Puntuación para escritores

"Así que si usted, amigo lector, pretende escribir una novela o un cuento, he aquí algunos lineamientos."

Puntuación para escritores

Uno de los grupos que son fuente para análisis, modificación o mantenimiento de normas estilísticas, acepciones u ortotipográficas para las Academias son los escritores. La razón es sencilla, en sus textos suelen recoger formas cultas y vulgares, oficiales o comunes e, incluso, acentos o modismos. No obstante esa diversidad, el escritor debe hacer un gran esfuerzo por ser lo más genérico posible (llegar a todo tipo de público, de diversos países). De ahí que sean un buen referente de cómo está evolucionando el lenguaje.

Por esas mismas razones, los escritores deben ser cuidadosos con la puntuación. En realidad, cualquiera debería esmerarse para evitar ser mal interpretado (los abogados suelen basarse en imprecisiones tanto de la ley como de los argumentos contrarios para lograr su cometido, por citar a otro grupo). Sin embargo, el escritor pretende dejar ideas y conceptos claros en sus textos, con el menor número de variantes en la mente de los lectores.

Quien enuncia cuentos, novelas o poesía no solo transmite ideas, también formula conceptos en su lector (sensaciones o emociones, o ambas, que van más allá de lo estrictamente enunciado). El autor no se limita a la narración (hacerlo así, le haría un literato limitado). En palabras de un teórico: «…describe el iceberg, pero deja en el lector la sensación de toda la masa de hielo que está debajo de la superficie del mar, algo mucho más grande que lo narrado». Para ello se vale de múltiples figuras literarias. Pero plantearlas de forma imprecisa puede dar al traste con su intención.

A los escritores debemos este estilo breve, directo y preciso que caracteriza la forma moderna de escribir en todos los ámbitos (científico, administrativo o comercial). Sin embargo, la ortotipografía («Conjunto de usos y convenciones particulares por las que se rige en cada lengua la escritura mediante signos tipográficos»: DEL) tiene sus particularidades en textos literarios. Lo que enuncio se aplica a la prosa, porque la poesía tiene un manejo diferente.

Los párrafos suelen presentarlos sin espacio intermedio, todos seguidos. A menos que cambien de asunto, pero dentro del mismo capítulo o concepto general mayor, entonces hay espacio intermedio. Con ello se pretende dar la sensación al lector (que no lo hace consciente, pero sí lo percibe) de un ambiente diferente o de otro asunto del que venía tratando. Para que este aspecto quede totalmente remarcado, los párrafos de inicio de tema empiezan alineados al margen izquierdo; a diferencia de cada párrafo subsecuente que comienzan con sangría (el espacio de un tabulador), hasta agotar el contenido.

Los guiones suelen ser de tres tipos en el escritor. El menor ( - ) se usa para separación silábica o como signo de menos. En textos administrativos, suelen programar las máquinas para evitar la división de palabras. Los libros no recurren tanto a este estilo, por lo que es más común ver el guion menor separando palabras.

El mediano ( – ) es aplicado para las explicaciones. En este aspecto, los escritores suelen coincidir con otro tipo de textos. No obstante, la mayoría de personas no sabe usarlos adecuadamente. Se aplican como el paréntesis, para introducir una explicación. Se diferencian de estos últimos en que la Ortografía define al paréntesis como un segundo discurso o texto paralelo. Por ello, en muchos casos la gente se salta lo que está entre paréntesis pues intuyen que no son ideas fundamentales para la comprensión del texto. Entre tanto, los guiones medios se usan como sustitutos de las comas explicativas. En este sentido, son indispensables para la cabal comprensión del texto. Por ello, se aplican los guiones medios cuando hay demasiada puntuación –y una explicación más podría confundir al lector–; así como para introducir las intervenciones del narrador omnisciente.

Es muy importante identificar que el guion inicial va junto a la primera letra de la explicación; el de cierre se ubica al término de esta y pegado a la última letra. También puede haber punto después del guion, si acorde al cierre del enunciado se requiere; o coma, si correspondía si se ignora la explicación entre guiones.

El guion mayor ( ― ) se usa para indicar o introducir el diálogo de cada personaje y nunca cierra. Por eso es raro encontrar comillas. Por lo regular estas solo llegan a usarse cuando se trata de pensamientos del personaje introducidos en el párrafo del narrador.

Así que si usted, amigo lector, pretende escribir una novela o un cuento, he aquí algunos lineamientos.

Comentarios