Buscar
02:09h. Lunes, 26 de Junio de 2017

Con Asia vamos bien, pero falta mucho por hacer

"¿A qué se debe esta favorable evolución en nuestra relación comercial con las naciones asiáticas, y en especial con China?"

 

 

No obstante que el año 2016 fue complicado para el comercio exterior mexicano, dado que las exportaciones totales cayeron -1.74% y las importaciones retrocedieron -2.07%, hay datos positivos de la relación comercial de nuestro país con las naciones asiáticas, los cuales se deben destacar.  

De acuerdo con cifras del INEGI, el comercio exterior de México con las naciones asiáticas, y en especial con China, comenzó a mejorar desde el 2016 y en el arranque de 2017 se muestran mejores números. Para ilustrar lo anterior tenemos que en el año 2015 registramos un déficit en nuestra balanza comercial con las naciones asiáticas de -119.516 miles de millones de dólares (mmdd) y para el año 2016 éste disminuyó marginalmente a -118.250 mmdd, lo que representa una baja de -1.06%. Cabe señalar que esta mejoría fue producto de un aumento de nuestras exportaciones a las naciones asiáticas de 15.71% (pasaron de 16.014 mmdd en 2015 a 18.530 mmdd en 2016) y un incremento de nuestras importaciones provenientes de dichas naciones de apenas 0.92% (pasaron de 135.531 mmdd en 2015 a 387.0645 mmdd en 2016).

En cuanto a nuestro comercio exterior con China, éste también comenzó a mejorar en el 2016, ya que en dicho año nuestras exportaciones a dicha nación subieron 11.04% al pasar de 4.873 mmdd en 2015 a 5.411 mmdd en 2016. Por su parte, las importaciones de México de mercancías provenientes de China pasaron de 69.987 mmdd en 2015 a 69.520 mmdd en 2016, lo que representa una disminución de -0.67%. Y de esta manera, pasamos de tener un déficit comercial con China de -65.114 mmdd en 2015 a uno de -64.109 mmdd en 2016, es decir un -1.54% más bajo.

No obstante lo anterior, no debemos dejar de reconocer que en el año 2016, las importaciones que realiza México desde los países asiáticos son 638% mayores a nuestras exportaciones a dichos mercados. Por su parte, las importaciones que realizamos desde China fueron 1,185% más altas respecto a lo que les exportamos en dicho año. Por lo que queda claro que falta muchísimo trabajo antes de poder comenzar a hablar de un comercio relativamente equilibrado.

Ahora, respecto al primer trimestre de 2017, las cifras de nuestro intercambio comercial también son positivas. Si bien las exportaciones totales de México presentan un incremento de 11.23% al haber pasado de 85.146 mmdd en el primer trimestre de 2016 a 94.704 mmdd en el mismo trimestre de 2017, las exportaciones que tienen como destino las naciones asiáticas registran un incremento de 60.56% al haber pasado de 3.277 mmdd a 5.261 mmdd en el mismo periodo. Y respecto a China también vemos un importante aumento, el cual fue de 40.56% al haber pasado de 1.180 mmdd a 1.659 mmdd en el periodo antes señalado.

Esto implica que en el primer trimestre de 2016, el 3.8% de nuestras exportaciones totales tenían como destino las naciones asiáticas y dicho porcentaje de participación subió hasta el 5.6% en el primer trimestre de 2017. Por su parte, las exportaciones a China representaron el 1.4% del total en el primer trimestre de 2016, mientras que en el primer trimestre de 2017 representan el 1.8% del total. Son porcentajes muy bajos, pero lo destacable es que han ido en aumento.

Respecto a las importaciones de México en el primer trimestre de 2017, vemos que las totales presentan un incremento de 9.36% al haber pasado de 89.133 mmdd en el primer trimestre de 2016 a 97.479 mmdd en el mismo trimestre de 2017. Las importaciones provenientes de las naciones asiáticas presentan un incremento de apenas 5.07% al haber pasado de 31.226 mmdd a 32.808 mmdd en el mismo periodo; mientras que las que tienen origen China cayeron 0.11% al haber pasado de 15.993 mmdd a 15.976 mmdd en el periodo antes señalado.

