Es Lo Cotidiano

REINAS DEL RYTHM & BLUES [I]

Reinas del R&B [I] • Algo de contexto • Javier Morales García

Javier Morales García

00 reinas - intro
00 reinas - intro
Reinas del R&B [I] • Algo de contexto • Javier Morales García


Las mujeres afroamericanas han tenido un papel de importancia en el rythm & blues desde el primer momento; sin embargo, el estereotipo popular suele restringir la contribución femenina a la música vocal: las cantantes de blues clásico, las vocalistas femeninas de las eras del swing y del be bop, por poner algunos ejemplos. Pero también hubo pianistas y guitarristas que triunfaron y obtuvieron logros de importancia. Las instrumentistas femeninas no lo han tenido fácil para ser reconocidas, y ello por obstáculos muy similares a los que han definido la lucha por la igualdad de derechos en el mundo empresarial: las ideas victorianas acerca de cuál debe ser el lugar de una mujer, los miedos de origen puritano a que hombres y mujeres trabajen bajo un mismo techo, salgan de gira en común y actúen en horarios dudosos en locales de entretenimiento aún más dudosos.

La estereotipada atribución de los instrumentos de viento a los hombres y los instrumentos de cuerda para "las señoritas", el miedo al desempleo entre los músicos varones cuando un grupo numeroso intenta acceder a lo que hasta la fecha ha sido una situación de vergonzante monopolio, el patriarcado o las viejas redes de amistad masculina, la condición masculina de casi todos los agentes y propietarios de club, la actitud paternalista, hostil e ignorante de tantos críticos y periodistas, y un largo y penoso etcétera, forman parte de todos esos obstáculos.

Por todo esto y más, resulta tan remarcable que numerosas mujeres hayan conseguido superar estos obstáculos y triunfar en el mundo del rythm & blues.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX, cantantes y musicas de R&B consiguieron hacerse con un lugar en el denominado Circuito TOBA (Theater Owners-Booking Association: Dueños de Teatros y Agencias de Contratación), que estaba compuesto por circos, carnavales, espectáculos ambulantes y teatros. Las estrellas de estos espectáculos eran pioneras que gozan hoy en día de una consideración artística casi legendaria y merecen un reconocimiento que va más alla de sus voces y sus solos, de su sentido del espectáculo. Y por si esto fuera poco, además abrieron caminos y facilitaron el ingreso de otras mujeres en la profesión musical.

El papel de estas mujeres como cantantes, instrumentistas, compositoras y estrellas del R&B, ya fuera en solitario o como líderes de sus propias formaciones, es clave para lo que fue el desarrollo de un sonido, de una clase de blues urbano.

Nombres ya míticos como los de Ma' Rainey, Mamie Smith, Bessie Smith, Ida Cox, Ethel Waters, Alberta Hunter, Sippie Wallace, Victoria Spivey, Lucille Bogan y otras, ellas lo empezaron todo, y siguiendo los pasos de estas cantantes, varias instrumentistas y una nueva generación de vocalistas comenzaron a destacar en el mundillo del R&B, iniciando asi una tradición de presencia femenina en este género musical.

De alguna de ellas sólo conocemos el nombre, apenas hay alguna fotografía, algún disco, y también hubo muchas de ellas que nunca llegaron a visitar un estudio de grabacion.

Algunas se dedicaron al blues, otras al Jazz, otras también al soul y al R&B, pero al final, los términos musicales se acaban confundiendo.

El termino rhythm and blues se acuñó en los Años 40.

Antes de la guerra las compañías discográficas consideraron oportuno identificar sus discos de blues con la etiqueta: "Race Music", (Musica de Raza), y cuando Billboard empezó a compilar las ventas de discos en el mercado negro en 1946, recurrió a este término. En 1948 se avergonzaban de la expresión y empezaron a utilizar alternativas, como "Ebony"( MGM), "Sepia" (Decca y Capitol), o directamente ya "rhythm and blues" (RCA-Victor).

En junio de 1949 Billboard, sin comentario alguno, cambio el término que utilizaba por el de "rythm & blues", y aunque aún en 1952, Decca anunciaba su producto para el mercado negro como música sepia, desde entonces, el R&B se convirtió en la categoría que englobaba la música y los discos para el público de raza negra. El termino se ajustaba a la música que se había desarrollado a partir de los estilos de blues anteriores a la guerra, y sus elementos más nuevos y característicos desde entonces fueron la inclusión de los ritmos más bailables y las cantantes y estrellas femeninas.

Así que éste es un homenaje a todas esas artistas que lucharon por tener un hueco en un panorama musical dominado, tristemente, por los hombres. Ellas sublimaron el R&B dándole una visión femenina, tan real como cualquiera, a un género musical que destilaba machismo a raudales.

Pioneras en muchos sentidos de la palabra, estas rythm & blue, ponían a los hombres en su sitio, ya fuera con las broncas que les echaban, ya fuera con la comida, con el amor o con el sexo.

Y los hombres se rendían ante ellas, y sus canciones ante su talento natural y sus encantos.

Aquí van algunos nombres, algunas historias, algunas canciones y algunos discos.




***
Javier Morales García es editor del modzine canario Ecos de Sociedad desde 1984
 

[Ir a la portada de Tachas 469]

Comentarios