Buscar
00:01h. Viernes, 24 de Marzo de 2017

Las Joyas y la calidad educativa

Tenemos una nueva Reforma Educativa, de la cual oigo a muchos quejarse: que si van a despedir a los maestros (dicen los maestros), que si van a cobrar cuotas en escuelas públicas (dicen los padres de familia), que es un atentado al gremio (dicen los sindicatos). Pero el tema principal, la calidad de la educación, ¡no parece estar en la mirada de ninguno! Cada uno a sus propios intereses. Y hablamos de oídas.

Tenemos una nueva Reforma Educativa, de la cual oigo a muchos quejarse: que si van a despedir a los maestros (dicen los maestros), que si van a cobrar cuotas en escuelas públicas (dicen los padres de familia), que es un atentado al gremio (dicen los sindicatos). Pero el tema principal, la calidad de la educación, ¡no parece estar en la mirada de ninguno! Cada uno a sus propios intereses. Y hablamos de oídas. Animal Político publicó en octubre de 2012 que la iniciativa de Reforma propone:

“establecer un Servicio Profesional Docente que respete los derechos de los maestros y establezca mecanismos de ascenso con base en los méritos y no en criterios discrecionales.

El presidente abundó que, para evaluar objetiva e integralmente el sistema, identificar fortalezas y debilidades y tomar decisiones, se elevará a rango constitucional al Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) para dotarlo de autonomía.” (http://www.adnpolitico.com/gobierno/2012/12/10/el-presidente-pena-presenta-iniciativa-de-reforma-educativa).

La propuesta (http://www.adnpolitico.com/media/2012/12/11/reforma-educativa.pdf) señala que:

“Para que los alumnos reciban una educación que cumpla con los fines y satisfaga los principios establecidos por la norma constitucional, resulta imprescindible la calidad educativa. Ésta existe en la medida en que los educandos adquieren conocimientos, asumen actitudes y desarrollan habilidades y destrezas con respecto a los fines y principios establecidos en la Ley Fundamental. Así como en la medida en que las niñas y niños tengan una alimentación suficiente, conforme a los estándares internacionales de nutrición sana, y garantía de acceso a la salud; e igualmente se cuente con los nuevos instrumentos del desarrollo científico y tecnológico para su formación.”

Y luego se centra, efectivamente, en la evaluación de los docentes y los meritos del INEE. La calidad educativa no se discute y ni siquiera se define. ¿Qué entendemos por calidad educativa? Seguramente cada uno tenemos una idea que corresponde a nuestro rol en la sociedad o la etapa en la que nos encontramos. Para los padres de familia muy seguramente corresponderá a las calificaciones de sus hijos. Para los maestros tal vez signifique que los alumnos lleven a cabo las tareas que dicta el programa que administran. Para los directivos tal vez se concrete en indicadores de permanencia o de eficiencia terminal. Para los alumnos pudiera ser lo divertido o fastidioso que es la escuela. Sin una definición clara de calidad educativa no hay manera de saber si la Reforma Educativa será capaz de instrumentarla o de lograrla, pues no hay indicadores para ella ni instrumentos para medirla.

Por otra parte, en la ciudad de León, Guanajuato, el Municipio nos participa de la construcción de una escuela de calidad en Las Joyas, una de las zonas menos favorecidas de la ciudad. Milenio detalla:

“La inversión de 20 millones de pesos sería para la infraestructura de la escuela con capacidad para mil 800 niños; la construcción abarcaría desde aulas, baños, mediotecas, instalaciones deportivas y el proyecto incluiría Plazas públicas” (http://leon.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/201e25b0eb16f755687109602b424451).

¿Es la infraestructura lo que determinará la calidad de la educación en las zonas marginadas? ¿Es la compra de tecnología la panacea? Esta mañana Luis Miguel Iglesias, un profesor my reconocido en España, compartía el documento El timo de las "Escuelas para el s. XXI", que se encuentra en http://bblanube.blogspot.com.es/2012/11/el-timo-de-las-escuelas-para-el-s-xxi.html.

Por otro lado las experiencias del Dr. Sugata Mitra, compartidas en videos en TED, libros, artículos, etc. muestran que los niños y jóvenes lo que necesitan es la oportunidad de aprender utilizando la tecnología, tal vez, incluso sin necesidad de escuela o maestro. Se necesita motivación, ganas de aprender o, como en la película, “Ganas de Triunfar”.

