06:05
07/04/13

Tigres de papel | El fantasma de Ciudad Juárez • Zapatos y cuentos chinos • Dinero y seguridad

Tigres de papel | El fantasma de Ciudad Juárez • Zapatos y cuentos chinos • Dinero y seguridad

EL FANTASMA DE CIUDAD JUÁREZ

La organización de las Naciones Unidas, la ONU, define el feminicidio -o femicidio- como: El asesinato de mujeres como resultado extremo de la violencia de género que ocurre tanto en el ámbito privado como en el espacio público.

En su declaración, precisa que éste: Comprende aquellas muertes de mujeres a manos de sus parejas, exparejas o familiares, asesinadas por acosadores, agresores sexuales y/o violadores, así como aquellas que trataron de evitar la muerte de otra mujer y quedaron atrapadas en la acción del femicida.

En marzo de este año, precisamente a iniciativa de México en la sesión 57 de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, se incorporó en el concepto de feminicidio: El asesinato de la mujer por el solo hecho de serlo.

Mientras, aquí en Guanajuato, la reforma de mayo de 2011 al Código Penal del Estado en su artículo 153-a, apenas y establece, que: Habrá feminicidio cuando la víctima sea mujer y se le mutile, se le denigre, se le aísle o se le violente sexualmente, antes de privarle de la vida.

El feminicidio es un Crimen de Odio. Ni cada muerte violenta de una mujer -lamentable, siempre-, es un feminicidio, como suelen confundir intencionadamente algunas organizaciones de la sociedad civil, ni son prácticamente inexistentes como regatea de manera grosera la Procuraduría de Justicia del estado, a cargo de Carlos Zamarripa.

La estadística prueba que en el ámbito privado es donde ocurren con mayor frecuencia estos crímenes, ya sea como la culminación de una violencia continuada en una relación de pareja, o bien como resultado de un solo episodio de violencia donde el hombre asesina a la mujer.

En este espacio, en su momento, interpretamos como una alerta grave un episodio todavía irresuelto: la muerte de la jovencita Irán Eunice, de 17 años de edad, vecina de Salamanca, ordenada por su novio a tres amigos en común, previo pago de 20 mil pesos. El cuerpo de Irán Eunice fue abandonado en un paraje de Valle de Santiago. Había sido estrangulada. El motivo de su muerte: estaba embarazada.

A partir de ahí, efectivamente, los homicidios a mujeres en Guanajuato se dispararon.

Sin intentar una recopilación los casos -que seguramente en estos días saltará las portadas de los diarios y a los espacios centrales de los medios electrónicos-, y únicamente para referenciar los más cercanos en el tiempo, en la semana que termina, en Silao, el cuerpo de una mujer fue encontrado en un camino entre las comunidades Bajío de Guadalupe y Yerbabuena.

La víctima, de unos 50 años, fue golpeada y se le encontró desnuda. En Silao, reportaron tres mujeres asesinadas en un mes, dos, durante la misma semana.

Y apenas el viernes por la noche, en León, se encontraron los cadáveres de dos mujeres dentro de la cajuela de un automóvil Jetta, abandonado con las luces encendidas al lado de la carretera a Silao, a la altura del Club Century.

El mes pasado, la senadora panista por Guanajuato, Pilar Ortega, acusó que en el estado hay impunidad en el tema del feminicidio porque hay un tipo penal muy limitado, muy pobre.

Arriesgó que a los agentes del Ministerio Público en Guanajuato les faltan capacitación y sensibilidad para manejar los casos de feminicidios, de una manera más profesional:

Pilar dijo que enviaría al Congreso local un estudio comparado que ubica a Guanajuato como uno de los estados más atrasados en el tratamiento legal del feminicidio.

En su oportunidad, el procurador Zamarripa, simplemente se reservó su opinión. Y ya. Ni los argumentos ni la estadística le merecieron el menor comentario.

A lo mejor, porque ese mutismo hace sintonía con las medias tintas que acostumbran  en Congreso local, donde a finales de mayo de 2011, aprobaron una tibia adición al Código Penal del estado de Guanajuato, para calificar al feminicidio como delito grave, con una pena de hasta 35 años de prisión.

Eso suena bien, pero el articulado, quedó así:

Habrá feminicidio cuando la víctima sea mujer y se le mutile, se le denigre, se le aísle o se le violente sexualmente, antes de privarle de la vida.

Será considerado calificado para efectos de su punibilidad, con una sanción prevista en el artículo 140, que va de los 25 a los 35 años de prisión y de 250 a 350 días multa.

