Guerra de cárteles • Picto Tigres • Casi el paraíso

Guerra de cárteles • Picto Tigres • Casi el paraíso

Guerra de cárteles

Inquietante la declaración que hizo ayer la presidenta municipal, Bárbara Botello, al referirse a una guerra de cárteles del crimen organizado como el origen de la escalada de violencia que resiente León.

Las cuatro ejecuciones del fin de semana, en la reedición del anterior -tal y como aquí se lo auguramos- serían el saldo rojo de una disputa por el control de la plaza.

Desde la perspectiva de la alcaldesa, son precisamente las acciones de las corporaciones de seguridad los obstáculos que la delincuencia organizada encuentra en su intento de permanecer acá, y el factor de la violencia entre ellos.

Bárbara Botello fue muy puntual a la hora de subrayar la coordinación y las responsabilidades particulares de cada uno de los cuerpos de seguridad. A la policía municipal, le corresponde la prevención y en ello se trabaja, pero, ciertamente -diría el clásico-, en una guerra entre dos frentes, los crímenes son calculados al detalle, incluso la ruta de escape.

Cometido el ilícito, es a la Procuraduría de Justicia del estado a quien correspondería la investigación y la eventual captura de los responsables si el homicidio queda en el catálogo del fuero común.

Sin embargo, es claro que el combate al narcomenudeo, como una actividad de la delincuencia organizada, cae en la esfera de la actuación de la Procuraduría General de la República, la PGR, como delito federal.

Picto Tigres

La alcaldesa asegura que la disputa viene de años atrás, y que si ninguno de los grupos ha logrado asentarse, es gracias a la coordinación entre las corporaciones del municipio, el estado y la Federación. Los operativos de fin de semana -con la participación del Ejército incluso- serían una prueba de ello, en el análisis que hace Bárbara Botello.

Justo hoy, el equipo municipal presentaría su proyecto de videovigilancia, con la instalación de 25 cámaras más y a la espera de las 135 que corresponderían a León como parte del programa de seguridad estatal “Escudo” que, de acuerdo con el compromiso del Gobierno del Estado, ya funcionarían a fin de año.

Como quiera que sea, que los cárteles del narco hayan desatado aquí una guerra, y así lo asuma la autoridad, de ninguna manera son buenas noticias para la ciudad.

Aun si las únicas víctimas fatales de esa disputa fueran quienes se encuentran inmiscuidas en ella, es la autoridad la responsable de imponer el orden y frenarla.

Infortunadamente, no es así: ni las víctimas son siempre únicamente los delincuentes -daños colaterales, les llamaron en el sexenio anterior, no sin un dejo de cinismo, a los caídos ajenos al crimen- ni el gobierno ha ganado el duelo.

Aunque, bueno, como dijo la alcaldesa: “… a la situación que está viviendo el país y que está viviendo el estado, no puede estar ajeno el municipio”.

Casi el paraíso

Luis Spota contó en los cincuenta la historia -de ficción- del falso príncipe Ugo Conti, que llegó al país a estafar a la burguesía mexicana.

En los noventa, ya en la vida real, un falso jeque le tomó el pelo al entonces gobernador interino, Carlos Medina, quien lo paseó ilusionado con el financiamiento para el Tren Interurbano.

De ese tamaño es la foto que se tomaron en el balcón el procurador de Justicia del estado, Carlos Zamarripa, y el secretario estatal de Seguridad, Álvar Cabeza de Vaca.

David Rivas Huete, el capacitador del Grupo Especial de Reacción Inmediata, el GERI, de la Procuraduría de Justicia, y del Grupo Táctico de la Secretaría de Seguridad Pública, resultó ser un farsante al que busca la justicia española.

Existe en su contra una orden de aprehensión de la Audiencia Provincial de Madrid.

El español se presenta como un sobreviviente experto en artes marciales, autor de libros guía para guardaespaldas y con blasones ganados en episodios bélicos en África, Irak, Afganistán y México y la selva del Amazonas, donde burló a las FARC y rescató a una española secuestrada.

En enero de este año, Zamarripa y Álvar Cabeza de Vaca lo presentaron como “instructor de cursos contrainsurgencia”. El tipo incluso instaló una empresa en Salamanca -Guanajuato, no España- para enlistarse como proveedor del Gobierno del Estado.

Pero de sus vaciladas se han publicado reportajes en la prensa y en la televisión, libros y hasta una película de pronta aparición. “El mercenario de pastel”, le dicen en España. Es un prófugo de la justicia.

Que un estafador internacional se burle de los acaudalados o hasta de uno que otro político, vale, se explicaría en los mismos términos en los que a los ingenuos les quitan su dinero los “paqueros”…

… Pero que a expertos como Álvar Cabeza de Vaca y Carlos Zamarripa, responsables de la prevención y la investigación de los delitos en el estado de Guanajuato, los sorprendan de esa manera, sí llama la atención.

Lo dicho, ni la tecnología que ya encargamos al súper será suficiente, si los que empujan el carrito no se ponen las pilas.

Pilar y la Hacienda

A reserva de lo que decida su fracción en el Senado de la República, la guanajuatense Pilar Ortega se pronuncia en contra de gravar con el IVA los servicios educativos y la compraventa de vivienda, tal y como aparece en la propuesta de reforma hacendaria que presentó el presidente Enrique Peña Nieto.

Para Pilar, gravar esos dos renglones “fue un gran error” y va a contrapelo, dice, de la intención que se tuvo en el sexenio anterior, el de su compañero de partido Felipe Calderón, de hacer deducible el pago de colegiaturas; para la legisladora panista, el hecho se agrava al presentar esa medida justo cuando se discute una reforma educativa.

Interesante, sin duda, la opinión de la senadora de oposición, porque hasta ahora su dirigente nacional, Gustavo Madero, se ha mostrado como un incondicional del Pacto por México, que es precisamente donde se incuban estas reformas.

Madero, además, está enfrentado con el grupo mayoritario de sus senadores, a los que impuso un coordinador al que simplemente nunca le hacen caso; ahora ya nada más hay que esperar a saber si estos diferendos alcanzan para orientar el sentido de los votos, que es lo que importa.

La Jaula

En una probadita de lo que sería mañana, día en el que anuncian un paro nacional, los profesores de la CNTE secuestraron durante seis horas las casetas de cobro México-Puebla y Chalco-Cuautla. Luego se regresaron a su plantón en el Zócalo de la ciudad de México.

En ese lapso, los profesores impidieron el cobro de peaje a los automovilistas, sin que la Policía Federal interviniera.

La CNTE hizo un llamado a las organizaciones afines a que participaran en el paro cívico el próximo miércoles y proceder a huelga nacional. Y el domingo 15, llevarían al tope las marchas. A ver.

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y @FPacomares

Comentarios