Es Lo Cotidiano

RESEÑA

Tachas 477 • ‘Los Sancrispines’, todo un homenaje zapatero • Juan José Huerta

Juan José Huerta

Los Sancrispines 1
‘Los Sancrispines’, todo un homenaje zapatero
Tachas 477 • ‘Los Sancrispines’, todo un homenaje zapatero • Juan José Huerta


Con su acostumbrada edición impecable, en esta ocasión en alianza con CICEG, Tlacuilo Ediciones recopila en el libro Los Sancrispines | Memoria de zapateros que han hecho historia las semblanzas biográficos de quienes han recibido el galardón San Crispín de Oro, que desde 1975 se otorga a las personalidades más destacadas de la industria del calzado en México, y en especial en el Bajío guanajuatense.

Con este libro se brinda un homenaje a los empresarios que han forjado la historia de la industria zapatera, declara la contratapa, y decreta inspirar a las nuevas generaciones con su legado… y el mensaje, la labor editorial, las microhistorias y los personajes abundan todos en el éxito de tal decreto.

Abre una introducción del Gobernador Diego Sinhué señalando esta actividad como una de las bases de la economía, de la sociedad y de la identidad de la región, amén de destacar el talento y la visión de los ejecutivos que la han conducido a transformar las oportunidades en crecimiento sorteando retos y dificultades. 

Alfredo Padilla Villalpando, en su calidad de presidente de la CICEG y de la CANAICAL continúa con la presentación, y pone énfasis en la cantidad de familias cuyo sustento depende de este sector para sobrevivir.

El galardón fue instituido en 1975 por don José Abugaber Sara, tomando el nombre del Santo que, junto a San Crispiniano eran zapateros y evangelizadores y que de esta forma brindan identidad a la labor en el mundo.

Los primeros galardones eran entregados a curtidores y zapateros, aunque después de un tiempo solo se destinarían sólo a estos últimos.

Ramón Ascencio Villanueva se constituye como el cronista que describe con sus semblanzas biográficas la pasión que los galardonados han impreso en sus labores, provocando el reconocimiento de la comunidad. Parafrasea al Nobel diciendo “¡Cuán inferior es el hombre feliz, al hombre que sabe sufrir!” Y toma esta cualidad para dotar a los galardonados de la capacidad de sobreponerse a las contrariedades, de salir avante y triunfar con el apoyo de los mejores trabajadores del mundo.

Estas reseñas homenajean a la vida en el contexto de la pandemia, haciendo notar entre las biografías las circunstancias que han llevado a los 50 hombres (y una mujer) a ser exitosos, y a dar y compartir los frutos de esos logros.

Los Sancrispines 2

Estas historias comparten rasgos que se repiten una y otra vez: el vínculo con la comercialización, la búsqueda de la innovación, lo importante que resulta la familia para impulsar el negocio, el patrocinio social, la georeferencia de las instalaciones manufactureras y la presencia social y política.

La labor del editor es evidente: la tapa dura, los grafismos, el diseño editorial, los separadores… Aunque yo ya tengo más de 50 años y me cuesta un poco de trabajo leer textos de color blanco con fondo negro, sobre todo en un acabado satinado que implica que esté buscando el ángulo del libro para que el reflejo no afecte mi lectura, y aún con ello la lectura resulta tan fascinante que se va prolongando por las madrugadas….

He separado algunas de las frases del resto de las semblanzas biográficas redactadas por Ramón Ascencio Villanueva porque me parecen “perlas de sabiduría”, y con su simple lectura dan cuenta de la idiosincrasia del sector, así como de la evolución que ha tenido su pensamiento a lo largo de 47 años. Estas líneas dicen, al describir a los galardonados:

  • A la piel hay que sentirla.
  • El cielo lo bendijo con 14 hijos.
  • Futbolista como todo buen leonés.
  • Su primer compromiso de conciencia comercial es el buen pago a sus proveedores.
  • Es natural en todos nosotros la lucha contra nuestras propias limitaciones y tendencias.
  • Muy afecto a coleccionar textos sagrados o profanos que sirven de alimento para el alma.
  • “Ponle plazo y precio”, fue la respuesta…
  • Así como las células van formando los tejidos de un órgano, la fabricación de calzado en las primeras décadas va reuniendo el trabajo de un cortador de piel o de forro, un cosedor a mando de zapato revolteado, un rebajador cuyo capital se reduce a una cuchilla y una chaira o una piedra para afilarla….
  • Adornan literalmente en la cama, pues no hay dónde más.
  • "…quiero que sea usted el Presidente municipal…"
  • Acogidos por este bondadoso pueblo mexicano, gozamos de la libertad que mi padre tanto ansiaba.
  • En viernes y sábados, los zapateros recorrían las calles con sus canastos llenos de zapatos en la cabeza.
  • El señor se engolosina, se da la buena vida…
  • Suma miles de pequeños talleres, sin que falte un barrio de la ciudad que los anime y multiplique.
  • Traen la iniciativa en las venas.
  • Vende varitas de tejocote enmieladas que se preparan en casa.
  • Se va a trabajar a los Estados Unidos y reúne suficiente dinero para iniciar su primer taller de calzado.
  • Porque tres siempre son más que uno.
  • Menos siempre será más.
  • La innovación más importante es fraccionar las operaciones.
  • Esta planta fue la primera en establecer la semana de 40 horas de trabajo.
  • Una de sus metas era proporcionarles una vida de mejor calidad (a sus trabajadores), al conseguir que todos tengan una vivienda propia.
  • La consigna en los años 60 es: exportar o morir.
  • Los trabajadores mexicanos han dado muestra que tienen aptitudes sobresalientes para fabricar calzado.
  • …la solución al descalcismo que priva en algunas regiones del país.
  • Propone por primera vez la creación del Museo del calzado.
  • Abordan el tren rumbo a estados Unidos con una meta: devolver a sus padres los tiempos de bonanza.
  • A los trabajadores les organiza los fines de semana paseos y actividades deportivas para que no dilapiden su salario.
  • Construye ahí mismo un estadio que, después de varios años lotifica en terrenos de 5 x 50 metros.
  • Él toma la iniciativa de colocar un león de cantera en la plataforma superior del arco.

·

Estoy seguro de que los mil ejemplares que se imprimieron en esta edición serán detonadores de sonrisas y recuerdos de todos aquellos que hemos vivido y formado parte de las filas de la industria del calzado. Esta publicación es un digno esfuerzo por la consolidación de la identidad de esta colectividad, a través del trabajo historiográfico que documenta este casi medio siglo.

Los editores aseguran que hay precio especial al adquirir este libro en el perfil Facebook de la publicación o en el de Tlacuilo Ediciones.

[Ir a la portada de Tachas 477]

Comentarios