En buen cristiano, a un homicidio con esas particularidades se le calificaría como feminicidio, con la pena señalada, pero a la figura, como delito autónomo, se le sigue sacando la vuelta.

El Centro de Derechos Humanos Victoria Diez, por ejemplo, lleva años insistiendo en la tipificación del feminicidio como una figura penal autónoma y con calificativas particulares, porque, además y conforme a sus argumentos, se evidencia el desprecio por las mujeres. Ahí siguen.

Esa vaguedad en la norma, hace que los recuentos recurrentes de feminicidios que emprenden las organizaciones de la sociedad civil, los colegios de profesionistas, las universidades, los propios medios de comunicación o hasta las estadísticas que conceden de vez en vez los señores de la autoridad, jamás coincidan.

Del 2006 a 2012, se cometieron más de 250 asesinatos a mujeres, informó en su estadística la Procuraduría de Justicia del Estado, que únicamente reconoció una de esas muertes como feminicidio. Formalmente, un solo feminicidio durante todo el sexenio que tuvo como Gobernador de Guanajuato a Juan Manuel Oliva.

Para el INEGI, 67 de cada 100 mujeres han padecido al menos un incidente de violencia por parte de su pareja o de otras personas cercanas en los espacios laboral, familiar o escolar.

En el estado, las casas de apoyo a la mujer denuncian factores que consideran cada vez más preocupantes: la inseguridad, la economía, el alcoholismo, la drogadicción, el pandillerismo y hasta el machismo como figura sin desterrar.

En la muerte de Irán Eunice, ordenada por su novio, ejecutada por sus amigos con dinero de por medio, sentenciada por la grave falta de quedar embarazada, la Procuraduría de Justicia del estado de Guanajuato, a pesar de las exigencias públicas, le negó incluso la calificativa de feminicidio a la hora de consignar la averiguación previa a un juez penal. Todo lo demás es discurso.

ZAPATOS Y CUENTOS CHINOS

El presidente de la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato, la CICEG, Ysmael López García, se fue tres días a China.

Estuvo en las consultas entre la Secretaría de Economía del gobierno federal mexicano y la Cámara de Comercio china para la Importación y Exportación de Productos Industriales Ligeros, CCCLA, en relación al acuerdo para las importaciones de calzado de aquel país al nuestro.

El acuerdo entre ambas instancias prevé estas consultas de evaluación, para ajustar su funcionamiento o darle finiquito por improcedente y poder entonces recurrir a otros procedimientos en un pleito comercial.

Qué fue lo que logró Ysmael López.

Solicitó que de una buena vez por todas, el gobierno chino firme también el acuerdo -y no sólo la Cámara de Comercio china-, para fortalecer su obligatoriedad. El gobierno chino le respondió que revisará la petición.

La Secretaría de Economía mexicana y los industriales chinos, se comprometieron a realizar intercambios de información.

Y la multicitada Cámara china de Comercio, dice que realizará los ajustes necesarios en sus revisiones, para que sus fabricantes respeten el acuerdo.

La verdad, no parece mucho. Ysmael dice que él insistirá en que el gobierno chino firme.

Eso, allá en China. Acá en México, en Quintana Roo, el viernes pasado el gobierno de ese estado, confirmó a la Cámara de Diputados federal en un comunicado que sí, que ya otorgó los permisos ambientales para la construcción del complejo comercial chino Dragon Mart, en Cancún.

En el comunicado que enviaron a San Lázaro, escribieron: Se convalida la determinación de autorización realizada por la citada instancia gubernamental, en lo que respecta a aspectos ambientales de competencia estatal, manifestados en el estudio de impacto ambiental ya referido, en términos de la normatividad en la materia.

Si acaso para matizar, agregan que todavía: la empresa promovente queda sujeta a tramitar y en su caso obtener las demás autorizaciones, licencias, permisos y similares que le sean requeridos por las demás autoridades federales, estatales o municipales para la realización integral del proyecto y su operación.

La decisión del gobierno estatal de Roberto Borge, de autorizar los permisos para operar el complejo chino, de 20 bodegas y 272 casas para personas que laboren ahí, se había tomado desde marzo.

Antes del comunicado del gobierno de Quintana Roo a los diputados federales, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, el  INAH, manifestó que no tiene objeción alguna para que el Dragón Mart se levante en el terreno proyectado.

En este caso, los permisos ambientales no son un asunto menor si se tiene en cuenta que, a la par de la venia del INAH, en el comité de análisis para otorgar el permiso de construcción -que instaló el gobierno de Benito Juárez-, se votó: siete a favor y seis en contra -sin contar las múltiples abstenciones-, y los únicos que seguían oponiéndose al Dragon Mart, eran precisamente los ambientalistas.

