Es Lo Cotidiano

CUENTO

Tachas 492 • Hice el amor con Cortázar • Connie Tapia Monroy

Connie Tapia Monroy

Imagen creada con IA
Imagen creada con IA
Tachas 492 • Hice el amor con Cortázar • Connie Tapia Monroy

Hice el amor con Cortázar en uno de los moteles de Cumming. 

Nos conocimos por redes sociales, creo que él me envió una solicitud de amistad y yo acepté. Hablamos algunas semanas, aunque no sé si realmente conversabamos tanto. Cortázar, de vez en cuando, me enviaba fragmentos de pequeñas historias que bosquejaba o poemas, que según él, escribía para mí. Él siempre escribía relatos "eróticos", donde supuestamente ambos éramos los protagonistas y decía que todo eso quería hacer conmigo cuando nos viéramos en el motel de la ciudad capitalina.

Así que ahí estábamos ese día, frente a frente, con todas esas historias dando vueltas en la cabeza. Y era Cortázar, Cortázar en persona; y si podía escribir tanta cosa linda, también podía hacerlas.
Pusimos el spotify con canciones rockeras, un pupurri aleatorio. Lo primero que hicimos fue besarnos desenfrenamente, y era entretenido ir moviéndose al son de las canciones que pasaron desde Phil Collins hasta Metallica. El ritmo fue intenso desde que nos sacamos la primera prenda de ropa. Cuando me besaba el cuello, se puso nervioso, sudaba demasiado. Cada tanto pasaba su mano por la frente para limpiarse el sudor. Ya no estaba funcionando y no sabía si era yo porque pensaba en otro chico o simplemente era él, que no pasaba nada. La verdad, me distraje. 

A mí me gustaban los libros de Cortázar, pero no sé si Cortázar. Pero estaba ahí, empelota frente a mí, succionando mi cuello hasta que Cortázar explotó y ¡oh! exclamé. Pasó nuevamente la mano por su rostro sudado. Que decepción. Él que había prometió el universo entero, ahora roncaba a mi lado. Tomé el teléfono y whatsapee con un par de chicos y escribí en mi block de notas: "hoy hice el amor con Cortázar en un motel de Cumming". Se acurrucó cerca de mi muslo y se quedó dormido boca arriba. Del set list sonaba Scorpions con el tema "no one like you" y se puso a balbucear en un intento de contarme que estuvo en el Rock and Rocket y de informarme que: "no voy a poder una segunda, amor"; y siguió durmiendo muy pegado a mi cuerpo desnudo.

Obviamente, no volví a salir con Cortázar. A veces llama, pero no respondo o lo dejo en visto.

***

Connie Tapia Monroy (1980, Chile). Escritora y directora de Astartea Editorial. Se desempeña como mediadora de lectura y dirige el taller de creación literaria «La Licuadora», taller «Cartocreativo» y el club de lectura de ciencia ficción «Prometeo, los hijos del fuego». Ha publicado los libros: Agonía profana (2004), Viviendo entre Sarracenos (2008-2018), Osario (2018) y Canciones Diabólicas (2021). Sus trabajos han sido publicados en variadas revistas y antologías en Chile, Argentina, Perú, México y España.




[Ir a la portada de Tachas 492]

Comentarios