Es Lo Cotidiano

POESÍA

Poesía • Fragilidad • Magdalena Camargo

Magdalena Camargo

Magdalena Camargo
Tachas 448
Poesía • Fragilidad • Magdalena Camargo

Muchacha, cuentan que un tulipán es una promesa
entre lo etéreo y la hojarasca.
Míralo brotar como una caracola en el prado
y deshacerse con la primera brisa de julio
como si fuera tan ligero como tu sonrisa tocada por la luz
y tan suave como el abrigo que te cubre los hombros.
Muchacha, parece que de pronto fueras a ponerte de pie
y a nacer de nuevo en el bosque
como una criatura que nadie ha creado,
que solo bebe la escarcha avivada por la aurora
y asoma sus ojos entre la fragilidad de los arbustos,
incapaz de distinguir la figura del cazador en el acecho
y el estruendo de su fusil que penetra el cerco de los pinos
o el sereno que resbala en los dientes del acero
o el pánico del incendio que se eleva y que consume,
inmisericorde, las primeras hierbas del año
junto a los símbolos que con sus cuernos
los venados fueron dejando en el alba.
Pequeña muchacha, diminuto animal,
que no reconoce al hambre aullar
ni a la horda de fieras deambulando en mitad de lo terrible
ni el sabor de las bayas más tristemente dulces
ni la cruel ley de los elementos que rigen en el monte.
Tu sombrero voló hace tanto junto a los tulipanes,
tu abrigo quedó hecho jirones en medio de los cardos.
Te has puesto de pie
y ya solo queda tu gesto como un delicado trazo
que alguna vez alguien dejó puesto
encima de la hierba




***
Magdalena Camargo Lemieszek, poeta polaco-panameña, nacida en Szczecin, Polonia, 1987. Su poesía ha sido reconocida en Panamá con el Premio de Poesía Gustavo Batista Cedeño en tres ocasiones: Malos hábitos, 2008; El espejo sin imagen, 2012 y El preciso camino hacia la nada, 2018.

[Ir a la portada de Tachas 448]

Comentarios