sábado. 01.10.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

POESÍA

Tachas 478 • Ad Portas del Paraíso • Nicolás Naútfal

Nicolás Naútfal

Tachas 478
Tachas 478
Tachas 478 • Ad Portas del Paraíso • Nicolás Naútfal


Casi 8 meses de la anterior entrada, y nos encontramos en la víspera de recibir el cambio que nos prometieron y que tuvimos que creernos la historia que realmente ocurrió no aquella que a fuerza de ejecuciones extra judiciales nos obligaron a creer en ella. Metimos nuestras narices en la locura del caos de la información y de tiempo en tiempo de la desinformación pero cada vez menos, y bailamos ese vals de círculos sobre sí mismo, deseando ser tan anónimo como para ser encontrado por un Tolstoi de los campos y las pequeñas metrópolis del Gran Sur que circunda la Hoz de Minamá. La escritura es luego un medio para mejorarnos a nosotros mismos y cada sonido de la naturaleza así como cada movimiento de lo que llamamos Civilización, y lo que se manifiesta como jugada pura de la Política. Estamos traspasando las puertas de nuestra percepción, apreciando cada forma de vida en toda sensibilidad sin dejar nuestra cualidad cavernícola, no importa si al fin y al cabo todo pasa a ser sublimado en las formas que el arte propio manifiesta, ya sea en uno o varios espejos musicales. Ahora atendemos a un llamado a construir el País del Futuro que nos da sus lienzos y talleres de trabajo vivos en cada calle, en cada barrio; seremos poderosos porque ya somos juntos, conectados en el vibrante amor que arde en nuestras cabezas y corazones, porque Amor es solamente lo que se necesita para salvar la vida y recuperar toda aquella vida que se está perdiendo. Tuvo razón Gabo y todos nosotros cabemos en la cabeza del genio de Aracataca, porque él no era una persona era un dios entre los hombres, me pregunto si esta vez sabremos aprovechar esta oportunidad de oro que tenemos en la tierra de echar hacia adelante con paso de potencia mundial o seguir presos en el círculo más hondo de la caverna platónica. 

Pronto será el 7 de agosto y es un gusto recordar "aquel 19" en que pudimos liberarnos de la burbuja infernal que el Estado fabricó en la Retoma del Palacio durante aquellos infernales días 6 y 7 de noviembre, el día que se robaron el país al calor de las llamas, mientras el horror hacía correr despavoridas a las almas que veían abrirse el infierno a sus pies. Qué se iba a pensar que un bonachón poeta, tan ecuánime y patriota se iba a comportar como el gran traidor a la patria que prefirió proteger el silencio ante lo ocurrido y que terminó convertido en el Torquemada de media Corte Constitucional: que hagan versos no los hace precisamente unos estadistas, sin embargo, el Estadista es un Poeta en el verdadero sentido de la creación de realidades beneficiosas para las Grandes Mayorías. Unos hacen versos otros se dedican a hacer freestyling, a tocar guitarra en los sets periodísticos, en fin se dedican a ser bailarines de calidades, gordos maricas que imprimen un fuerte hedor a subdesarrollo en todo lo que tocan mientras se dedican a hacer la 21 mientras el país entero se encamina a la debacle. 

Cantamos Ojalá de Silvio, acaso con unos vinos de más con otros porros de más, con mucho más en la cabeza que una fácil creencia en las conspiraciones históricas. Decidimos que era suficiente de ver frustrada nuestra oportunidad en la tierra de ver el Eclesiastés Moderno, es decir todo el mundo en pleno intercambio de inteligencias. Parece que el simpático Uncle Sam, el alguacil super poderoso cual modelo T 1000, soldado westinghouse héroe clásico de la Guerra Fría, el carismático Sam parece estar perdiendo su cruzada de helicópteros y tecnologías capaz de hundir toda la flota de Pericles el Grande. También nos solazamos con los divertimentos del Imperio tal como el Rock and Roll, Hollywood, el entretenimiento adulto y la famosa lucha contra las drogas. Creemos todo lo que nos muestra CNN y FOX, al fin y al cabo podemos irnos al traste rodeados por las bolsas de cheetos y repletos de bebidas azucaradas hasta reventar de las miasmas.

Estamos cerca, el sueño parece cristalizarse en nuestras manos luego de tanto ir y venir por los infiernos que crearon para todos nosotros mientras ellos podían vendernos a todos a cambio de ese pequeño borde por el que ellos caminaban, donde no les era permitido reconocer que nos asesinaban y zaqueaban, solamente protegían a los cacaos y a las grandes multinacionales, no importaba que nos jodieran a todos nosotros o nos sumergieran en albercas de porquería. 





***
Nicolás Naútfal (Colombia). Soy un escritor de momentos, quiero decir, cuando los afanes me permiten esbozar algunas líneas. A veces desearía tener varios libros publicados y la cortedad de la existencia, los afanes, la impaciencia, qué sé yo, suenan como campanas de alerta y acaso aparezca un volumen de poemas en el punto de pago de un supermercado. 

Dedicación cotidiana: el comercio y la familia. El poema aparece cuando menos me lo espero.

[Ir a la portada de Tachas 478]

Comentarios