Lunes. 09.12.2019
El Tiempo
Francisco Javier Mares
18:57
08/09/13

Inseguridad arriba y abajo • El gober, en la talacha • Al centro • El PAN

Inseguridad arriba y abajo • El gober, en la talacha • Al centro • El PAN

Inseguridad arriba y abajo

Esta vez, uno cayó en la colonia Chapalita y otro en Gran Jardín. Los dos polos del status socioeconómico de León. Los primeros, en convivencia cotidiana con la violencia. Los otros, equívocamente a salvo en su fraccionamiento amurallado.

Al primero, un muchacho de dieciocho años de edad, lo mató un encapuchado que tocó a su puerta; al segundo, los sicarios lo aguardaron a que llegara a su torre residencial y lo acribillaron a tiros. Ayer sábado el crimen organizado abrió la reedición del fin de semana anterior.

Primero, el primero. Es claro que cambió la naturaleza de la violencia en los barrios y colonias de León. Casi son de anécdota los pleitos a pedradas entre pandillas rivales. El cambio de las piedras a las armas fue la consecuencia primera de la “evolución” del asalto al transeúnte a las actividades de narcomenudeo, bajo la gerencia del crimen organizado.

El cuerpo desmembrado de un albañil, arrojado a la acera del bulevar San Pedro y un joven asesinado a sangre fría a la puerta de su hogar en la colonia Chapalita, nada tienen que ver ya con la violencia pandilleril de años atrás.

En el otro extremo de la escala social, la víctima es un hombre de unos 30 años con residencia en Gran Jardín, a quien aguardó la muerte en el pórtico de su torre. Esta es una historia recurrente en León, con la salvedad que ahora los episodios son continuos.

Al margen de las investigaciones policiales que en estos casos, como en todos los anteriores, no llevarán a nada, la violencia en León, en cuarto creciente, bien merece otro tipo de análisis y la atención a otras voces.

En la lógica más elemental, habría que escuchar a las representaciones de colonos.

En una de las esquinas, esos liderazgos que se reúnen de tanto en tanto con las autoridades municipales para acordar acciones variopintas. Si están ahí es porque conocen el rumbo y sus vericuetos. No es raro que en muchas ocasiones, sepan del nombre y el apellido del delito, que nunca llegan a conocer los investigadores formales.

En la otra, las posibilidades son igual de interesantes. Seguramente los desarrolladores de fraccionamientos privados de lujo se encuentran inquietos. La multiplicación de los hechos de violencia en sus feudos, de suyo, trágicos, lastiman el negocio.

Hay casos muy señalados, de vecinos que decidieron emigrar de “cluster” y, ojo, incluso de la ciudad, ante la inutilidad manifiesta de los guardias, los muros, las cámaras y los guardaespaldas, un gremio cada vez más visible en clubes y restaurantes y al que, dicho sea de paso, sería muy interesante escuchar.

Es en ese tipo de fraccionamientos donde residen las voces influyentes de la urbe, que en la ocurrencia de estos hechos suelen incrementar la presión a las autoridades, en reclamo de la seguridad y la tranquilidad perdidas. En la semana habremos de buscar sus testimonios.

Lo otro, claro, es precisamente conocer lo que tengan que decir los responsables formales de la seguridad de los ciudadanos.

Ayer, por ejemplo, el secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, no pudo sino lamentar los acontecimientos y comprometer al gobierno local a llevar adelante la depuración de la policía municipal. El procurador Carlos Zamarripa, seguro se concretará a señalar que las investigaciones ya comenzaron. Y punto.

Otra vez, León y sus índices delictivos suben a la mesa de la discusión pública, penosamente, sólo para otra vuelta de tuerca.

El gober, en la talacha

Si algo hay que reconocer al gobernador Miguel Márquez es su perseverancia. Sobre todo cuando se trata de empujar los proyectos del estado y de bajar a Guanajuato los recursos de la Federación.

Hoy mismo tiene audiencia en la ciudad de México con el presidente Enrique Peña Nieto, y por la noche asiste a una cena con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray. En ambas aduanas, el nombre del juego es la obtención de recursos para la entidad.

De entrada, que no disminuyan los montos de las participaciones y los apoyos comprometidos con Guanajuato.

En su reunión, el equipo del gobernador Márquez entregará a Luis Videgaray el paquete presupuestal para el año 2014, de manera que el Congreso de la Unión conozca de manera temprana la información, proceda a su análisis y abra los espacios necesarios para la explicación de los proyectos y la negociación de los recursos.

En la edición anterior, 2013, en el tramo que inicia hoy, jugaron un papel interesante los representantes populares federales de todos los colores aunque, obviamente con mayor peso los priistas y panistas.

En el caso de León, fue un ir y venir constante de la alcaldesa Bárbara Botello, en la búsqueda de los dineros.

En las cuentas del gobernador, le faltan unos 465 millones de pesos que la Federación había comprometido para obras diversas de infraestructura y pavimentación.

Ocupados que están el gobernador y su gente de Desarrollo Económico, pelean con los estados de Querétaro, San Luis Potosí y Aguascalientes, según informó él mismo, la instalación de dos armadoras de vehículos.

Y aquí habrá que desearle éxito, porque el destino proyectado en Guanajuato para esas dos armadoras sería León.

Cauto, el gobernador Márquez advierte que las negociaciones se encuentran en una etapa temprana, que no le gustaría despertar expectativas todavía sin avanzar en las posibilidades y que, finalmente, la decisión es potestad exclusiva de los inversionistas.

