Que sí, que no • Empresas limpias y no tanto

Que sí, que no • Empresas limpias y no tanto

Que sí, que no

El director de Desarrollo Urbano del municipio, Óscar Pons, salió ayer a decir que sí es ingeniero técnico en curtiduría, y que por supuesto que se puede ostentar como tal. Respondía así a la censura que le hizo Alfredo Ling, el dirigente municipal del PAN, por la supuesta falta del grado académico.

A Pons lo acompañaron en sus aclaraciones el síndico verdeecologista Eugenio Martínez y el regidor priista Alejandro Kornhauser. Ellos nada más dijeron que Ling sólo crítica en asuntos intrascendentes que en nada benefician a los ciudadanos. No dijeron que les tiene perfectamente tomada la medida, pero ni falta hizo, porque eso es más que evidente.

Por su parte, el director de Desarrollo Urbano no pudo mostrar a los reporteros su cédula profesional porque se la requisó la Contraloría como parte de las averiguaciones que corresponden.

En realidad, la grilla, muy menor, de Ling, es lo menos importante alrededor de las responsabilidades públicas de Óscar Pons, quien sí tuvo una reunión interesante con la gente de la Coparmex.

Es claro que entre los hombres de negocios de la ciudad existe inquietud -que no inconformidad, según lo dicho por la Coparmex- respecto al programa de regularización de uso del suelo que emprendió el gobierno de León, pero también es cierto que la administración municipal cumple con su obligación. En el medio, ni modo, quedaría la intentona panista de capitalizar algunos gritos primarios.

De manera institucional, fueron unos 40 empresarios agremiados a la Coparmex los que expusieron sus dudas al representante del gobierno del municipio, quien sin ambages reitera que apenas un 9% de los negocios y empresas de la ciudad contarían con el permiso de uso de suelo debido. Como que no queda mucho margen para las dudas.

Con ese escenario, los empresarios de la Coparmex ven la oportunidad de sacar algo a favor: piden al municipio, con toda la razón, que simplifique los trámites y modernice los procesos. En cualquier mesa de café, abundan las quejas por los sistemas rebuscados -es una manera de decirlo- que acostumbran en la Dirección de Desarrollo Urbano de León.

“Estamos dispuestos a ponernos en orden”, dice Juan Rodrigo Moreno, presidente de la Coparmex León, pero piden un gobierno facilitador. En realidad, qué bueno que, en la Coparmex, acepten la iniciativa de ordenamiento jurídico; pero… así como que opcional, pues no es.

Moreno tampoco coincidió con la suerte panista de calificar la regularización del uso de suelo como una medida recaudatoria de la administración de Bárbara Botello.

Óscar Pons les explicaría que la finalidad es el ordenamiento territorial; y esto es cierto porque tarde o temprano tendría que actuar la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial -así se llama-, a cargo de Juan Pablo Luna -este sí, panista-, instancia responsable de hacer respetar esa normatividad a nivel estatal. Claro, una vez que los diputados entiendan de qué trata.

Los empresarios hablaron de evitar que les pidan los mismos documentos una y otra vez cuando una empresa ya establecida realiza un trámite, y el funcionario les prometió poner manos a la obra.

En otro ángulo del asunto, el secretario del Ayuntamiento, Martín Ortiz, aclaró que “no es un requisito ser ingeniero” para despachar como director de Desarrollo Urbano en el municipio.

Y Martín le recordó a Ling un detalle pequeñito: en alguna administración panista, Óscar Pons fungió como presidente del Consejo Directivo del Instituto Municipal de Planeación, el Implan. Si no lo requirió para ser presidente, tampoco lo requiere para ser director. Ups.

“Está limpiando la casa”, dijo Martín.

“Lo que le duele a Ling es que ese coto de poder ya se les quitó”, remató Eugenio Martínez…

Y ya mero es lunes, otra vez.

Empresas limpias y no tanto

Mientras que ayer la alcaldesa Bárbara Botello asistió a la Jornada Nacional por la Certificación de Industria Limpia, organizada por la delegación de la Profepa, Sapal decidió la clausura de otra tenería “por incumplimiento de sus pagos y contaminante”.

La certificación de Industria Limpia se concede a aquellas que adopten prácticas sustentables, como ahorros en el consumo de agua y energía, manejo y disposición adecuada de residuos y generación de planes de energía renovable.

La jornada se trata no de explicar a los empresarios la norma y las sanciones, sino de un intercambio de experiencias para multiplicar a los certificados.

Lo que ahí se pide es para beneficio propio: “Mejoramos nuestros procesos, ahorramos recursos y dinero y cumplimos la normatividad”, les diría el empresario Jesús García Escoto, de Flex-N-Gate.

En la parte amarga, el Sapal ordenó la clausura de la tenería La Vanguardia, tanto por un adeudo con el organismo como por las descargas tóxicas a su drenaje.

Ese negocio todavía realiza procesos húmedos en la mancha urbana de León, en la calle Juan de la Barrera 206 de la colonia Héroes de Chapultepec, y debe reubicarse al parque PIEL.

A la hora del trámite de clausura, en la tenería trabajaban unas 30 personas.

La alcaldesa ha dicho que no hay vuelta de hoja, que las tenerías que subsisten en la ciudad deben desplazarse a los sitios autorizados por el Sapal y las autoridades ambientales.

De las descargas tóxicas al drenaje, a la certificación como Industria limpia, todavía queda un trecho, sin duda.

La Jaula

“Sin disparar un solo tiro”, se ha detenido a líderes del crimen organizado, presumió el presidente Enrique Peña Nieto en la presentación de su agenda de seguridad y justicia, durante la 34ª sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública en Los Pinos. Por allá estuvo el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez.

Al otro extremo del sexenio anterior, Peña asegura que “la fuerza del Estado no debe medirse por su poder de fuego, sino por su capacidad de dar resultados con la menor violencia posible”.

Allí pidió mayor difusión a su “Decálogo de Seguridad y Justicia”, que ya había presentado en diciembre:

Prevención del delito y reconstrucción del tejido social; Justicia penal eficaz; Profesionalización y fortalecimiento de los cuerpos de policía; Transformación del sistema penitenciario; Promoción y articulación de la participación ciudadana; Cooperación internacional; Información que sirva al ciudadano; Coordinación entre autoridades; Regionalización en cinco zonas operativas; y Fortalecimiento de la inteligencia.

El comisionado nacional, Manuel Mondragón, dijo que la gendarmería estará lista con cinco mil elementos, a partir de julio de 2014. Ya falta menos.

Comentarios