01:22
20/03/13

Tigres de papel | El discurso del OCL / La telenovela de los polis / Más firmas

Pues no. El discurso auto exculpatorio que generó el Observatorio Ciudadano de León, para explicar lo valiosos que fueron su creación y su desempeño a lo largo de tres años pagados con dinero público, deja más dudas que respuestas. Habría que reconocerle, sí, la elevadísima autoestima de sus integrantes, directivos y operarios.
Tigres de papel | El discurso del OCL / La telenovela de los polis / Más firmas

Pues no. El discurso auto exculpatorio que generó el Observatorio Ciudadano de León, para explicar lo valiosos que fueron su creación y su desempeño a lo largo de tres años pagados con dinero público, deja más dudas que respuestas.

Habría que reconocerle, sí, la elevadísima autoestima de sus integrantes, directivos y operarios.

Dicen, sin asomo de rubor en el OCL, que “en un hecho inédito a nivel nacional”, el Observatorio logró en tres años que ciudadanos y autoridades municipales se sentaran a dialogar “para conocer y analizar los temas que interesan y preocupan a la población”, de ese tamaño, nunca antes y, suponemos, tampoco después de ellos. Ciudadanos y autoridades se sentaron a dialogar. Debimos tomar una foto.

A renglón seguido, anotan que “ahora el OCL se transforma en un ente plenamente autónomo e independiente”; los abogados acostumbran decir que a confesión de parte, relevo de pruebas. El OCL, acepta, pues, que no era autónomo, ni independiente.

Sin dinero público ya, el OCL, ahora va a “calificar” -ese es el verbo que utilizan-, no únicamente el trabajo de la alcaldía, sino de los tres niveles de gobierno y los tres poderes del estado. Es decir, de que se puede, se puede.

La gente del OCL insistió en sus números al referirse a lo gastado en tres años: seis millones de las arcas municipales; doscientos mil pesos de aportaciones privadas; y un millón 600 mil pesos de recursos federales, a través del Subsemun. Siete millones 800 mil pesos. Ninguna referencia a los nueve millones de pesos que se entregaron a la fundación que preside Carlos Medina Plascencia.

Otra vez, la autoestima a tope: “Con escasos recursos económicos, el OCL pudo identificar los problemas más importantes de la población y de la administración municipal”.

De la versión del OCL, se desprende que no tienen mucha confianza en que la administración de Bárbara Botello vaya a entregarles información, puesto que, adelantan, su trabajo tendrá sustento en “información contenida en documentos públicos y en los resultados alcanzados por las autoridades, en universidades, despachos especializados de investigación, el Inegi, el Instituto de la Transparencia y estudios de los propios consejeros consultivos y otros”.

Textual: “Esa independencia le permite al OCL una actuación libre y responsable a favor de la ciudadanía, por lo que no obedece a ningún interés particular o de grupo”. ¿Ahora podemos decir que no era así?

Los diez temas de los que se ocupará el OCL: Reducción de la pobreza; Reducción de la criminalidad; Generación de empleo; Cobertura y calidad educativa; Cobertura y calidad en salud; Transporte; Gestión ambiental integral; Infraestructura, urbanismo y ordenamiento territorial; Finanzas sanas, evaluación del presupuesto y reducción de la corrupción; y Compromiso y participación ciudadana.

En su discurso, porque lo hubo, la presidenta del OCL, Ana María Carpio, salvo refutar a la alcaldesa, para decir que sí solicitaron un cita que nunca les concedieron, únicamente hizo una larga y sentida relatoría de la misión y los logros del OCL. Fue tan emotivo, que parecía digno de mejores causas.

LA TELENOVELA DE LOS POLIS

En el asunto de la separación de los policías preventivos reprobados en los exámenes de control de confianza, el gobierno de León está dando demasiados brincos, para un suelo tan parejo.

En realidad, la ejecución de la sanción sería de mero trámite: si reprobaste, no puedes seguir. Como no puedes seguir, firmamos un convenio de separación voluntaria. Si no firmas, se indemniza conforme a la ley y sanseacabó.

Pero, no. Al secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, se le indigesta el encargo. A la resistencia natural a la firma del finiquito voluntario por parte de los elementos, la autoridad reaccionó primero con una adecuación reglamentaria que le permita separar de sus tareas al uniformado, en tanto se resuelve el expediente.

Aun si se concede que la medida es atinada, no se necesitan más de tres dedos de frente para discernir que el uniformado lo va a interpretar como una presión extra -más, todavía, si se le retira su ingreso-, que lo único que va a ocasionar es la radicalización de las posiciones.

De hecho, esa posición de fuerza que se garantiza el municipio con la adecuación reglamentaria de última hora iría a contrapelo del discurso de la alcaldesa Bárbara Botello y del propio secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, de garantizar a los patrulleros todos su derechos. Por lo demás, Martín informa que con motivo de los “los trabajos de depuración” -vaya eufemismo para la limpia de los reprobados- se privilegiará la carrera policial para ocupar las vacantes en los cargos de comandantes, lo cual es, por supuesto, lo correcto.

Lo demás es rollo: “La política general de la corporación policial se compone de tres elementos: depuración, profesionalización y dignificación”. Sí, es rollo.

Interesante, también, el dicho de Martín Ortiz, en el sentido de que los diez millones de pesos que entregó el Gobierno del Estado, para comenzar a saldar las liquidaciones, es a título de adelanto de participaciones estatales. Así no se informó en un principio. En fin.

MÁS FIRMAS

El gobernador Miguel Márquez instaló ayer la Comisión Interinstitucional para la Prevención Social y la Delincuencia tras la firma del Convenio de Prevención del Delito entre la Federación, el Gobierno del Estado y los municipios.

En Guanajuato, semejantes membretes se traducen en que León y Celaya fueron seleccionados, a nivel nacional, para implementar el programa federal de prevención del delito anunciado por el presidente Enrique Peña Nieto. Estos municipios recibirán casi 80 millones de pesos para fortalecer la seguridad en sus zonas más conflictivas.

Es de recordar que según los números que maneja la Procuraduría de Justicia del estado, los índices delictivos en León recién rebasaron a los de Celaya, que tradicionalmente se habían mantenido a la cabeza.

Para el anuncio, estuvo en el estado el subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, el priista -claro- Roberto Campa Cifrián. El programa tiene cuatro estrategias: prevención a la violencia en el entorno familiar; en el entorno escolar; combate a las adicciones; y detección de problemas de aprendizaje. León recibirá 49.1 millones de pesos y Celaya, 29.5.

Además del gobernador Márquez y el subsecretario Campa Cifrián, estuvieron la alcaldesa de León, Bárbara Botello, y el presidente municipal de Celaya, Ismael Pérez Ordaz. La comisión la preside el secretario de Seguridad Pública estatal, Álvar Cabeza de Vaca.

LA JAULA

Hoy llega a León el nuevo arzobispo, Alfonso Cortés Contreras. Tome sus precauciones.

Desde las diez de la mañana, Tránsito Municipal lo escoltará en el aeropuerto -qué importa que sea Silao-, hará una parada sobre el bulevar Adolfo López Mateos a la altura de Centro Max y seguirá rumbo al Polifórum, sobre López Mateos.

Y a las cinco de la tarde, por la calzada de los Héroes, irá hasta la zona peatonal, por Madero.

Habrá operativo y multitudes, esté pendiente.

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y @FPacomares

Escuche el noticiero ¡De palabra! en el 95.9 FM de Radiorama, de lunes a viernes, de 7:30 a 9:00 horas.

Comentarios