Buscar
03:51h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

“María de Jesús Patricio Martínez es una indígena nahua, médica tradicional y defensora de los Derechos Humanos…”

Libertad, justicia y ley.
Emiliano Zapata


Hace unos meses, el Consejo Nacional Indígena (CNI) nombró a María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, como vocera representante indígena, para participar en las elecciones federales de 2018 como candidata independiente a la Presidencia de la República. El sábado 7 de octubre pasado se presentó ante el Secretario Ejecutivo del INE, para entregar la carta donde expresa su intención por participar como candidata independiente a ocupar el puesto. 
El Consejo Nacional Indígena tiene ahora 120 días para recabar el apoyo ciudadano, que para el caso de la candidatura a la Presidencia del país, implica reunir firmas de por lo menos el 1% de la lista nominal de electores conformada hasta el 31 de agosto de este año, y ese porcentaje deberá estar integrado por lo menos por ciudadanos y ciudadanas de 17 estados del país. Esto implica reunir por lo menos 866 mil 593 firmas. Para lograr esto, la aspirante y el CNI podrán organizar y realizar reuniones públicas, asambleas, marchas y todas aquellas actividades dirigidas a la ciudadanía, y con ello cumplir lo que marca la ley electoral vigente.
Dentro del proceso que se pide, está el de conformar una asociación civil para poder ser tratada como partido político para los fines fiscales. El Consejo Nacional Indígena intentó abrir una cuenta en bancos para cumplir el requisito de ley señalado, y no les fue posible hacerlo, se lo negaron, lo que de entrada es un signo lamentable de discriminación. Es muy importante enfatizar que Marichuy y las y los Concejales Indígenas habían ya señalado lo difícil que sería y será lograr el registro de su candidatura, y esto será muy arduo, partiendo de que acordaron no recibir recursos públicos, ni para participar en el proceso de registro ni en la campaña electoral. Esta candidatura independiente nace con legitimidad propia de la dignidad y carácter de los pueblos indígenas.
En este proceso de participación electoral se conformó un Consejo Indígena de Gobierno, conformado por un hombre y una mujer por cada pueblo, tribu y nación, que fueron electos por usos y costumbres en sus asambleas o espacios de decisión, y que acompañarán el proceso del Consejo Indígena de Gobierno, con representantes de más 400 pueblos. La población indígena del país suma más de 15 millones de mexicanos y mexicanas.
María de Jesús Patricio Martínez es una indígena nahua, médica tradicional y defensora de los Derechos Humanos. Nació en Tuxpan, Jalisco, el 23 de diciembre de 1963. Estudió de niña la primaria y, ya adulta, secundaria y preparatoria. Aprendió de las mujeres mayores de la comunidad, entre ellas sus tías y su abuela, cómo curar a los enfermos. Después del levantamiento armado del EZLN en 1994, la comunidad de Tuxpan fue invitada a participar en un foro indígena, para el que Marichuy fue elegida como representante de su comunidad. En 2001, como parte de la Marcha por el Color de la Tierra, ella pudo hablar en nombre de las mujeres indígenas de México ante el Congreso de la Unión, en donde se pronunció por la reconstitución de los pueblos indígenas, como una tarea que incumbe tanto al hombre como a la mujer, en una misma lucha por lograr la plena liberación.
Luego de realizar su registro, la vocera del Consejo Nacional Indígena aseguró que su movimiento no aceptará el dinero que el Instituto Nacional Electoral ofrece a los candidatos independientes, y resalto que su campaña estará concentrada en denunciar las desigualdades sociales del país, más que en conseguir votos, y expresó que: “como mujer, madre, como trabajadora, les digo y les hablo, tenemos que luchar contra este machismo, contra este clasismo, contra este sistema patriarcal que quiere a toda costa acabarnos”. La principal propuesta de Marichuy es la lucha por la vida, y la transformación del país sin el modelo neoliberal.
El proceso electoral ya arrancó. El registro de otros candidatos independientes además de Marichuy Patricio, y que hasta ahora han presentado su intención de competir, son: Alfredo Prez Mata, Luis Avaloiz, Pedro Ferriz de Con, Alfonso Trucano, Édgar Ulises Portillo, Francisco Becerra, Wendolie Gutiérrez, Roque López y Jaime Rodríguez. Lo harán seguramente en estos días Margarita Zavala y Emilio Álvarez Icaza, dado que se amplió el plazo por mandato del Tribunal Federal Electoral, ante la contingencia provocada por los sismos. Habrá que ver si aparecen más postulantes en estos días, y luego ver si logran recabar las firmas necesarias en el plazo establecido para que puedan ser incluidos en las boletas electorales. 
Falta también ver si habrá candidaturas independientes para el Senado y la Cámara de Diputados, dentro de los plazos que establece la ley. Por lo pronto, los pueblos indígenas levantan la mano, alzan la voz y nos dicen que no son invisibles, en un país donde la política y la forma de hacer política, tanto del gobierno como de los partidos políticos, han demostrado su desprecio y abandono de los pueblos tribus y naciones indígenas del país.
La candidatura presentada por el Consejo Nacional Indígena será un punto de referencia muy útil para evaluar las propuestas de gobierno de quienes compitan en la campaña electoral de 2018. Por lo pronto, Marichuy Patricio hace visible una vez más el México profundo, ese México que los sismos del 7 y 19 de septiembre nos hicieron ver nuevamente, en donde los invisibles, los que nadie quiere ver, son los pueblos indígenas y las comunidades campesinas, en donde la pobreza y la desigualdad son la expresión del fracaso del Estado mexicano.