Imprimir

La historia del Northern Soul

Javier Morales i García | 29 de marzo de 2020

The Wigan Casino, que funcionó entre 1973 y 1981
The Wigan Casino, que funcionó entre 1973 y 1981

Javier Morales i García

Imagina esto si puedes: seis jóvenes con pantalones tan anchos que parecen doblarse como el timón de un barco, están bailando un soso instrumental, con todo tipo de acrobacias, que hace que un breakdancer sea carne de geriátrico. ¿Dónde estamos? ¿En el famoso Wigan Casino? Pues no. Esto es el programa de la BBC Top of The Pops y los chicos en cuestión están bailando la última entrada en las listas de éxitos británicas, Footsee, de los Wigan's Chosen Few. ¿Así que esto es el Norhern Soul? No exactamente.

Debe haber muchos coleccionistas cuya idea de la escena Northern ha sido formada viendo videoclips como este, pero la realidad es muy distinta. Las raíces del Northern Soul se remontan a 1963, cuando clubs como el Flamingo, el Blue Note, el Ambassador y el Twisted Wheel, se hicieron con una clientela de Mods y emigrantes jamaicanos, y donde se podía escuchar auténtico R&B, a la orden del día.

Bandas como The Who, adoptaron la moda Mod por 1964/1965, aunque su música poco tenía que ver con lo que escuchaban los Mods (Atlantic, Stax y Motown, principalmente). Cuando la escena Mod se fue perdiendo, transformándose hacia el Flower Power y la Psicodelia, hubo gente que siguió fiel al Soul, ahora más fuerte que nunca. Fanáticos que seguían escuchando su música favorita, desde Detroit a Memphis, pasando por las Costas Este y Oeste.

Lentamente, pero con firmeza, aparecieron un gran número de clubs a un nivel underground, en el norte de Inglaterra. La escena de los clubs, a finales de los 60, estuvo dominada por el Twisted Wheel Club en Manchester, uno de los primeros lugares del país que organizaba veladas que duraban toda la noche (luego conocidas como Allnighters o Nighters). La música era principalmente Soul americano, de ritmo rápido. Aunque, en un principio los discos eran ediciones inglesas de clásicos americanos, eran difíciles de conseguir, debido a la falta de promoción de las discográficas, centradas en sonidos más experimentales, así que se convirtieron pronto en objetivo de los coleccionistas.

Algunos de los temas más populares de la etapa del Twisted Wheel eran The Entertainer de Tony Clarke (Pye), Dr. Love de Bobby Sheen (Capitol), Mr. Bang Bang Man de Little Hank (London), Soul Time de Shirley Ellis (CBS), The Boogaloo Party de The Flamingos (Philips), Ain't no soul left in these shoes de Major Lance (toda una rareza en la época en Inglaterra para la Columbia), Just a little misunderstanding de The Contours (Tamla Motown), That's enough de Roscoe Shelton (Pye) y el fantástico y rapidísimo C'mon and swim de Bobby Freeman (Pye).

Fue hacia el final de la época del Twisted Wheel, cuando el famoso periodista de Soul y co-fundador del sello Soul CityDave Goodin, acuñó el término "Northern Soul", para diferenciar los sonidos con influencia de Motown, que se escuchaban en el Norte, de los sonidos funkies, más populares en el Sur. Cuando el Wheel cerró sus puertas, en 1970, debido a la presión policial -el uso de anfetaminas y speed no tenía secretos para los fanáticos de las allnighters, pero llevó al cierre a cientos de clubs por las autoridades- prácticamente toda la ciudad al norte de Watford tenía ya su propio Soul Club. En Bolton estaba el Va-Vas, en Woverhampton el Catacombs, en Crewe el Up The Junction, pero fue el Golden Torch de Tunstall, en Stoke-On-Trent, el que tomó el relevo del Wheel Club.

El surtido de material bailable, editado en Inglaterra, al estilo de la Atlantic o de la Motown, se acabó pronto. Los D.J's empezaron a fijar su atención en los lugares de origen de estos discos: U.S.A. El tema era encontrar esos singles raros con ritmo bailable, muchos de los cuales no habían tenido distribución fuera de sus ciudades de origen. Las importaciones empezaron a funcionar y las pistas de baile se llenaron con nuevos sonidos como Six by Six de Earl Van Dyke (Soul), Baby reconsider de Leon Haywood (Eat Fish), Nothing worse than being alone de The Adlibs (Share), You're gonna make me love you de Sandi Nelson (Okeh) y Quick changing artist de The Soul Twins (Karen).

Los discos comenzaron a cambiar de dueños, con precios superiores a 10 libras (una cifra astronómica para la época) y nació toda una nueva escena de coleccionistas. De hecho, muchos singles raros habían sido traídos en barco durante los 60 a puertos ingleses como Liverpool. El problema era ahora encontrarlos.