De esta manera, pasamos de tener un déficit en nuestra balanza comercial total de -3.986 mmdd en el primer trimestre de 2016 a uno de -2.774 mmdd en el mismo periodo de 2017, lo que representa una disminución de -30.39%. Respecto al saldo de la balanza comercial con las naciones asiáticas, pasamos de tener uno de -27.949 mmdd a uno de -27.546 mmdd en el mismo periodo, lo que representa una disminución de -1.44%. Y respecto a China, pasamos de tener un déficit comercial de -14.812 mmdd en el primer trimestre de 2016 a uno de -14.317 mmdd en el mismo trimestre de 2017, lo que representa una disminución del desequilibrio comercial de -3.35 por ciento.

¿A qué se debe esta favorable evolución en nuestra relación comercial con las naciones asiáticas, y en especial con China? Pues como ya se explicó, se debe a que nuestras exportaciones a estos mercados han crecido más rápidamente de lo que han aumentado nuestras importaciones de mercancías desde dichos mercados; pero una de las principales casusas de esta evolución la encontramos en el ajuste que ha tenido el tipo de cambio que ha vuelto nuestras exportaciones más baratas y ha encarecido las importaciones.

Cabe recordar que en el primer trimestre de 2015 el tipo de cambio promedió 14.95 pesos por dólar, en el mismo trimestre de 2016 fue de 18.05 y en los primeros tres meses de 2017 fue de 20.34 pesos por billete verde. Esto implica que entre 2015 y 2017 nuestras importaciones se hicieron 36.0% más caras, mientras que nuestras exportaciones se hicieron 26.5% más baratas (esto sin tomar en cuenta la inflación).

Otro factor que ha contribuido de manera importante a esta mejoría es la búsqueda de nuevos mercados por parte de los exportadores mexicanos de productos agrícolas, ganaderos, automotrices y electrónicos. En este sentido destacan las exportaciones de la industria automotriz a los países asiáticos, las cuales crecieron 133.5% en los primeros cinco meses del 2017, según datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA); mientras que otro caso de éxito lo vemos con el Tequila Orendain, el cual ha aumentado su presencia en naciones como China, Japón y Corea del Sur.

Un tercer factor, es que China se ha mostrado un poco menos cerrado a la importación de productos mexicanos. Las constantes críticas que se han hecho en el sentido de que las importaciones de productos chinos por parte de México fueron en 2016 casi 12 veces superiores a las exportaciones que les enviamos, ha provocado que China poco a poco comience a abrir su mercado a los productos mexicanos disminuyendo sus barreras no arancelarias.

En este contexto, vemos que las perspectivas para nuestro país son positivas y de acuerdo con la Asociación Mexicana de Agentes Navieros (Amanac), para el año 2020 se espera que el país duplique las exportaciones de productos agrícolas a sus pares asiáticos como Japón, Corea del Sur y China. Es por ello que se vuelve fundamental el apoyo que la Secretaría de Economía y Proméxico puedan brindar a los empresarios para ayudarlos a penetrar en estos nuevos mercados, los cuales tienen un gigantesco potencial de crecimiento.

En los últimos 8 meses hemos aprendido la urgente necesidad de diversificar nuestros mercados de exportación, y la tendencia natural debería ser el crecimiento hacía la región más dinámica del mundo, y esa es la que conforman los países asiáticos.

Finalmente, los esfuerzos realizados para combatir la subvaluación de mercancías provenientes de naciones asiáticas, en especial de China, es algo que también ha ayudado a mejorar nuestra balanza comercial con dichas naciones. En este sentido es muy importante que las autoridades en las aduanas de México tengan mayores elementos para desechar el valor de las mercancías cuando estas pretendan ser importadas a nuestro país en condiciones de clara subvaluación. Es por ello que se vuelve fundamental e impostergable el realizar ajustes a la Ley Aduanera.