Torneos veraniegos de fútbol 2019 (IV)

"Continuamos por el recorrido de los certámenes futboleros que inundan el verano, mientras la mayor parte de las ligas locales descansan..."
 

Clipboard02
Clipboard02
Torneos veraniegos de fútbol 2019 (IV)

[ Ir a Los torneos veraniegos de futbol [III] ]

Continuamos por el recorrido de los certámenes futboleros que inundan el verano, mientras la mayor parte de las ligas locales descansan. Una buena oportunidad para apreciar el desarrollo de cada una de las confederaciones y de qué manera las selecciones mantienen el interés de los aficionados. Destaca, por supuesto, el Mundial femenil, cada vez alcanzando un mejor nivel con la emotividad y entrega acostumbradas.

En la Copa de Naciones de África concluyó la primera fase. Comandados por Salah, Egipto consiguió los nueve puntos posibles, al igual que los norteños Argelia y Marruecos: los tres conjuntos mantuvieron su meta sin ser horadada. Los isleños de Madagascar fueron la gran revelación, junto con Malí, tierra de grandes cantantes, alcanzando siete unidades para liderar sus grupos, mientras que Ghana hizo lo propio con dos empates y una victoria. Nigeria, Senegal y Costa de Marfil, con seis puntos, clasificaron en segundo lugar, si bien se esperaba que comandaran sus respectivos grupos; Camerún obtuvo cinco puntos, Uganda cuatro y Túnez tres producto de igual número de empates. Benín, Sudáfrica y la República Democrática del Congo siguen con vida por ser los mejores terceros lugares.

Mundial femenil: semifinales

Inglesas y estadounidenses se enfrascaron en un intenso, dramático y bien jugado encuentro, cual si se tratara de la lucha por la independencia por parte de las trece colonias. Primero fueron las del continente americano quienes se posicionaron con mayor firmeza en el campo de juego y propusieron el partido, obteniendo como resultado una tempranera ventaja al ‘10 por vía de Press, aprovechando el juego aéreo que tan bien le aprendieron, justamente, a sus rivales históricas. Después de la anotación, las de las barras y las estrellas cedieron el dominio a sus contrapartes británicas: gran error.

El cuadro inglés empezó a tener la pelota y a controlar el partido, lanzando al frente inquietantes acciones. Fue así como consiguieron la igualada: las llamadas Lionesses mostraron carácter y lograron el empate pronto gracias a una buena jugada concretada por White poco antes delos veinte minutos de juego, como mostrando que el empuje no merma en la adversidad. El partido quedaba para cualquier bando, con ambas selecciones mostrando entereza y lucha para hacerse de la pelota y generar algún tipo de daño en la puerta rival.

Del lado americano se generó una reacción positiva tras verse empatadas: la disposición para recuperar el juego, no obstante la fuerza inglesa y hacerse de la pelota, terminó en las redes pasando la media hora gracias a un testerazo de la siempre eficaz Morgan, justo cuando transcurría la media hora de juego: recuperando la ventaja, las herederas de la tradición británica se volvían a poner al frente con la entereza vuelta costumbre desde que este tipo de torneos empezó a cobrar vida. El segundo tiempo transcurrió en estado de tensión, incluyendo un penal fallado por las inglesas que resultó determinante para que las norteamericanas siguieran con vida, como lo han hecho históricamente.

En la otra semifinal, las holandesas consiguieron su pase a la final sobre el conjunto sueco gracias a un gol en el tiempo suplementario, después de una batalla equilibrada durante los noventa minutos, por momentos demasiado episódica. La primera parte transcurrió sin pena ni gloria, dejando las emociones suspendidas, mientras que para la segunda mitad se presentaron más llegadas de peligro para ambos conjuntos que exigieron a las arqueras rivales y despertaron a los postes. En partido que parecía destinado a los penales o a definirse por un gol, Groenen marcó por fin el tanto de la diferencia que mandó a la oranje a la final del certamen.

Copa oro

Como lo hemos mencionado, la bienvenida sorpresa del torneo fue Haití, nación con graves problemas económicos que además carga con gobiernos displicentes, por decir lo menos, y catástrofes naturales que arrasan las viviendas de la población. En una gesta heroica, consiguieron darla la vuelta a un marcador adverso frente a los canadienses, que tenían un par de goles favor, y colocarse en las semifinales, motivo de efusivo festejo en Puerto Príncipe. Los de la flor de maple se fueron arriba y, contrarios a su tradición, bajaron la guardia en tanto los caribeños se mostraron incisivos para conseguir tres tantos que les dieron el pase a la semifinal.

México, por su parte, fue mejor que Costa Rica pero no lo suficiente para evitar el drama de los penales: tras un primer tiempo de mucho desgaste para ambos equipos, Jiménez anotó al cierre para adelantar a los verdes. En los primeros minutos de la segunda parte, Ruiz emparejó el marcador vía penal inexistente y a partir de ahí, el duelo se enfrascó otra vez en una dura pelea con mayores oportunidades para los mexicanos, no obstante que en el tiempo complementario los ticos tuvieron una gran oportunidad bien atajada por Ochoa, anunciando que sería el héroe al detener el penal que terminó por sellar el sufrido triunfo del tricolor.

En la otra llave, Jamaica derrotó por la mínima a Panamá, que quizá merecía mejor suerte a pesar de sus fallas en la zona de definición, con gol de Mattocks vía penal a quince del final; en un partido cerrado, los canaleros tuvieron más tiempo la pelota y las mejores opciones pero fueron los rítmicos reggae boyz quienes lograron marcar para seguir con vida en el torneo. Queda claro que estos dos equipos nacionales darán buena batalla en las eliminatorias para el mundial de Catar, a diferencia de los países centroamericanos, viviendo una fuerte crisis social que se refleja también en su desempeño futbolístico.

Estados Unidos, en tanto, dio una exhibición dudosa y por debajo de la expectativa en torno a su juego para derrotar apenas uno a cero a Curazao, la otra revelación del torneo, despidiéndose con todos los honores. McKennie anotó el tanto definitivo al ’25, aprovechando gran servicio de Pulisic, la nueva sensación norteamericana. Los del mar de las Antillas brindaron un exhibición sorprendente en el segundo tiempo, considerando las expectativas depositadas en ellos: fueron mejores que los anfitriones y cerca estuvieron de emparejar el tanteador para mandar el encuentro al complemento.

Comentarios