La gran estafa

Sufragio efectivo no: Reelección.
La gran estafa

Los políticos saben, mejor que nadie, que el trabajo lo hizo Dios como castigo.

Alcanzado el Nirvana ya no abandonarán su condición.

En 2021 es el caso de los alcaldes y los diputados locales que buscan una 'elección consecutiva' —eufemismo de la reeleción que les regala, en perjuicio de los mortales, la reforma política electoral de 2014.

Vamos, por obra y gracia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, ya ni siquiera necesitan tramitar una licencia, es decir, dejar de cobrar un par de meses mientras 'hacen campaña.'

En Guanajuato se elegirán 552 cargos: 36 diputaciones —22 de mayoría relativa y 14 de representación proporcional, los inefables 'pluris'-; y 46 alcaldías —con 52 sindicaturas y 418 regidurías-. El electorado es de poco más de 4 millones. Habrá que instalar unas 8 mil casillas.

El proceso trascurre en l contexto de la pandemia sanitaria del virus SARS-CoV-2, 'sin delimitar la calidad, eficacia y eficiencia de la organización de la elección', dice el presidente del IEEG, Mauricio Fonseca. Es cierto y es importante. El IEEG llega a la elección de 2021 con 25 años de historia y la experiencia de 10 procesos electorales y un plebiscito.

Bien, pero aquí el nombre del juego de estos políticos nuestros es la reelección.

Todos quieren.

El 'Hermano Mayor', el Partido de Acción Nacional, PAN, dominante, no se anda con pequeñeces. De sus 25 alcaldes, veinte quieren más de lo mismo. Los diputados, todos: 19 de 19.

Vamos con los alcaldes.

Tres no van porque están impedidos constitucionalmente. Leoneses e irapuatenses se libran por fin de los servicios de Héctor Germán René López Santillana y de Ricardo Ortiz Gutiérrez. Ya. No más. El otro es el edil de Pénjamo, Juan José García López.

Únicamente dos dijeron 'ya estuvo': el de Tarimoro, Enrique Arreola Mandujano, y la alcaldesa de Coroneo, Aracely Pérez Granados. Un aplauso para ambos.

Todos los demás son dinamita, pero destaca un par en sus afanes reeleccionistas:

Elvira Paniagua, de Celaya. La ciudad es un desastre. Ahí no existe el gobierno municipal, más allá de los programas y las tratadas de cajón. 'Administrar la tiendita', le llaman. Doña Elvira quiere otros tres años en la silla. Ha de ser lo suyo. Peor, astutamente, supone ella, desliza a la prensa que 'esta decisión se tomó en conjunto con el partido'. ¿Es en serio?

El otro caso, clínico casi, es el de Alejandro Navarro Saldaña, presidente municipal de Guanajuato, la capital del estado. Reseñar aquí las tropelías de Alejandro en la política de la aldea se antoja ocioso. Este domingo Alejandro habría regresado de Ashland, la ciudad de los EUA a la que fue a rescatar de los incendios forestales. Que no los apagó, pero firmó un 'intercambio deportivo'. De ese tamaño es.

En esas andan también el alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal y hasta el de Silao, José Antonio Trejo Valdepeña. A todos ellos les motiva mucho el servicio a la comunidad.

Los de Morena, obvio que van: María del Carmen Ortiz Terrazas, de Apaseo el Alto —pese a las vicisitudes con las que llegó-; Alejandro Tirado Zúñiga, de Acámbaro y José Carlos Nieto Juárez, de Comonfort. Ah, pero también Beatriz Hernández, de Salamanca.

La panista Elvira Paniagua y la morenista Beatriz Hernández —amén de los blanquiazules Ricardo Ortiz, de Irapuato y Héctor Germán René, en León- concentran el horror de la violencia en Guanajuato. Las dos primeras dicen que no se van y los otros dos, afortunadamente, ya no pueden continuar.

Imaginar siquiera la reelección de Elvira y Beatriz, hasta como chiste es malo.

El PRI tiene once alcaldes y al disparo, ocho de ellos dijeron: ¡Quiero! Javier Casillas, de San Francisco del Rincón; Adolfo Alfaro, de Manuel Doblado; Miguel Ángel Rayas Ortiz, de Dolores Hidalgo; Oswaldo Ponce Granados, de Romita; Luis Gerardo Sánchez, de San Luis de la Paz; Fernando Rosas Cardoso, de Santiago Maravatio; Luis Alberto Mondragón Vega, de Jerécuaro; y Anastasio Rosiles, de Uriangato. Nuestra solidaridad para con los pobladores de sus municipios.

La franquicia de negocios que es el Verde Ecologista anuncia que sus alcaldes de Apaseo el Grande, Moisés Guerrero Lara; y de San Felipe, Eduardo Maldonado García, ya informaron de 'sus intenciones de la elección consecutiva'.

La hamaca de cristal

Los 19 diputados de Acción Nacional al Congreso de Guanajuato se quieren reelegir.

Dos casos son emblemáticos:

El de su pastor el cortazarense Jesús Oviedo Herrera, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política, y el de la leonesa Libia Denisse García Muñoz Ledo. De salirse con la suya estarían ahí por tercera ocasión consecutiva, nueve añitos en total —ambos tienen una invitación formal de su compañero de curul, el priista Héctor Hugo Varela Flores, para adherirse a las filas de la CTM-. De las aspiraciones de Jesús y Libia, a ver qué dicen su jefe Diego Rodríguez y, de ser el caso, los electores empoderados.

Otro expediente es el de la diputada panista Alejandra Gutiérrez Campos. Retrata de cuerpo entero las 'convicciones' que mueven a los políticos del patio doméstico. Entrega su carta de buenaventura, pero en cuanto el IEEG declara abierta la carrera, va a los medios a decir que, hombre, con gusto aceptaría la candidatura panista a la Presidencia municipal de León —ahí el pleito es con su compañera de sector y de partido Libia Denisse y con el actual presidente de la feria —cada vez más virtual en el horizonte-, el diputado federal con licencia Juan Carlos Muñoz.

Los cuatro diputados que tiene el PRI hurgan en sus posibilidades de seguir en esa poltrona: el propio Héctor Hugo Varela Flores, Celeste Gómez Fragoso, José Huerta Aboytes y María Guadalupe Guerrero, firmes hasta la extinción vaticinada.

El panista Raúl Márquez Albo del rebaño político del sedicente procurador del consumidor, Francisco Ricardo Sheffield Padilla-, fichados ambos por Morena, también quiere ser reelecto. Que él está a gusto ahí.

Ahora bien, que a estas alturas ellas y ellos se asuman inamovibles de la nómina que pagan los contribuyentes, no significa mayor cosa; han de transitar todavía la grilla interna de sus institutos políticos, y a mitad del año venidero someterse al juicio de las urnas. Estos son rounds de sombra. A veces los despierta el calendario.

La reelección está aquí por segunda vez, y ahora son más de 13.

(A) La Jaula

El Día del Grito.

Las Fiestas patrias desmentirán oootra vez a la autoridad y a su control imaginario de las actividades no esenciales a mitad de la pandemia sanitaria: yo hago como que te ordeno y tú haces como que me obedeces. Ya le contaremos.


 

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

Twitter: TigresDePapel

Comentarios