Los continentales de fut 2021 [XXVII]: Sigue la Copa de Oro • Fernando Cuevas

"...ya construyendo cierta tendencia sobre probables clasificados..."

futbol
Los continentales de fut 2021 [XXVII]: Sigue la Copa de Oro • Fernando Cuevas

 

TORNEOS CONTINENTALES 2021 (XXVII)

Vigesimoséptima entrega de la serie sobre los torneos futboleros que cubrieron una parte de este verano que no se decide entre abrirse al sol en pleno o mantenerse en tonos nebulosos y acuosos.

COPA ORO (III)

Empezó la segunda ronda del certamen; en seguida los encuentros de los grupos A y B del 14 y 15 de julio, ya construyendo cierta tendencia sobre probables clasificados. Uno con diferencia de dos goles, dos con tres y uno con cinco.

REPITIENDO LA DOSIS

Trinidad y Tobago, que ahora no tuvo la fortuna necesaria para mantener su puerta cerrada, a pesar de la cantidad de opciones que permite su defensa, enfrentó a El Salvador, quien volvió a aplicar la dosis de su anterior partido: tener la pelota y con paciencia, ir avanzando hacia la portería contraria para que, tarde o temprano, caiga el gol: apenas a los cinco minutos se presentó la primera opción con disparo cercano, estrategia repetida en varias ocasiones más, mientras que los trinitarios intentaban organizar algún arribo y resolver un problema de lesión. Continuaron los avisos hasta que a la media hora, Henríquez da un fino pase autodirigido y dispara fuera del área para poner el balón pegado al poste y mandar al frente a los suyos. Todavía pudieron ampliar la ventaja los centroamericanos pero el portero volvió a salvar su valla para evitar el segundo.

No sucedió mucho en los primeros veinte minutos de la segunda mitad, hasta que los isleños tuvieron su momento con algunas llegadas a lo largo de quince minutos, incluyendo un remate al larguero que pudo significar la sorprendente igualada. Pasado ese tiempo, el juego volvió a caer en un pantanoso tránsito hasta que los salvadoreños parecieron darse cuenta que el partido no estaba ganado y volvieron a apretar el paso, intentando presionar en la parte alta del campo y creando sensación de peligro hasta que cerca del final, Martínez terminó por empujar una pelota equilibrista que recorrió toda la línea de la portería tras un disparo desde fuera del área, desviado por el arquero al poste. Los Cuscatlecos ya están instalados en la siguiente fase.

RETOMAR EL CONTROL

Fueron quince minutos complicados para México por sus desatinos en zona baja aderezados por la enjundia de Guatemala, que parecía oler cierto nerviosismo, desconfianza y descoordinación para solventar las llegadas. Poco a poco se fue enderezando la nave y los mexicanos empezaron a establecer las premisas básicas a partir de las cuales se desarrollaría el resto del encuentro. Tras un par de anuncios luminosos frente a la puerta, Funes Mori recibió con el pecho servicio de Herrera, controló, eludió a un defensa y soltó el disparo al lado lejano del portero, que a pesar de su buen lance no alcanzó la pelota: gran gol. A partir de la anotación, la presión se liberó y los comandados por Martino se adueñaron de tiempos, espacios y movimientos. Así se fueron al descanso con la tranquilidad de haber revertido un inicio poco halagüeño.

La segunda mitad tuvo un comportamiento similar, con un equipo guatemalteco esforzado pero con serias limitaciones y un rival que se mostraba cada vez más confiado, sobre todo cuando llegó el segundo tanto, otra vez obra del argentino-mexicano Funes Mori, quien aprovechó una buena diagonal para rematar desde la región del manchón penal con la solvencia característica de este jugador que le está haciendo mucho bien al equipo, no solo como anotador sino como tejedor de hilos finos en el área de enfrente. Para rematar, Pineda conectó de cabeza un servicio medido del Chaka y culminó una personal actuación sobresaliente, anotando el tercero y definitivo para los verdes, ya al final dedicados a manejar la ventaja sin ningún apuro.

AMPLITUD ENGAÑOSA

El conjunto de Canadá volvió a mostrar que lo suyo es la contundencia y el aprovechamiento de sus oportunidades, más que un desempeño parejo a lo largo de los noventa minutos. Haití presentó resistencia pero al final no logró reflejar de manera más clara y contable lo hecho en el campo. Pronto control de los norteños y en tiro libre, Eustáquio anota el primero apenas tras cinco minutos transcurridos: un gol que pareció caerle mejor al equipo que lo recibió, dado que tuvieron una buena respuesta poniendo a trabajar al arquero rival, mientras que los canadienses parecían caer en un invisible velo de conformismo. Mereció más el cuadro isleño en esta primera parte, en la que tuvieron llegada pero fueron incapaces de concretar, en tanto sus adversarios reaccionaban ya al filo de la vuelta a los vestidores.

Para la segunda mitad, siguieron los caribeños con enjundia pero recibieron la misma vacuna que la primera mitad, ahora aplicada por Larin, tras aprovechar una pelota en el área apenas a los seis minutos del complemento. Quizá recordando la remontada del 2019, los haitianos mantuvieron el esfuerzo hasta que encontraron su gol vía Lambese, después de una serie de rebotes, recuperaciones y servicio milimétrico para acortar distancias. Con más de media hora por jugarse, se abría la puerta para el empate, pero la esperanza disminuyó con el tanto de Larin, segundo en su cuenta, aprovechando un penal detectado por el VAR, y se terminó en definitiva con la expulsión de Dulysse al 78’, al provocar otro tiro desde los once pasos, ahora anotado por Hoilett para contabilizar el cuarto a favor de su selección.

DESEMPEÑO ASPIRACIONAL

La joven selección de Estados Unidos salió al estadio en Kansas con mejor puntería que su anterior compromiso, repitiendo la intención de dominio de las acciones. Por su parte, Martinica se veía atribulada desde el inicio, sin poder atravesar la media cancha y corriendo detrás de la pelota. La presión se contabilizó al 14’ con buen remate de cabeza de Dike, seguido de un autogol de Camille diez minutos después, cuando intentaba alejar una pelota producto de un cabezazo conectado tras un disparo al travesaño. Par de goles que terminaron siendo un reflejo del asedio que vivieron los caribeños en esta primera parte, en la que los de las barras y las estrellas colocaban el partido en un sitio de tranquilidad para su causa, a pesar de que se animaron los contrincantes con algún atisbo en la portería.

Cerca del inicio del segundo tiempo, Robinson anotó el tercero para los norteamericanos con remate de cabeza muy cercano del arco; se animaron un poco para ir al frente Les Matinino pero en una descolgada los volvieron a poner en orden, vía el cuarto gol y segundo de Dike. Se presentó, dadas las condiciones, una relajación quizá excesiva en el cuadro estadounidense, confirmada con el de la honra, gracias a un penal bien ejecutado por Rivière, aunque pronto Zardes, justificando su ingreso, se encargó de colocar el quinto tanto, terminando una jugada que inició desde el fondo de su cancha, y ya hacia el final, Gioacchinni, quien también entró de cambio, puso el sexto tras conectar fuerte servicio para sellar la contundencia de este conjunto absolutamente aspiracional.

 

 

 

 

Comentarios