El problema educativo es muy complejo, ni duda cabe. Sin incluir el problema que han significado y significan el SNTE y el CNTE, sin incluir los arreglos y desorganización administrativa de la SEP, o el favoritismo con el que otorga puestos y contratos, tenemos toda la problemática que se deriva de las concepciones y actuaciones de los participantes más relevantes: alumnos, maestros, directivos y padres de familia. El diagrama que presento en Popplet http://popplet.com/app/#/791186 da una idea (aunque no es exhaustivo) de algunas de las dificultades y retos que enfrenta la educación. Cada uno de los aspectos seguramente da para escribir muchos reportes sesudos que el SNI acogería muy bien o para muchas tesis sobre la Educación en nuestro país.

Se ha olvidado, digo, el objetivo central de la educación: dotar al alumno de las herramientas que le permitan desenvolverse con éxito, tanto en la vida cotidiana como en la vida académica.

En septiembre del 2008 Axel Didriksson Takayanagui, educador muy reconocido y entonces Secretario de Educación de la Ciudad de México, comentaba en el Boletín de la Secretaria de Educación de la Ciudad de México un ejemplo de la crisis de la educación en el país: "estudiantes que ven conculcadas sus trayectorias académicas porque sus escuelas no los forman en las más elementales bases cognitivas y de aprendizaje permanente, de creatividad, innovación, resolución de problemas, en la facilidad para construir conceptos y abstracciones, en la auto-disciplina y la organización mental y práctica, en la formación de un sólido carácter personal, en su sexualidad responsable, en la interculturalidad y en la definición de un proyecto de vida como ciudadanos activos y con liderazgo."http://www.educacion.df.gob.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=525&Itemid=82%20

Hace unos tres años el especialista en educación Philippe Perrenoud ofreció una conferencia en Mexicali a la que asistí gracias a mi buena amiga Má. Mercedes Veyna y a sus conexiones dentro del Sistema Educativo de Baja California. Muy pocos profesores asistieron, lamentablemente. No hubo grabación de la sesión (por lo menos disponible para el público) y, al día siguiente, la nota en boletín de la propia secretaría era sobre las palabras que el H. Secretario había pronunciado antes de ceder la palabra al Profesor Perrenoud. Triste. La reseña que yo hice está en mi website http://www.matemticasparatodos.com/el-desarrollo-de-competencias.html.

Rescato dos tópicos:

1) La pregunta que Perrenoud planteó es si los docentes o si el sistema educativo en su conjunto realmente estamos dispuestos a hacer una reforma profunda de la enseñanza o si solamente estamos adoptándolo como moda pasajera que no dejará nada, sobre lo que señaló:

Es un hecho que muchos alumnos no llegarán a las universidades y que muchos alumnos dejarán la escuela apenas al terminar la primaria o la secundaria.

  • ¿Está la escuela preparándolos para enfrentar la vida, realmente?
  • ¿Está dotándolos de los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que requieren para enfrentar la realidad que les tocará vivir?
  • ¿Está preparándolos para poder movilizar ese conjunto de saberes de manera que puedan utilizarlos cuando sea pertinente, y de manera eficaz?

2) Perrenoud dijo que los alumnos que asisten a la universidad están todavía a tiempo de adquirir saberes de tipo declarativo y también de tipo procedimental. Que muchos de estos alumnos tienen el interés o la necesidad de aprender. Sin embargo, dijo, el problema principal es el tercio de los alumnos que cuenta con menos oportunidades y con más desventajas de todo tipo. Es a ese tercio al que el desarrollo de competencias favorece más. Es decir: se trata de ayudar al alumno a ser capaz de reconocer familias de situaciones frente a las cuales se tiene una disposición y una capacidad para enfrentarlas de manera eficaz, regularmente y no por casualidad, movilizando los recursos (conocimientos, habilidades, valores, actitudes) en tiempo real y de manera pertinente.

Esa es la noción de competencia de Perrenoud.

La pregunta es: ¿la Reforma Educativa y la escuela en Las Joyas tienen esa intención?

Y conviene preguntarnos si la escuela a la que acuden nuestros hijos los prepara en ese sentido.