Es Lo Cotidiano

CUENTO

Cuento • Entre la cama y la cocina • Antonio Flores Schroeder

 

Antonio Flores Schroeder

Antonio Flores Schroeder
Tachas 454
Cuento • Entre la cama y la cocina • Antonio Flores Schroeder


Anoche que estaba limándome las uñas debajo de la cama pensé en ir a la cocina otra vez. Tardé unas dos horas en tomar la decisión de enfilarme hacia allá, pero una rara situación me hizo dar marcha atrás. Siendo un poco sincero con mis lectores, debo decirles que nunca imaginé que dentro de mi cabeza se fueran a fraguar tantas guerras al mismo tiempo, ni siquiera en los años en los que la guerra de los apóstoles del caos me obligaba a permanecer desconectado de la realidad.

Entre el suelo y la base de la cama suelen suceder todo tipo de historias, no obstante,  escribiré sólo de una de ellas. Mientras pensaba en cómo ir hacia aquella parte de la casa sin hacer ruido para no despertar a los demás, me di cuenta que mi abuela tenía razón cuando me aseguraba en las tardes de ocio y tranquilidad que el silencio era amigo de la imaginación.

Sucedió que por fin había movido la pierna derecha, y justo al tiempo que empezaba a mover la otra me encontré de espalda pegado al techo, imaginándome desde arriba cómo esa otra persona que al mismo tiempo era yo, convergía debajo de la cama limándose las uñas.

¿Cuál de los dos iba a ir al refrigerador?, fue una de las preguntas que me atormentó. Entonces empecé a escupir para que mi saliva cayera sobre el colchón como seña para que mi otro yo se asomara, y pudiera ver el enredo en el que había convertido la realidad, sin embargo, recordé algo que me molestaba mucho.

Se trataba del sonido de las gotas del agua que caen unas sobre otras a través de una gotera, eso solía perturbarme lo bastante como para salirme de mis casillas, además no quería propiciar un conflicto innecesario a esa hora de la oscuridad.

Pensé que al principio no habría problema porque mis escupitajos caerían sobre una superficie seca, pero una vez que comenzaran a acumularse aparecería ese ruido sordo: plinc, plinc, plinc.

Por alguna situación que desconozco regresé a mi posición inicial debajo de la cama y me enojé porque la otra persona que al mismo tiempo (debo creer) era yo, comenzaría a escupir desde el techo hasta formar un charco en el que se produciría ese ruido infernal, del cual me escondía en ese lugar donde mi estructura molecular empezó a cambiar.



***
Antonio Flores Schroeder (Ciudad Juárez, Chih., 1975) es periodista y editor. Es fundador del movimiento cultural Escritores por Ciudad Juárez. Ha sido becario del Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Chihuahuense de la Cultura (Ichicult) dentro del taller de creación literaria “Laesta”, coordinado por José Manuel García García (2010). Obtuvo el Premio para publicación de novela con la obra Oriana (2010), por parte del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (Pacmyc).Coordinador del taller de creación literaria La Batea de la Universidad Regional del Norte (URN). Ganador de la Columna de Plata a la mejor crónica que organiza la Asociación de Periodistas de Ciudad Juárez. Actualmente se desempeña como editor del diario El Norte de Ciudad Juárez.

[Ir a la portada de Tachas 454]

Comentarios