sábado. 01.10.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

POESÍA

Tachas 478 • Dos poemas • Iris Kiya

Iris Kiya

tachass
Tachas 478 • Dos poemas • Iris Kiya
Tachas 478 • Dos poemas • Iris Kiya

Eleonora

me aturde pensar en tus zapatillas rojas
Eleonora
la música country me hace recuerdo a la tristeza de Dilinger
antes de ser apresado
antes que su amada Evelyn se convirtiera
en cantante convicta
dime una cosa, Eleonora
qué siente alguien como Dilinger cuando roba un banco y después
le tira un beso a su amada
Eleonora
la música country me hace recuerdo a la tristeza de Dilinger
antes de ser amado
Eleonora
sé que esta tarde no tendré tiempo para verte
porque me ha tocado estar bajo la trinchera
es tan linda la foto tuya, Eleonora
temo que si te veo, otro soldado se enamore de ti
-miento
temo que si veo tu foto, sienta la tristeza de Dilinger
antes de ser acribillado
Eleonora




Ceci n´est pas une pipe
[Fragmento]


Ceci n´est pas une Smith & Wesson
Ceci n´est pas une camera
Ceci n´est pas une tranchée
Debajo la trinchera,
encuentro a mi padre a mi madre y a mi hermano
Debajo la trinchera,
acribillo sus ojos de azufre,
relleno las cuencas con plata y los epitelios restantes con saliva y cal
Debajo la trinchera,
cuento con la compañía de un fotógrafo y un soldado
Debajo la trinchera,
el fotógrafo me insinúa una toma a blanco y negro
Debajo la trinchera,
el soldado me habla de Carter y los cuervos,
le tiene miedo a la flacidez
y a los besos de las mujeres bonitas
Debajo la trinchera,
el fotógrafo me mira por el ojo de la culata
Debajo la trinchera,
el soldado y el fotógrafo
se suben a una avioneta y ponen el disco número ocho, pista tres
suena Paganini
y en el intermedio
el violín se mezcla con el sonido de la avioneta
Debajo la trinchera,
hay asfalto,
una ventana,
una cámara,
y una Smith & Wesson
Debajo la trinchera
mis huesos se están cosificando por la cal
El fotógrafo me muestra un rollo sin revelar
1. Debajo la trinchera un hombre
2. Debajo la trinchera una mujer
3. Debajo la trinchera un niño

Debajo la trinchera,
encuentro los cadáveres de mi padre, madre y hermano
Pound se ha estado alimentando
de garbanzos y setas,
setas que esconde en los rincones de su almohada
en el psiquiátrico
come garbanzos a deshoras, porque ya no puede
pensar en las elegías o en las servilletas de papel.
Pound se ha estado alimentando
de garbanzos y setas
entre las 6 y las 12
lee cuartillas y luego las reescribe
pensando en Aura y en la guerra
Pound ha estado leyendo
cuartillas,
y el psiquiátrico donde reside
solo cultiva garbanzos y setas
Pound se exacerba con
sus psicosis, con Aura,
con los garbanzos y setas.
Pound mira disimuladamente las esquinas
azuladas del periódico y recae en una
foto, una mujer de rasgos tenues y mirada
perdida.
Es ella, dice Pound
Entonces cae en el vórtice,
en el animismo.




 

***
Iris Kiya (Sebastián Melmoth) 1990, La Paz, Bolivia. Ha estudiado literatura en la Universidad Mayor de San Andrés. Ha publicado los poemarios Manicom(n)io fra(g)tal, colección postmortem (2010), 24 cortos y un prólogo en braille para Gelinau Laibach (2013), además de estar antologada en el libro Tea Party III (2014). Actualmente es parte del colectivo editorial Género Aburrido y coeditora de la editorial chileno-boliviana Maki_naria Editores

[Ir a la portada de Tachas 478]

Comentarios