miércoles. 28.09.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

CUENTO

Tachas 472 • Bégimo • Verónica Cortés

Verónica Cortés

Verónica Cortés
Tachas 472
Tachas 472 • Bégimo • Verónica Cortés

Antes de levantarme de la cama mis ojos recorren la habitación y se detienen ante la segunda franja de ladrillos, a su alrededor resaltan las marcas de humedad. La gotera forma la silueta de un animal, es robusto, inmenso. Cierro los ojos y al abrirlos percibo como sus pulmones se llenan de aire. Es una bestia pálida y su saliva es de un fluido negruzco, sus ojos huecos observan una multitud de personas que lo rodean admirados y le lamen la faz. El diabólico animal me mira, estira las corpulentas extremidades y da comienzo la persecución.

Doblo la esquina tan rápido como pueden mis piernas, al fondo de la calle veo su cola de cedro que se mueve con el tic-tac del tiempo. Soy la presa, puedo sentir su bufido en el cuello, me provoca un miedo repulsivo, un miedo que se escurre detrás de la oreja izquierda en forma de sudor, de balbuceo. Sus pisadas resuenan en el concreto: pum, pum, pum, a cada paso que da la tierra se abre. La figura monstruosa y gigantesca acelera, es tan pesado que a simple vista parece torpe y en el momento que se intenta erguir para dar un salto y cazarme, tambalea y cae. Su mandíbula se disloca y sus miembros se desarticulan. Se impacta con fuerza contra el pavimento, haciendo caer numerosos edificios que lo sepultan por completo. Mis pasos agotados reconstruyen el camino de regreso a casa, a mi habitación. Y la ciudad, demolida por aquella bestia invasora, queda partida por la mitad lo mismo que el resto de sus habitantes.



***
Verónica Cortés Después de terminar la licenciatura en Cultura y Arte trabajó en algunas librerías, lo cual fue un impulso para que años después abriera “La madriguera literaria”, una librería independiente en la ciudad de Guanajuato. Ha sido mediadora de lectura en un paralibros (una pequeña biblioteca de parque, en donde se guardaban libros y los prestaba a todo aquel que se lo pidiera). Al inicio del año pandémico comenzó a grabar cuentos y relatos para niños. El tema que más le apasiona es la mitología: dioses antiguos y criaturas mitológicas, lo que ha sido de inspiración para algunos de sus escritos. Estudió la maestría en arte en la Universidad de Guanajuato, aunque sabe que el arte es un tema imposible de abarcar sigue estudiando como autodidacta para los talleres que imparte. Uno de sus sueños es ser ilustradora.



 

[Ir a la portada de Tachas 472]

Comentarios