Si los gustos musicales no habían cambiado, con respecto a la década anterior, las modas sí lo hicieron. Durante los 60, la moda seguía los cánones del movimiento Mod, y a finales de la década sería el look suedehead el que iba a tomar más relevancia en la escena Northern. Para 1973, la moda suedehead, versión elegante del look skinhead, fue reemplazado por una nueva moda de la cultura juvenil británica. Ahora, se llevaban camisas de bolera americanas, sudaderas de baloncesto con parches de las Allnighters y pantalones anchísimos, de cintura alta y llenos de botones y bolsillos, conocidos popularmente como los "baggy trousers" o simplemente "baggies". La anchura de los pantalones crecía cada mes. Empezando por 35 centímetros y terminando por monstruosos de ¡112 centímetros!, a finales de 1978.

1973 también vio la clausura del Torch (una vez más por drogas) y, en Septiembre de ese mismo año, se abrió el mayor Soul Club de todos los tiempos, el Wigan Casino. El Casino estaba perfectamente organizado, y tenía casi de todo: una enorme pista de baile rodeada de asientos, una balaustrada que iba a lo largo de tres paredes, desde donde se podía comprobar la brillantez de los bailarines en la pista. También tenía varios bares de comida y bebida, y un bar con música, que estaba siempre tan lleno que costaba 10 minutos llegar de una parte a otra del local. Además, contaba con una sala, llamada "Mr. M's", donde solo se pinchaban 100% "oldies".

Los que estén pensando que todos los discos de la época Northern Soul eran "oldies", porque estaban grabados en los 60, están muy equivocados. Un "oldie" es, en la terminología Soul, un disco muy conocido y pinchado frecuentemente en veladas anteriores. Algo tan simple como eso. Un "newbie", también es un disco de los 60, pero que ha sido descubierto recientemente por un DJ o un coleccionista y que ha causado una sensación favorable en una velada. Muchos de los "newbies" de hoy en día son, de hecho, "oldies", ya que fueron descubiertos en una época, en que los discos se descubrían con tal abundancia, que solo unos pocos tenían tiempo de causar gran efecto entre el público. Era muy frecuente, pinchar los discos en una velada y que luego desaparecieran de ellas, con el fin de que hubiera espacio en las pistas de baile y alcanzaran altos precios al poco tiempo.

Solo después de un año de existencia, el Wigan Casino se hizo con 100.000 socios (menos mal que no iban todos a la vez) y empezó a convertirse en algo para los mass-media. Esto no es de extrañar, en veladas, donde miles de personas de menos de 18 años podían entrar a una discoteca durante toda la noche, donde no se vendía alcohol y nunca había peleas. La gente iba solo a escuchar la mejor música y bailar. Pero todo empezó a masificarse.

Algunas compañías discográficas británicas empezaron a interesarse por el fenómeno del Northern Soul, que todos los fines de semana atraía a miles de personas; en especial el sello Pye que creó el sello paralelo Demand, que originalmente recopilaba los mejores temas pinchados en el Casino, por el DJ Russ Winstanley. Irónicamente, solo tres de los singles de Disco Demand consiguieron algo de impacto en las listas británicas, y los tres eran de artistas blancos -Goodbye nothing to say de The Javells, Under my thumb de Wayne Gibson y el tema ya citado, Footsee de Wigan's Casino Chosen Few (que no eran incluso ni un grupo, sino un productor avispado, cantando sobre una base musical pregrabada). El hecho de que estos temas de artistas blancos anduvieran mano a mano con los auténticos sonidos negros americanos, era debido a la política del Casino: "Si es bailable, pínchalo; sea blanco o negro." Desafortunadamente, esta política hizo que el Casino perdiera mucha credibilidad entre los fanáticos del Soul. Por ejemplo, se empezaba a pinchar temas de pop blanco poco conocidos, como My Heart's symphony de Gary Lewis and The Playboys (Liberty), y era puesto como ejemplo de Northern Soul.

La gente que no aceptó estos sonidos nuevos se trasladó a Blackpool, al Mecca Club, donde los DJ'S Ian Levine y Colin Curtis pinchaban solo temas de 60's Soul Americano, entremezclados con nuevos temas de Soul de los 70. Aunque los sonidos de los 60 que se pinchaban en el Blackpool Mecca, eran con mucho los mejores del país -por ejemplo, Too darn too soulful de Morris Chestnut (Amy), Ain't that right de Bruce Coefield (Omen) y Stick by me baby de The Salvadors (Wise World)- estos sonidos fueron pronto desechados por los DJ'S Levine y Curtis, dejando solo los temas nuevos de los 70 en su repertorio. El Northern en el Mecca se había acabado.

En 1975, el Northern Soul nunca estaba fuera de las listas de éxitos y de la prensa. Cada fin de semana había al menos 10 Allnighters para elegir. Las compañías discográficas optaron por nuevas versiones de clásicos del Northern Soul, como por ejemplo el LP de los Wigan's Ovation Northern Soul Dancer (Spark) y las reediciones de material clásico eran abundantes.

