Chispitas de lenguaje • Cursiva • Enrique R. Soriano Valencia

"¿Qué es eso de ortotipográfico? Si la ortografía es la correcta enunciación de la palabra, la ortotipografía es la correcta composición tipográfica de un documento..."
Chispitas de lenguaje • Cursiva • Enrique R. Soriano Valencia

La cursiva en los procesadores de texto es un recurso ortotipográfico que aún no arraiga popularmente o de forma general (los profesores no lo enseñan en las escuelas). 

¿Qué es eso de ortotipográfico? Si la ortografía es la correcta enunciación de la palabra, la ortotipografía es la correcta composición tipográfica de un documento. A su vez, la composición tipográfica comprende múltiples aspectos. Estos van desde la distribución de un texto, espacio entre líneas, entre símbolos, hasta la ausencia y presencia de espacio entre letras o signos no alfabéticos (como la coma, el punto, el punto y coma), la presencia o ausencia de sangría, el tipo de sangría, incluso la ubicación de la fecha, de la firma si lo tuviere el documento, etcétera.

Algunos de estos aspectos están normados y otros no. Pero me centraré en el uso normativo de la cursiva

Como se ha dejado de escribir a mano y actualmente los dispositivos electrónicos son los instrumentos de que nos valemos para escribir, las Academias han empezado dar lineamientos de los diferentes recursos, entre los que destaca la cursiva (Libro de estilo, 2018). 

Cursiva es el nombre más popular a partir del uso de los procesadores de texto. Sin embargo, a este formato también se le conoce como itálica (a veces escrita con k, itálika, de ahí que el botón electrónico con el que se aplica la herramienta lleve una K) y también bastardilla. Esta última forma de llamarla es más común entre impresores. La cursiva ha desplazado el uso de las comillas que era lo aplicado cuando se escribía a mano.

En anterior colaboración, comenté que los nombres propios de documentos (incluso, internos; no públicos) al referirse a ellos en otros textos deben enunciarse en cursiva. Así se debe aplicar cursiva en nombres de libros, de programas de radio, de álbumes musicales, nombres de folletos, etcétera. Esta norma abarca las siglas del documento público: «Consulte al respecto el Diccionario de la lengua española, DLE». 

Cuando se escribe a mano, es casi imposible de forma propositiva aplicar una pequeña inclinación en las letras para darles ese toque diferenciador. En esos casos se usan las comillas (y de ellas, las simples son preferentes como sustituto de cursiva). Lo mismo sucede en los procesadores de texto (como los de redes sociales) que no tengan la opción de cursiva (Whatapp sí cuenta con ella). 

Las cursivas también se usan cuando se enuncia una palabra a la que nos referimos o dentro de un ejemplo (uso metalingüístico lo llaman los especialistas). Es decir, si hablo de la preposición de, pero no la estoy aplicando en el texto por su significado (como la oración inmediata anterior) o ejemplifico su uso: «La silla es de madera», es la forma de resaltar, de llamar la atención del lector. 

Ese mismo sentido metalingüístico es el caso de los nombres de museos, hospitales o escuelas que ostenten fechas o el nombre de una persona relevante: hospital 20 de noviembre, escuela Francisco Villa; Red estatal de tertulias literarias Guanajuato José Luis Calderón Vela

Aplica para voces que no son propias de nuestro idioma. Por ejemplo, es el caso del vocablo latino sic muy usado de forma académica en libros (siempre en cursiva y entre paréntesis o corchetes). Lo mismo aplica, por ejemplo, cuando Gobierno del Estado en sus boletines recurre a la palabra clúster (de forma castellanizada porque en inglés no lleva acento) para referirse al conjunto de empresas con una misma vocación, como el corredor de la industria automotriz de Celaya-Irapuato. 

La cursiva aplica en nombres científicos para género, especie y subespecie (porque es latín): Phantera leo leo (león común norafricano).

Por último, no hay razón gramatical para enunciar toda una cita textual en cursiva (como lo he visto en documentos de abogados). Las comillas (cuando es dentro de un párrafo) y el párrafo independiente textual (con letra más pequeña y con margen y alineación diferenciada, pero sin comillas) es suficiente para indicar que se trata de una cita. No obstante, si por razones estilísticas hay algún motivo para presentarlo en cursiva, a las palabras que les corresponda, se enuncian en letra normal (redonda).  

Comentarios