Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA 470

Imperio Robótico 1 - Maximus, de Alejandro Ramos de la Peña • Jaime Panqueva

Imperio Robótico I, Máximus, portada
Imperio Robótico I, Máximus, portada
Imperio Robótico 1 - Maximus, de Alejandro Ramos de la Peña • Jaime Panqueva

Hace un par de semanas se llevó a cabo la final del concurso mundial ANA Avatar XPRIZE, que tuvo tres años de duración y distribuyó una bolsa de 10 millones de dólares en premios. Su objetivo consistía en la construcción de un robot avatar, que además de ser teleoperado a distancia en tiempo real, transmitiera, entre otras, sensaciones como el tacto, el peso de los objetos, además de ser capaz de interactuar con personas. Dentro de los 150 equipos inscritos en la fase inicial, uno de Irapuato, sin patrocinios oficiales, supo colarse entre los 15 finalistas y ocupar un muy meritorio séptimo lugar.

Alejandro Ramos de la Peña, autor de la saga Imperio Robótico, que incluye los títulos, Máximus, Holokinesis y Metasapiens, fue el catalizador de la entrada de la empresa irapuatense Inbiodroid en esa gesta tecnológica. Apasionado emprendedor con varias patentes a su nombre, es también autor de un par de manuales para inventores, que se pueden adquirir, al igual que sus novelas, en la plataforma Amazon. Inquieto y siempre dispuesto a compartir sus lecturas sobre el desarrollo de la ciencia, conversamos hace unas semanas en un programa de La nave de Argos, alrededor de la innovación tecnológica. La charla gravitó alrededor de las capacidades de la ciencia actual de crear inteligencia artificial. Escrita como ciencia ficción, Máximus desarrolla este concepto a través del Pensamiento Artificial Racional y su implantación en robots que, como los replicantes de K. Dick, se introducen entre la población mediante la alianza de HoloTech y el Gobierno Mundial.

Escrita por una mente más práctica que literaria, la novela oscila entre enumeraciones algo abruptas de problemas y soluciones, y personajes elementales que plantean complejos dilemas éticos para abismarnos hacia los desarrollos tecnológicos que son parte de nuestro futuro, como la PRAIE -Polimorfización de Resonancia Acústica e Inducción Electromagnética-, o la Comunicación sincrónica atemporal entre dos núcleos. Tecnologías que respectivamente revolucionarían la materialización de prácticamente cualquier objeto imaginado, o la capacidad de teleprogramación y comunicación de entes robóticos.

Justo por esta semana, que como género humano rebasamos los 8 millardos de personas, prevemos que la robotización y el desarrollo desmesurado de tecnología dejaría fuera del espectro laboral a más de la mitad de la población del mundo. Ramos de la Peña pronostica en su texto el surgimiento de un Neoludismo, reelaboración de aquel del siglo XIX, además de plantear una pregunta básica al final de su novela: ¿Qué hacer con tanto poder?

Comentarios a mi correo robótico: panquevadas@gmail.com



[Ir a la portada de Tachas 493]

Comentarios