Buscar
22:50h. Lunes, 20 de Mayo de 2019

INFIÉRNAME

Arturo Ramírez Lara

Tómame el cuerpo
Para qué sirve el cuerpo
Toma mi propósito y húndeme
 
El cuerpo es paciente y quiere que lo destrocen
El cuerpo espera una espada y la recibe
Espera un dolor y se inunda 

Dale al cuerpo lo que es del cuerpo infiérnalo 

Con el interés de tus cuerpos me quedo aquí
Aquí espero tus cuerpos y la noche 

La noche fue lo más terrible que inventamos los hombres
La fuimos haciendo a base de manchas y escupitajos a dios 

Pobres los seres que somos pobres y caminamos cargando un
cuerpo que quiere irse 

Yo quiero que mi cuerpo se infierne para colocarle los puntos
a las íes de este dios tan hijo de puta que se da el lujo de no
existir

Para patearle el culo a la patria
Para quebrarle los huesos a todos en su reunión de pestes 

Infiérname
A este cuerpo le cabe otro cuerpo que lo hunda
Toma una varita mágica una espada gruesa como esas
medievales con las que los hombres lucen tan torpes
Toma una flauta y tócame un báculo como esos con los que
caminan los ínfimos pontífices del engaño y la manutención
 
Toma tu cuerpo y mételo en el cuerpo y vuelve y vuelve
Este cuerpo quiere que tu cuerpo lo infierne 

Tu cuerpo será mi gran infernador del mundo 

Todos los cuerpos del mundo están rotos del alma
Todos los cuerpos del mundo caben en mi cuerpo
Yo quiero que me infiernes con todos los cuerpos del mundo 

Y los cuerpos de los hombres vienen a la puerta buscando su
pequeño pedazo de desamor
Yo les doy su desamor para ganarme tu infierno
Yo no puedo evitar que tu infierno sea nuestro infierno y
que tú te cobijes entre las piernas de los demás y te arrastres
buscando la sangre de todos 

Vamos a dejar que nuestro infierno implote hacia nosotros
que somos su centro. 

Yo soy el lugar de tu infierno
Infiérname 

Come una por una las células de tus alrededores
Dame tu infierno de leche y cobijas
Mete el miedo y el dulzor que quiebra los corazones
descompasados
Aquí hay un centro de un infierno que es tuyo y es nuestro
pero que es para ti
Aquí está nuestro infierno que te pido con todas mis piernas
y mis tiempos de guerra 

Mi cara no es tuya sino el cuerpo
Mis manos no son tuyas sino el cuerpo
Mis ojos no son tuyos sino el cuerpo
Mi alma es tuya porque la traigo esparcida por el cuerpo
El cuerpo es el que se infierna
Infiérnalos 

Yo quiero que todos los hombres del mundo metan su cuerpo
en mi cuerpo para que nos infiernen
Infiérnenos desde dentro 

Yo sé que tu infierno está entre barandales y buganvilias y
que se acerca desde adentro buscando el sinsabor de los
cuerpos de los hombres
Pero yo lo busco entre las multitudes ansiosas de las cosas del
mundo 

Tú te vistes con las coronas de todos los hombres del mundo 

Mándame tu infierno coronado con la nada cargada por las
cabezas del mundo
Tú fuiste el amor el infierno y mi tierra
Llénala con tu carne cubierta con sal
Que del infierno viene la sal y los dulces placeres entre las
piernas
Entre mis piernas
Mis piernas apenas abrirán a tu infierno de flores rotas y
manuscritos sepulcrosos 

Yo digo que las cosas son como son pero no debería
Debería decir que tu infierno es uno de barandales y rosas
Yo digo infiérname para que abras los brazos y tú gran
misericordioso tomas las piernas
Yo digo hazme tu infierno en tu blancura para cubrirla de
cardenales
Yo digo te dejo mi mar de agua sosa 

Infiérname de la boca al tobillo
Infiérname del ombligo a la espalda
Deja mi piel helarse en la tierra de tu infierno
Méteme tu infierno para que me corra por dentro como la
sangre 

Si mi cuerpo fuera un bosque tú serías el color 

Todo lo que ves infiérnalo
Déjame aquí tu infierno en la palma de la mano

Si mi corazón fuera un hombre tú serías su planeta 

Amarízame en el espacio vacío con todos tus inviernos
Déjame que te hable desde los vendavales y las arenas
Quítame todo tu cuerpo
Párteme 

Vamos a celebrar que las alambradas ya no sostienen a nadie
Hundámonos en la nuestra humanidad caduca
Vamos a mirarnos de cerca las manos llenas 

Como si fuera color cámbiame
Como si fuera silencio lléname
Como si fuera universo púdreme
 

***

Arturo Ramírez Lara Nació en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México, en 1979. Es licenciado en Literatura Hispanomexicana. Fue becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico David Alfaro Siqueiros 2001 en la categoría de Jóvenes Creadores por el proyecto de relatos inédito Antología del verde, del que se desprende el cuento ganador de una mención honorífica en el Concurso Nacional de Cuento Carmen Baez 2004. Fue traductor-reportero y editor de la sección En línea de El Diario de Juárez. Ha publicado poemas, artículos de crítica e investigación literaria en diferentes antologías como el Anuario de Poesía Mexicana 2005 (FCE, 2005), Divino Tesoro (Casa Vecina, 2008); y en revistas como Tierra Adentro y Oráculo. Colaborador de la revista de poesía Plan B. Actualmente es coordinador de las materias de Lengua y Literatura Hispánicas y jefe del departamento de control escolar en la Escuela Preparatoria Central de Ciudad Juárez A.C., dedicada a dar educación de excelencia a estudiantes de escasos recursos a nivel medio superior. Autor del libro de poesía Nanas para dormir a Jonás (Tierra Adentro, 2009).