Fernando Cuevas
23:04
17/04/19

Champions [II]: Los cuartos de vuelta

"Cuatro verbos con “s” que funcionan como síntesis de lo vivido en los partidos de vuelta de cuartos de final..."

Clipboard02
Clipboard02
Champions [II]: Los cuartos de vuelta

[ Ir a La Champions 2019: los cuartos de final ]

 

Los partidos de vuelta tuvieron el interés, en la mayoría de los casos, de que todavía se disputaba algún tipo de alternativa para un lado u otro. Salvo el Barcelona, que pareció sentenciar desde el primer partido la eliminatoria jugando como visitante, el resto conservó la moneda el aire para bien del espectáculo. No fue una buena jornada para tres locales y solamente uno, el mencionado equipo catalán, consiguió su pase a la siguiente ronda. Las tribunas se quedaron con ganas de festejar el pase de sus respectivos cuadros, si bien disfrutaron de grandes partidos en general. Cuatro verbos con “s” que funcionan como síntesis de lo vivido en los partidos de vuelta de cuartos de final.

Solidificando

Por si había alguna duda, el mejor jugador del mundo la disipó: a los veinte minutos de partido, Messi ya había depositado con autoridad dos balones en la red para colocar tres goles de ventaja en el marcador global. Por más que seas el Manchester United y que en un inicio hayas dado muestras de pelear por un triunfo en hogar ajeno, como lo mostró ese disparo al travesaño apenas a los 34 segundos de partido, un doblete como éste resulta demoledor en el ánimo, si bien los dirigidos por Solskjaer se mostraron superiores el primer cuarto de hora, pero cometiendo el error de no ponerle número a la casa.

La remontada tras los dos goles del argentino con el absoluto sello de la casa se antojaba cuesta arriba más por el ímpetu y ánimo que por la sobrada capacidad de los miembros del equipo inglés. Tras el regreso al campo después de un primer tiempo que se diluyó a favor de los locales, la tendencia se mantuvo: el Barcelona tenía las acciones controladas y a pesar de ciertas intentonas del rival, no se veía manera de que la ventaja se pusiera en peligro, sino al contrario, que se aumentara. Así fue vía Coutihno a media hora del final para solidificar el triunfo ante un rival del que se esperaba más, derrotado 4 - 0 en el global.

Sorprendiendo

El Ajax venía de dar una de las campanadas más sonadas del certamen, quizá la más, al derrotar en casa al Real Madrid y dejar la corona dispuesta para quien se anime. Ahora enfrentaba a un sólido cuadro de la Juventus que se fue arriba en el marcador con gol de Cristiano vía conciso frentazo poco antes de la media hora de juego: con la experiencia de los locales, parecía que el asunto solamente se trataría de administrar el marcador, el esfuerzo y la desesperación del cuadro holandés. No hubo tiempo: seis minutos después en una jugada rebotada, Donny van de Beek se quedó solo frente al arquero para poner el empate.

Extrañamente, la Vecchia Signora salió a la segunda parte de manera errática, perdiendo balones a la salida que si no fuera por el arquero, hubieran acabado en la red. Fue en un tiro de esquina cuando el Ajax consiguió la ventaja a través de un cabezazo de Matthijs de Ligt, gol que además obligaba a los locales a ganar por la regla de los tantos de visitante: media hora para anotar dos no parecía una misión imposible. Lo fue. El rival se acomodó bien en el campo, no renunció a tener la pelota ni a lanzarse al frente con las precauciones del caso, en tanto el cuadro turinés caía en un nerviosismo inusual para su palmarés. Una sorpresa: 3 – 2 en el global.

Socavando

Con el coro de Hey Jude, saltaron al campo el anfitrión y favorito Manchester City y la visita Tottenham Hotspur, de gran torneo local y con gol de ventaja, en absoluto clima inglés: la mejor liga del mundo proponía dos de sus cartas más fuerte en el partido de vuelta y no defraudaron, entregando el mejor partido de la ronda. Juego vibrante que desde el principio mostró lo que vendría: Sterling abrió el marcador a favor de los locales antes de los cinco minutos de juego, pero el coreano Heung-Min mostró una contundencia a prueba de presión y le dio la vuelta al marcador cuando apenas llegábamos al minuto 10. Y sin decir agua va, Silva emparejó los cartones segundos después. Una fiesta de goles y de emociones más por aciertos que por fallas.

Pasados los veinte minutos de partido, otra vez el City se fue arriba por conducto de Sterling y el resto de la primera parte transcurrió en absoluta tensión, todavía a favor de los visitantes por los tantos conseguidos en patio ajeno. Para la segunda parte, los de casa se lanzaron con todo al frente y consiguieron el anhelado gol vía Agüero, pero la alegría fue socavada por el gol de Llorente al 73’: había tiempo, capacidad y ganas para buscar el gol del pase, en un contexto de nerviosismo al tope. Tras una salvada de Lloris, el tanto llegó por conducto de Sterling: locura absoluta. Pero entró en acción el VAR y con todo mundo festejando, se anunció que no contaba ese tanto. El 4 -4 global a favor de los visitantes; el City perdió la eliminatoria en la ida.

Solventando

Con la ventaja de dos goles, el Liverpool se presentó en Do Dragao para refrendar la superioridad mostrada en el juego anterior, pero el Tecatito antes del primer minuto mandó un aviso como para dejar en claro que darían la pelea: así fue al inicio, pero la enjundia del Porto no fue suficiente. El senegalés Mané al 26’ tras revisión del VAR, anotó el primero para los de rojo y prácticamente aseguró la eliminatoria dado que el cuadro portugués no había anotado como visitante. No obstante, no se rindieron y los siguieron intentando, aunque más por amor propio que por percibir una posibilidad real de triunfar.

La segunda parte, a pesar de los esfuerzos lusos y de tener la pelota, fue controlada por los Reds, sobre todo cuando en una descolgada el egipcio Salah anotó el segundo para la causa, si bien Militão descontó pronto para los locales. Así, a veinte minutos del final, el trámite estaba solventado, máxime con los tantos de Firmiño y van Dijk que dejaban en claro la contundencia del equipo inglés, ante un rival que lo intentó pero que al final se desfondó en busca de la puerta contraria. Un marcador global de 6 – 1 que coloca al Liverpool como uno de los serios candidatos al título.

 

[ Ir a La Champions 2019: los cuartos de final ]

Comentarios