Fundéu, un recurso electrónico

Fundéu, un recurso electrónico

Desde hace varios meses estoy suscrito a un servicio llamado Recomendación del día, enviado y producido por la Fundación del Español Urgente, Fundéu. Aunque orientada a los problemas frecuentes de los medios de comunicación de España, las recomendaciones, análisis y puntualizaciones en un noventa y cinco por ciento son útiles para cualquier país de habla hispana, incluso para personas con necesidades de redacción fuera de los medios.

La Fundación fue creada en 2005 a partir de un departamento de la agencia de noticias española EFE. Su formalización la llevó a cabo el periodista Álex Grijelmo, cuando dirigió la agencia EFE. Sus antecedentes parten de la necesidad de auxiliar a los periodistas a evitar errores en sus notas. De ahí surgió, con la asesoría de la Real Academia Española, RAE, el Manual de estilo para redactores (actualmente en línea). Sin embargo, en el ánimo de que este manejo del idioma tuviera una mayor cobertura, se creó la Fundéu.

Bajo supervisión de la RAE, su página web ofrece múltiples recursos: manual de estilo para medios electrónicos, servicio de consultas y reproduce artículos relacionados con el idioma de los medios de habla hispana del mundo (esta columna ha tenido el honor de aparecer varias veces en su portal).

Las Recomendaciones suelen contener varios aspectos de un acontecimiento periodístico (mayúsculas y minúsculas para nombres; gentilicios aplicables, voces extranjeras crudas, equivalencias en español –cuando las hay– e, incluso, construcciones dudosas o uso de tipografía –cuándo cursivas o comillas, por ejemplo–). Es decir, que no escapa de su preocupación la difusión de todo tipo de detalles sobre nuestro idioma, sobre algún aspecto periodístico en particular; pero también con críticas a vicios en el uso del idioma.

Por ejemplo, el pasado 26 de marzo, precisó sobre el uso de los anglicismos ‘application’ y su forma contracta ‘app’, comunes en las redes sociales. Para el primero indicó que la voz ‘aplicación’ en español admite «…a un tipo de programa informático diseñado como herramienta que permite al usuario realizar diversos trabajos» y que su abreviación bien puede ser ‘apli.’. Comparto opinión con el uso del término ‘aplicación’, pero veo difícil que vaya a generalizarse (al menos en México) la abreviatura ‘apli.’ para sustituir a la ya muy difundida ‘app’. No obstante, la recomendación es totalmente saludable para el idioma, pues obliga al lector a meditar sobre la influencia de extranjerismos en su habla cotidiana y al redactor de los medio, le dota de instrumentos para la toma de decisiones.

Relacionado con formas constructivas, el día anterior (25 de marzo pasado) recomendó abandonar la expresión ‘resultar en’ por ‘dar como resultado’. La argumentación es: «…la construcción ‘una causa resulta en un efecto’ no es la apropiada para expresar que una cosa ocurre a causa de otra, pues la adecuada con este significado es ‘de una causa resulta un efecto’…».

En algunas ocasiones en esta columna, sin mencionarla directamente por su nombre, he abordado temas de ortotipografía. Fundéu también tratan con mucha regularidad cuándo determinados vocablos debe enunciarse en cursiva y cuándo entre comillas. Para las recientes competiciones Mundial de Motociclismo y Fórmula 1, emitió una Recomendación donde daba alternativas a los extranjerismos (los innecesarios) y especificaba cuáles voces extranjeras eran insustituibles, para ser enunciadas en cursiva (bastardilla o itálica).

Fundéu es uno de los mejores sitios –si no es el que más– para medios de comunicación… pero también para cualquier persona preocupada por escribir bien.

Comentarios