El Gobernador defiende que Guanajuato es un destino importante para las inversiones, señaladamente de la proveeduría de la industria automotriz, y que estarán atentos al desarrollo del proyecto.

Hasta ahora, a lo largo de estos años de la explosión de la instalación de empresas automotrices en el estado de Guanajuato, coincidentes con las administraciones estatales panistas, la ciudad de León ha quedado a un lado y sus consecuencias se reflejan, solo como ejemplo, en los índices de las exportaciones donde la superan municipios francamente muy pequeños.

Como quiera que sea, hoy el gobernador Márquez está en México y dijo: “voy a pedir mi domingo”. Pues la verdad, suerte y que alcance para todos.

Al centro

Parece que finalmente una administración pondrá orden en el manejo y conservación del Centro Histórico de León.

La presidenta municipal Bárbara Botello, presentó al Ayuntamiento su propuesta de Reglamento del Consejo Consultivo para la Promoción y Protección del Patrimonio Histórico del Municipio de León, letra que urge y más, hacerla valer.

Ahí se dijo que son 101 fincas de la zona peatonal y la calle Madero en las que se han emprendido algunas intervenciones de rescate; 37 de ellas aparecen en el catálogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el INAH, como patrimonio histórico municipal.

Además de la socorrida promesa de embellecimiento del Centro Histórico, que aparece en todas las ofertas de las campañas políticas, en la de Bárbara Botello constan la continuación de la Ruta del Peatón y, con mayor énfasis, el paseo turístico del Polifórum al primer cuadro de la ciudad, ni modo, con el feísimo puente del amor al reggaeton, al centro.

Por ahora, el Centro Histórico de la ciudad está convertido en una romería de vendedores, mendigos, indigentes y “artistas” callejeros; sin control alguno en la imagen de las fincas, comerciales o no, y ningún criterio apreciable para la autorización de carpas de vendimia ocasionales.

Los comerciantes del Centro Histórico tienen ya dos agrupaciones, que pelean su derecho a influir en las decisiones públicas que impactan directamente en la vida de la zona con mayor o menor éxito, en relación a las filias y las fobias del gobernante en turno.

Desde el inicio de la administración que preside la alcaldesa Bárbara Botello, su secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, se comprometió a poner orden en los usos y costumbres de ese perímetro, pero hasta ahora sin mayor cambio visible.

La eventual aprobación del reglamento que propone la Alcaldesa, sería un avance concreto en la eliminación de la discrecionalidad de las decisiones que afectan al Centro Histórico, el espacio colectivo por excelencia y que recién recupera atención, luego de años del éxodo de los paseantes de determinado nivel socio económico hacia las plazas comerciales.

En la misma sesión del Cabildo de media semana, se confirmó la operación de compra de la histórica “Plaza de Gallos”, que le adelantó El Heraldo de León. Serán siete millones de pesos los que se destinen para la firma del contrato de promesa de compra. Únicamente la regidora panista Alejandra López votó en contra de la iniciativa.

La finca, que se ubica en la calle Juárez, se construyó en 1802, y además de hospedar espectáculos taurinos y de gallos, recibió ahí a Francisco I. Madero en algún episodio de la Revolución Mexicana. Su recuperación ofrecería un atractivo inusual, en pleno centro de la ciudad.

El PAN

El Partido Acción Nacional en Guanajuato habrá perdido la presidencia municipal de León, espacios en el Congreso del estado y logrado apenitas la repetición en el gobierno del estado, pero la autoestima la conserva a tope.

Y cómo no, si su Comité Ejecutivo Nacional lo acaba de reconocer como “el mejor del país” en las categorías de formación y capacitación.

Dicen los orgullosos panistas de por acá, que lo ganaron gracias a la capacitación permanente en las juntas informativas de los 46 comités municipales y a los resultados obtenidos, así en lo general.

Que el reconocimiento, que en concreto se entrega a la secretaría estatal de formación y capacitación del PAN Guanajuato “es un logro sin precedentes”, y es resultado de la tarea de 89 capacitadores que recorren los comités en todo el estado, en la detección y fortalecimiento de liderazgos panistas.

Bueno, entonces en el PAN guanajuatense están contentos con ese reconocimiento que les hace su dirigencia nacional, y qué bueno que así sea, porque motivos de satisfacción no han tenido muchos últimamente.

En León, nomás no encuentran cómo doblegar a la presidenta municipal priista Bárbara Botello, así Alfredo Ling se tire al piso cada semana; en Irapuato, su alcalde Sixto Zetina se esmera en lucir un día sí y el otro también, las prendas que acá le critican a Bárbara; y en el Congreso, su mayoría simple se tambalea cada que a los priistas se les antoja.

Felicidades a los panistas de Guanajuato, por ser los mejores del país, según su propia evaluación.

La Jaula

Es septiembre y se cumplen 203 años del inicio de la guerra de Independencia de México. Como corresponde, el gobernador del estado, Miguel Márquez, presidió la colocación del bando solemne que contiene el programa general de las fiestas patrias en Dolores Hidalgo, Cuna de la Independencia Nacional.

El Ejército Mexicano cumple 100 años, y con el gobernador Márquez promueve el Programa Cívico Militar en los 46 municipios.

Le acompañaron el alcalde de Dolores, Adrián Hernández; el secretario de Gobierno, Antonio García; el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Alfonso Fragoso; el general Luis Fernando Orozco, comandante de la XVI Zona Militar y el presidente del Congreso local, el diputado Adrián Camacho. Es septiembre; a celebrar.

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y @FPacomares

Comentarios