Imprimir

Requiebros

Anónimo | 04 de noviembre de 2016

Anónimo

¡Ay, qué rueda de fortuna!
¡Ay, qué rueda de alegría!
Si no te cansas de andar,
de dar hueltas a mi reja,
si por una me trujites
a conoser estas tierras,
si por una linda dama,
linda era la su beyesa.

Yo la vidi en su balcón,
bien adornada y bien puesta;
a su derredor tenía
todas flores en maseta,
de rosas y claveyinas,
jazmines y violetas.
Atrevíme yo y pedíla
un clavel de su maseta.
–“Mira cómo me lo pide
sin desbroche ni veruensa.”

–“No os agraviéis, mi señora,
que es la usanza de mi tierra;
los galanes como yo
demandan a las donseyas;
eyas nos dan a nosotros,
nosotros damos a eyas.”
Sacara una mano blanca,
toda de sortijas yena,
y la metió a su bolsío
y a su horda faldriquera.

Sacó un estuche dorado,
y del estuche unas tijeras;
cortó clavel y besóle
y al mosuelo se le diera:
–“Toméis, moso, este clavel,
recaday bien esta prenda;
la dama que os le da
el alma y la vida os diera.”

Serró la dama el balcón,
y al mosuelo dejó fuera.
–“Mira cómo te quedates
forastero en tierra ajena;
ni besates ni abrasates,
ni folgates con donseyas.
No es que te irás a alabar
con mositas de esta tierra.”

Esto cantaba un galán
al pie de la hierba huena;
el que no sabe de amor
no sabe de cosa huena.

 

 

***

El poema Requiebros fue escrito posiblemente en los años 1700 en Orán, ciudad de Argelia que fue ocupada por los españoles por siglos. Es un ejemplo de poesía sefardí, declamada (y luego escrita) en ladino, el idioma de los judíos españoles, de mayoría mallorquí, emigrados y afincados allí. De ahí que se respete la grafía de esa variación del español, con algunas palabras que contrastan claramente con los usos actuales. El poema es anónimo y posiblemente se cantaba como un cuento de velada o una tonada de amor (Tachas recomienda su lectura en voz alta, que al final la poesía así tendría que ser.) La estrofa que cierra el poema era una conclusión popular en la lírica romántica sefardí, por lo que muchas distintas baladas la usan. Requiebros fue recopilado primeramente por Manuel Álvar como parte de una muestra de la poesía tradicional de los judíos españoles.

[Ir a la portada de Tachas 178]

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/tachas-178/requiebros/20161104222207033367.html


© 2019 Es lo Cotidiano

esloCotidiano | Las redes sociales son el periódico

Contacto: eslocotidiano@gmail.com
Colaboraciones para el suplemento semanal Tachas: tachas.eslocotidiano@gmail.com

Director General: Leopoldo Navarro