jueves. 26.05.2022
El Tiempo

Postemporada NFL 2022 [IV]: Finales de Conferencia

"Intenso domingo para los aficionados al juego..."
Bucaneros de Tampa Bay
Bucaneros de Tampa Bay
Postemporada NFL 2022 [IV]: Finales de Conferencia

Los otros dos partidos de la ronda divisional se definieron en instancias que desafiaron, otra vez, a los sistemas cardiacos y nerviosos. Mientras en uno se presentaron errores, excesos de confianza, desesperación castigable y ciertos momentos de extravío, en el otro se vivió una especie de masterclass de cómo se deben enfrentar estos duelos, sobre todo a la ofensiva. Intenso domingo para los aficionados al juego en general, cuasimortal para los seguidores de cualquiera de estos cuatro equipos.

El carnero embiste al barco bucanero

Los Bucaneros de Tampa Bay saltaron al campo para defender su corona ante unos Carneros de Los Ángeles con enfáticas intenciones de llevarse el triunfo, tal como lo demostraron desde el primer cuarto: un gol de campo de Gay y una anotación de Blanton tras recibir pase de 7 yardas de Stafford; en contraparte, los anfitriones no carburaban a la ofensiva y cometían errores incluso de conducta, generando algún doloroso castigo; solo hasta su tercera ofensiva lograron avanzar para conectar un gol de campo y acortar distancia, pronto vuelta a ampliar con pase de 70 yardas a Kupp en tercera y veinte, quien terminó la faena pisando el terreno rojo.

Vendría un buen avance bucanero que terminó con fallido gol de campo, al contrario del carnero, que sí concretó entre los tres postes. Para cerrar la primera mitad, una intercepción a un molesto Brady, castigado por conducta inapropiada, y un balón suelto de los angelinos tocando la puerta. La segunda parte arrancó con igual tendencia: erráticos los de casa y más incisivos los invitados, que lograron otra anotación en jugada personal del mariscal de campo, tras un regreso de despeje que los dejó con la mesa puesta. Dieron muestras de vida los de Florida: lograron un gol de campo vía Succop y aprovecharon un balón suelto para acercarse a dos anotaciones, gracias a la carrera de Fournett.

El periodo de cierre inició con una pérdida de balón por equipo, un intento de gol de campo fallado por parte de los Carneros, quienes parecían haberse confiado de más, y varias intentonas ofensivas de los Bucaneros que se quedaron en el tintero: no aparecía la mejor versión de ninguno de los dos conjuntos, hasta que Brady por fin conectó con Evans un pase de 55 yardas y Fournette volvió a anotar después de una lamentable pérdida de balón por parte de la visita: el regreso estaba inverosímilmente consumado y el partido se empataba. Quedaban 42 segundos y todo parecía apuntar al tiempo complementario pero para seguir la vertiente de los juegos anteriores, un pase largo puso a los Carneros en posición para definir con gol de campo sobre la hora, dejando el registro en 30-27. El rey bucanero ha muerto.

El bisonte desafía al jefe en el mundo de Oz

Considerada como la final adelantada de la Conferencia Americana, los Jefes de Kansas City recibían a los Bills de Búfalo, enfrentando a los dos mejores mariscales de campo de su generación. El listón empezó muy arriba: sendas ofensivas de impecable ejecución que terminaron en seis puntos, con gran capacidad resolutiva y corredora de Allen y Mahomes. Ajustes defensivos a partir del segundo cuarto pero hacia el final, ambos conjuntos volvieron a montar ataques anotadores, primero los de rojo vía atrapada de Pringle y después los de blanco, acusando respuesta inmediata con recepción de Davis. Todavía los Jefes organizaron otro ataque pero el intento de gol de campo no se concretó, dejando una igualadísima y muy bien jugada primera mitad.

La mayor parte del tercer cuarto fue para los locales: primero consumieron la mitad en su primera ofensiva, que terminó en tres puntos, y después concretaron una anotación de seis a través de un acarreo de 25 yardas de Hardman, aunque el pateador falló ahora el extra. Pero Allen no se iba a quedar con los brazos caídos: apenas tomó la pelota, lanzó un bombazo de 50 yardas para Davis, quien finiquitó el trabajo corriendo otras 25 para poner de regreso a los del estado de Nueva York, antes de que la distancia pudiera ahondarse y cuando todavía los de enfrente seguían festejando su logro.

En el cuarto periodo, los Jefes consiguieron otro gol de campo para ampliar la ventaja a cinco puntos y entonces entramos al mundo de la magia, orquestada por estos dos grandes prestidigitadores: un cierre en el que predominó el reino de lo inverosímil. Primero anotó Búfalo con prolongada y sólida embestida vía atrapada de Davis para ponerse tres arriba gracias a la conversión, dejando el reloj en menos de dos minutos. Respondió, implacable, el anfitrión: en jugada de 64 yardas, Hill recibió preciso pase y se fugó a la zona final. Pero con poco más de un minuto, toda una eternidad para estos malabaristas del tiempo, volvieron los Bills y la conexión Allen-Davis para remontar una vez más y dejar 13 segundos en el minutero con una diferencia de tres a su favor.

Todo parecía decidido pero no en este multiverso creado entre los huracanes de Kansas: gran pase de Mahomes a Kelce para dejar la pelota en zona de gol campo, angustiosamente concretado por Butker, quien respiró hondo después de sus fallas previas que justamente representaron cuatro puntos. Uno quisiera que avanzaran los dos equipos, pero el inevitable tiempo extra se presentó con su lógica terminal y selectiva: en la primera ofensiva, los anfitriones hicieron el recorrido necesario de las las 75 yardas ante una agotada defensiva rival, coronado una vez más por la línea Mahomes-Kelce, para ganar un partido que ya pertenece a la memoria colectiva. En este nuevo mundo de Oz, todo parece posible después de la pausa de los dos minutos.

Comentarios