Por cierto, el gobierno municipal de Benito Juárez, también envió información a la Cámara de Diputados federal, pero llegó con un sello, de: Confidencial. Humor no les falta.

Es en este escenario en el que el jueves pasado, el presidente del Sapica, Fernando Márquez Ponce, dio a conocer, por fin, los resultados de la edición Otoño-Invierno 2013.

Proverbialmente optimistas los números a cada cierre del Sapica, esta vez, ni así, algo para impresionar. La derrama económica para la ciudad: 160 millones de pesos. Y fue todo.

El resto de la información difundida, tiene que ver con una encuesta a los asistentes que se autodescribieron, encantados.

DINERO Y SEGURIDAD

En este 2013, para la seguridad en la República: 14 mil 191 millones 560 mil 775 pesos.

Se reparten vía dos programas: el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal el FASP, y el Subsidio para la Seguridad Pública de los Municipios y las Demarcaciones Territoriales del Distrito Federal, el Subsemun.

El FASP, se entrega a los estados, para: el reclutamiento, formación, selección, evaluación y depuración de policías, equipamiento a las policías ministeriales, peritos, ministerios públicos, policías preventivos o custodios de reclusorios y centros de menores infractores, para la construcción de centros penitenciarios, instalaciones de los cuerpos de seguridad pública y de capacitación.

El más beneficiado con el FASP es el Estado de México, con 612 millones 588 mil 460 pesos; y le sigue el Distrito Federal, con 476 millones 141 mil 939 pesos.

Enseguida, el caldero: Veracruz con 365 millones 413 mil 204 pesos; Nuevo León con 292 millones 643 mil 789 pesos; Chihuahua con 266 millones 11 mil 246 pesos; y Guerrero con 235 millones 900 mil pesos.

El FASP no es garantía de buen manejo: según la cuenta pública 2011 de la Auditoría Superior de la Federación, se observaron en todos los estados transferencias indebidas, gastos sin comprobación, y pagos de servicios y adquisiciones que no tenían qué ver con los objetivos del fondo.

Luego viene el Subsemun, que se destinará a 251 municipios de todo el país y delegaciones del Distrito Federal.

El Subsemun es, para: la profesionalización, equipamiento, infraestructura y desarrollo de políticas públicas para la prevención del delito.

La lista de los 251 municipios, se compone de 44 que tienen factores de riesgo que generan la violencia. 20 municipios de más de 100 mil habitantes con mayor número de homicidios dolosos. 48 municipios, 2 delegaciones y 7 zonas metropolitanas en las que habitan 39 millones de personas.

Los recursos del Subsemun también han sido ejercidos de forma indebida, según la cuenta pública.

LA JAULA

Vaya error el que acaba de cometer el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al responder a las críticas del exmandatario Vicente Fox, a su estrategia de seguridad.

Vicente Fox seguro está loco de contento con la categoría de interlocutor que le concede, suponemos de manera no premeditada, el jefe de la nación. Ya tendremos a Vicente corrigiendo la plana al gobierno federal en cada programa habido y por haber.

Peña Nieto, dijo en China que es necesario un tiempo razonable para que los cambios de la estrategia contra la delincuencia muestren su eficiencia, o para que se hagan los ajustes necesarios de ser necesarios.

Al término de su encuentro con el presidente chino Xi Jinping, Peña dijo tener confianza en que el cambio a la estrategia de seguridad realizado al inicio de su administración dará los resultados deseados.

Expuso que el énfasis en la nueva estrategia de seguridad, sobre todo en la prevención y en una mayor coordinación de las áreas de seguridad y con los gobiernos estatales, “deberá estar mostrando resultados muy satisfactorios en un tiempo perentorio”, insistió.

Apenas el viernes Vicente Fox Quesada había dicho en Celaya, en la conferencia a jóvenes empresarios de la Coparmex, El hombre detrás de la banda presidencial, que todavía falta mayor atención al tema de seguridad.

-Va dando pinceladas y demostraciones, pero en lo toral falta, como la violencia y la inseguridad en el país, por lo que se tiene que tener otra estrategia porque la anterior ya se demostró que no funciona, reflexionó Fox.

A Vicente Fox, denle tema y seguro tendrá algo qué opinar. Parecen nuevos.

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y@FPacomares

Escuche el Noticiero: De Palabra!, en el 95.9 FM de Radiorama, de lunes a viernes, de 07:30 a 09:00 Horas.

Comentarios