En ese año se reeditaron temas, en sellos ingleses creados a tal efecto, hasta entonces raros, de Hoagy Lands, The Shaphires, Larry Williams y Johnny Watson, Bunny Sigler, Dean Parrish, Homer Banks, Betty Swann y una larga lista, todos por 55 peniques en la tienda de la esquina.

En 1976, el Wigan Casino estaba en pleno auge. El Pop blanco había desaparecido en su mayoría y se pinchaba música negra de gran calidad, lo que atrajo de nuevo a la gente que se había marchado al Mecca de Blackpool. Desafortunadamente, muchos discos tenían ya una vida muy corta, ya que en cuanto un tema se hacía popular, era pisoteado por las compañías inglesas y sacaban una reedición, así que no era considerado lo suficientemente bueno para pinchar en una velada de "newies". Muchos grandes discos corrieron esta suerte, pero gracias a ello, ahora viven una feliz vida como respetados "oldies". Muchos Dj's decidieron poner "Cover ups" en sus singles (una etiqueta blanca encima de los créditos para que nadie supiera que disco era y no se lo pudieran pisotear), lo que explica que haya discos de los Detroit Shakers (auténticos Outsiders), Bob Wilson's Sounds (auténticos Checkboard Squares) e incluso en 1985, Clifford Binns (auténtico Donald Jenkins).

Los primeros 80 fueron años duros para la escena Northern. La asistencia bajó, a medida que la gente creció, se casó y tuvo hijos, y no había nadie para tomar el relevo en la escena. El Casino cerró en 1981 y nunca podrá ser reemplazado. Los pocos eventos brillantes que quedaron eran las allnighters del 100 Club de Londres, organizadas por Kent Records, que todavía continua, y el Club Top of the World, en Stafford, que aunque solo duró dos años, dio al mundo alguno de los mejores sonidos de todos los tiempos, con especial énfasis en el Soul y con ningún stomper de Pop Blanco.

El coleccionismo de discos había cambiado considerablemente a mediados de los 80. Los singles originales empezaron a alcanzar precios desorbitados, hasta el punto de que singles americanos como el Burning Sensations de Robbie Lawson (Kiser), Wanted and Needed de Gwen Owens (Velgo) y el Lady in Green de The Magnetics se vendían por más de 1000 libras cada uno, y había más de 50 singles que superaban las 500 libras.

También el coleccionar Northern Soul editado en sellos británicos de época experimentó un gran boom, y temas como To the ends of the earth de Tony Middleton (Polydor), It'll never be over for me de Timi Yuro (Liberty), Gotta find a way de Cajuns Heart (Warner Brothers) y el Looky Looky de The Brothers Grimm (Ember), se venden por más de 100 libras.

La política músical también había cambiado. Los rápidos stompers son algo raro estos días y el interés se ha puesto en los medios tiempos y baladas, como The Panic is On de Roy Hamilton (Mgm), Feminine Ingenuity de Ruby (Golden Token) y el I won't be coming back de Jay D. Bryant (Shrine).

Pero lo verdaderamente importante, es que aún hoy en el Norte (y otros puntos de Europa), se siguen organizando allnighters, se siguen descubriendo tesoros escondidos y la leyenda del Northern Soul continua...

Los originales del soul más raros

  • Do I love you (Indeed I Do) Frank Wilson - Soul
  • Johnny On The Spot Dennis Edwards - International Soulville
  • Lady in Green The Magnetics - Bonnie
  • Like a Nightmare The Andantes - Vip
  • Somebody now Danny Moore - Allrite
  • What happened yesterday mr. Soul - Genuine
  • I Won't be coming back JAY D. Bryant - Shrine
  • No One else could take your place The Inspirations - Breakthru
  • Ain't gonna do me harm The New Wanderers - Ready
  • It's our time to fall in love Cody Black - Gig
  • Cheating Kind Don Gardner - Sedgrick
  • Burning Sensation Robbie Lawson - Kyser
  • It's Only lies Reetha Reese - Dot
  • I'm coming over Johnny Huneycutt - Triode
  • Because of my Heart Frank Beverly - Rouser
  • Just say you're wanted and needed Gwen Owens - Velgo
  • The Airplane Song Norma Jenkins - Maltese
  • Save your love for me baby Freddie Butler - Wheelsville
  • It's no news Melvin Davis - ?
  • Lonely Girl Eric Mercury - Sac

Bonus track:

  • Seven Days too Long Chuck Wood

Agradecimientos:

  • Euzkadi Northern Soul Club
  • Soul Food
  • Alejandro Aguayo
  • Shake Me Wake Me
  • Soul Time
  • Breakway
  • Y a todos los dancers.

 




***
Javier Morales i García (Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80 escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 355]

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/tachas-355/historia-northern-soul/20200329081435060389.html


© 2021 Es lo Cotidiano

esloCotidiano | Las redes sociales son el periódico

Contacto: eslocotidiano@gmail.com
Colaboraciones para el suplemento semanal Tachas: tachas.eslocotidiano@gmail.com

Director General: Leopoldo Navarro