jueves. 26.05.2022
El Tiempo

Politizar los temas de interés común

Politizar los temas de interés común

La semana pasada, varios actores políticos pidieron que no se politizaran los temas de violencia de género por los que tristemente el estado de Guanajuato estuvo muy presente en los medios nacionales y también por los casos de bullying, que afirman que no son muchos pero lamentablemente hasta el día de hoy no se conoce de un sistema de información que permita contar con cifras certeras sobre la incidencia del problema.

Cuando escuchamos que se está politizando un asunto, desde luego quien lo dice  lo hace con la intención de darle una carga negativa a lo que consideran un mal uso de expresiones o actividades que pueden restarle el apoyo público para gobernar o ejercer su función.

Pero si vamos más al fondo, encontraremos que la política ha sido definida, entre otras cosas, como la actividad desarrollada entre un sistema de instituciones públicas, o como el proceso y la conducta de toma de decisiones de un grupo. El concepto aristotélico define a la política como la actividad humana tendiente a gobernar o dirigir la acción del estado en beneficio de la sociedad y el proceso o actividad orientada, ideológicamente, a la toma de decisiones de un grupo para la consecución de ciertos objetivos.

Hay cientos de definiciones de política, que desde particulares concepciones ubican como sus ejes el poder, el conflicto, la vida en sociedad, la economía, el estado, el bien común, o la paz etc. Lo que todas comparten es plantear lo político en el ámbito público, por lo tanto en el espacio donde pueden converger, coincidir o colisionar los intereses y motivos de todos y todas.

Este artículo no pretende ni podría profundizar en el análisis de lo político, porque entonces tendríamos al menos que definir y separarlo de la política, de las políticas y de la teoría política. Sin embargo, si cuando hablamos de la política entendemos que se desarrolla en la esfera del espacio público, encontramos que los asuntos que ahí se dirimen entre los integrantes de la sociedad entre sí y con el Estado, son asuntos de interés tambiénpúblico.

La política no es sólo asunto del Estado, ni de los partidos políticos; tampoco de la burocracia. Tenemos que seguir reconciliando a la ciudadanía con la política, por eso no contribuye a un gobierno abierto, que sus titulares descalifiquen la discusión pública diciendo que “no debe politizarse” cierto tema. Todo es politizable porque es lo que se ha logrado a través del análisis de la cosa pública y de la sociedad civil que actúa cada vez más para hacerse presente en los temas de su intéres. Organizados en partidos políticos o de otras maneras.

Hannah Arendt en su libro ¿Qué es la política? Afirma que ésta se basa en la pluralidad humana y que el lugar del nacimiento de la política es el espacio entre los hombres (y mujeres, desde luego). De ahí que nadie se espante, que ningún gobernante se sienta agredido, pero sí aludido. Politizar es sano, es llevar la democracia a todos los momentos de la vida social.

Ahora, si lo que quisieron decir fue: “que no se partidicen” los asuntos que han generado tanta polémica en Guanajuato, pues entonces… tampoco tienen razón. Al menos en los temas de violencia de género y ausencia de políticas públicas pertinentes y eficaces las voces han sido de hombres y mujeres prácticamente de todos los partidos con presencia en el Estado y de hombres y mujeres apartidistas. Eso sí, todos politizados, ocupados de lo público y haciendo política a diario.

@BetyManrique

Comentarios