viernes. 27.05.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

CUENTO

Tachas 464 • El payaso y la zanahoria • Ivonne Ortiz

Ivonne Ortiz

Iskra Peneva
Tachas 464
Tachas 464 • El payaso y la zanahoria • Ivonne Ortiz


Estaba en el puente del amor, en la parte alta, arriba del ruido de los coches y el tráfico pesado de un fin de semana por la tarde. Su peluca era roja y china, sus zapatos grandes y negros. Sentado de canastita, el payaso Rulfo clavaba su mirada en el centro. La vida pasaba. Las risas también.

Rulfo estaba sentado en medio del puente, de perfil a Samara. Ella estaba por subir, pero se detuvo al verlo. Él comenzó a girarse hasta quedar a 45 grados hacia ella, quien lo miraba cuidadosamente como quien observa aquello que le causa miedo. Nunca le gustaron los payasos. En sus fiestas infantiles nunca llegó uno. 

El payaso sacó un rastrillo. Samara supuso que era de los buenos porque cuando empezó a tocar su piel ésta se desmoronaba a la perfección como un rallador pelando una zanahoria. El payaso tomó el rastrillo, lo llevó desde sus pies hasta su cabeza. Pela, corta, pela de nuevo. Se está convirtiendo en zanahoria y se está quitando la piel. De arriba hacia abajo, se repite y se repite hasta desaparecer.

Nunca miró a la chica a los ojos. No sabía que lo observaba. Ella formaba parte de un escenario; lo único agradable que tenía era el puente del amor. Lo miró hasta que se desmoronó como una zanahoria rayada a punto de comerse con tajín.

¿Había explicación para que el payaso se deshiciera?

Al día siguiente Samara siguió con su vida rutinaria. Fue al trabajo a las ocho de la mañana para salir a las cinco e irse caminando a la universidad. Pero el sueño del payaso cortándose la piel no salía de su mente. Lo contó horas después a un amigo, por la noche, justo cuando caminaban por el puente del amor. Su compañero se asombró y solo le dijo: "que pedo no mames".

A Samara le dijeron que los sueños forman parte del subconsciente, que son un reflejo de lo que se vive o podría pasar. Ella prefería guardarlo, no lo contó a muchas personas. Tal vez el payaso y su niña interior eran amigos en un universo alterno.

***
Ivonne Ortiz. Redactora y reportera en medios digitales. Aficionada de la fotografía, los lugares extraños y el color azul. Versátil siempre. Interesada en temas de violencia de género con perspectiva de género.

[Ir a la portada de Tachas 464]

Comentarios