Viernes. 13.12.2019
El Tiempo
Opiniones de

Yo sí quiero pagar la tenencia

"Lástima que el anuncio de la tenencia en Guanajuato no etiquete el recurso a la movilidad colectiva sino a la seguridad"

En defensa de la palabra “abnegación”

"En México tenemos tres formas de enfrentar casi todos los problemas sociales: crear una ley, crear una comisión, o crear una fiscalía especializada..."

Carta del Mictlán, el Omeyocan y el Tlatocan

“Terminado el día de difuntos noté con sorpresa un papel, como de fibra de maguey, en la ofrenda a nuestros muertos. Era una carta, que muy probablemente ustedes también hayan recibido, pues no tiene un destinatario particular. La transcribo, no para quitarme la responsabilidad de escribir el artículo de esta semana, sino porque me parece de interés general…”

La austeridad no es broma

"Si los funcionarios de alto nivel y (los patrones de las empresas más grandes) tuvieran que moverse en transporte público, hace tiempo que nuestro sistema de movilidad sería más eficiente..."

La vida no vale nada

“No les cobraba o me decía: '¿Qué te parece si tú pones una parte, ella otra y yo otra?' Se puede decir, en pocas palabras, que Gerardo Macías era lo que un paciente espera de un buen doctor: capaz, honesto y profundamente humano…”

Un cuento viejo y una despedida

David Herrerías hace con esta entrega un alto en su ejercicio semanal de reflexión vuelto columna periodística, de una frescura y agudeza crítica tan indispensables en estos tiempos airados. Nuestro es el agradecimiento por sus letras y el optimismo porque pronto le urja el regreso.

¿Hay momentos para la solidaridad?

“¿Qué pasa después con toda esa energía desbordante de fraternidad que llena las calles en casos de desastre? ¿Por qué no aparece en la vida cotidiana de los ciudadanos? ¿Cómo le hacemos para despertar esa empatía, sentido de urgencia, iniciativa, pluralidad…”

Un Frente… ¿para qué?

Se ha anunciado con bombos y platillos, y, además, con una demostración de fuerza, lo que dicen que será...

Nuestro invierno democrático

"La pseudo democracia que se creó al final de la Revolución no estaba pensada para que los ciudadanos eligieran a quien debía gobernarlos, sino para encontrar mecanismos para que los generales, ansiosos de gobernar, pudieran hacerlo sin tener que lanzar un nuevo plan que justificara un alzamiento..."

Caros y sin garantía

"En México, en una elección presidencial, gastamos 25 dólares por votante potencial. A los Estados Unidos y Brasil, las siguientes democracias más caras, les cuesta entre 11 y 12 dólares. A Francia, que puede presumir de tener una democracia más desarrollada, le cuesta menos de medio dólar cada votante potencial..."

Cárdenas, más allá de la expropiación

"En lugar de llevar flores al Tata Cárdenas cada 18 de marzo, valdría la pena leer su biografía, especialmente en estos tiempos de negociaciones de tratados y vecindades incómodas..."

-.-.-.-.-.

Quien decide en qué gastar: presupuestos participativos.

Imaginemos que se abriera la posibilidad de presentar proyectos para hacer algo en las 10 cuadras del López Mateos que atraviesan el centro de la ciudad. Podrían publicarse los proyectos, las propuestas, discutirse en los medios, y luego hacer una votación abierta para decidir cuál proyecto es el que se debe realizar…

Venezuela como material didáctico

Venezuela es ahora lo que fue Cuba en el pasado: una bandera que todos quieren enarbolar para demostrar que no hay camino distinto...

El hombre que amaba a los perros, o las utopías petrificadas

“El gran riesgo de las utopías puede estar en su propia perfección ilusoria, que hace pensar a sus sacerdotes supremos que no es posible construirlas sino a través de la dirección única y no vacilante de un puñado de grandes líderes, o incluso bajo la mano firme de un solo iluminado…”

Motos, motonetas, motocicletas

"... un fenómeno que no puede pasar desapercibido es el crecimiento exponencial de las motocicletas como como un recurso para la movilidad"

Artículo destacado

Ver la realidad a través de encantamientos

Cuando Sancho oyó llamar a la bacía celada, no pudo tener la risa; mas vínosele a las mientes la cólera de su amo, y calló en la mitad della. –¿De qué te ríes, Sancho? –dijo don Quijote. –Ríome –respondió él– de considerar la gran cabeza que tenía el pagano dueño deste almete, que no semeja sino una bacía de barbero pintiparada. –¿Sabes qué imagino, Sancho? Que esta…
Lo más