-Dettes es, por tristeza, la de muchos y muchos grupos: una carrera corta, buenas canciones pero ninguna excepcional, y una lenta condena al olvido.

 


PD: Fue, como lo cuenta Ana Curra en su autobiografía recién publicada, en un concierto de The Mo-Dettes donde pudo forjarse la escena post punk española. Fue en un concierto suyo donde Eduardo Benavente (líder y fundador de Parálisis Permanente) decidió viajar a Londres, donde descubriría nuevos sonidos. Y en el mismo concierto en el que Carlos Berlanga se acercó con intenciones coquetas a Ana, preguntándole si tocaba algún instrumento para invitarla, tras la afirmación de ella, a tocar en los Pegamoides.

[Ir a la portada de Tachas 441]

Comentarios